Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Los contribuyentes harán aportación histórica a los ingresos públicos en 2023

El pago de impuestos de los contribuyentes mexicanos contribuirá con el 63.5% de todos los ingresos que llegarán al erario público en 2023, la proporción más alta desde que se tiene registro.
mar 05 abril 2022 05:59 AM
(Hombre contando billetes mexicanos)
Hacienda apuesta a que un mayor crecimiento económico y eficiencia en el cobro de impuestos dejará más ingresos al sector público en 2023.

El pago de impuestos de los contribuyentes mexicanos, personas físicas y morales, aportará 63.5% de todos los ingresos que llegarán al erario público en 2023. La proporción será la más alta de la que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) tiene registro desde 1990.

El resultado más cercano a lo prevista es del 62.5% registrado al cierre de 2020.

Publicidad

De acuerdo con los Precriterios Generales de Política Económica 2023, para el cierre de este año la recaudación de impuestos representará el 57.1% de todos los ingresos del sector público, mientras los ingresos por renta petrolera contribuirán con el 24.9%. Para el 2023 se espera que los ingresos petroleros aporten menos con el 18.6% del total de los ingresos públicos.

¿Por qué se recaudarán más impuestos?

Hacienda hizo énfasis en que los ingresos tributarios contribuirán más a los ingresos públicos por un mayor crecimiento estimado para el PIB, y el fortalecimiento de la eficiencia recaudatoria.

La dependencia estimó que en 2023 los ingresos presupuestarios serán mayores en 328,133 millones de pesos (mdp) respecto al monto previsto en la Ley de Ingresos de la Federación (LIF) 2022, resultado de un alza en ingresos tributarios de 184,666 mdp, principalmente, por la mejora en la estimación de la actividad económica.

Para 2023, prevé que la economía crezca 3.5%, lo que impulsará a los ingresos públicos y permitirá un marginal aumento en el gasto programable, refiere un análisis de Ve por Más. La proyección obedece a avances en obras de infraestructura, beneficios asociados al T-MEC y mayor consumo privado, impulsado por el envío de remesas y programas sociales, apuntó el grupo financiero.

No obstante hay riesgos que pueden afectar el crecimiento económico para el siguiente año, como la prolongación y escalamiento del conflicto Rusia-Ucrania, la continuación o empeoramiento del desabasto industrial y mayores costos de insumos industriales, cierres de plantas automotrices en México; la aparición de variantes o aumento significativo en casos nuevos de COVID-19, además de una inflación más alta y persistente en México o Estados Unidos, refieren los Precriterios.

 

Más eficiencia recaudatoria

Los resultados de finanzas públicas “se apoyaron en una política de ingresos basada en el fortalecimiento de la eficiencia recaudatoria y la consolidación de las estrategias del combate a la evasión fiscal, las cuales han mostrado resultados positivos desde 2020 y una mayor resiliencia de los ingresos tributarios ante movimientos abruptos del ciclo económico”, destacó Hacienda.

Desde entonces, la tarea principal del fisco ha sido reforzar las estrategias para cobrar y recaudar impuestos: en donde se incluye la guerra contra las facturas falsas, las empresas fantasma y la digitalización de procesos. El gobierno de Andrés Manuel López Obrador ha hecho, además, una de sus banderas el cobro de créditos fiscales a los grandes contribuyentes y tipificar como delito la defraudación fiscal.

En enero-febrero de este año, Hacienda ha perdido ingresos tributarios por el subsidio a la gasolina, ante los altos costos de los combustibles en el mundo. En el periodo enero-febrero de 2022, los ingresos por el cobro de la cuota IEPS a gasolinas y diésel cayeron 60.5%, en comparación con el mismo lapso de 2021.

La tendencia de una mayor recaudación de impuestos como proporción de los ingresos totales inició en 2012 con el debacle de los precios del petróleo a nivel global, desde entonces, y sin importar el partido en el poder, la gran tarea del fisco ha sido reforzar las estrategias para cobrar y recaudar impuestos: la guerra contra las facturas falsas, las empresas fantasma y la digitalización de procesos.

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador ha hecho, además, una de sus banderas el cobro de créditos fiscales a los grandes contribuyentes y tipificar como delito la defraudación fiscal.

De entre los cambios que se hicieron para este año en materia de impuestos, y que tendrán repercusiones positivas a mediano y largo plazos destacan el nuevo Régimen Simplificado de Confianza para personas físicas y morales, además de que a raíz de las revisiones a grandes empresas, estas mismas se han puesto al corriente por voluntad propia, de acuerdo con la jefa del Servicio de Administración Tributaria (SAT), Raquel Buenrostro.

Además, en 2023 entra en vigor el impuesto mínimo global para evitar que las grandes corporaciones instaladas en el país, tengan y reporten sus ingresos en paraísos fiscales, esto como parte de la participación de México en las acciones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Para este año, por los estímulos fiscales adicionales al IEPS y un menor crecimiento económico al aprobado a finales del año pasado, Hacienda prevé dejar de recaudar 230,326 mdp.

 
Publicidad
Publicidad