Publicidad
Publicidad

VBike comienza a operar un sistema de bicis compartidas sin estación

La firma mexicana sube a México a esta tendencia mundial de movilidad urbana, un esquema que deberá ser regulado para evitar la sobreoferta, señalan expertos.
Movilidad.
Movilidad. Vbike comenzará a dar el servicio con 2,000 bicicletas en la delegación Benito Juárez, en la Ciudad de México. (Foto: stevanovicigor/Getty Images/iStockphoto)

En 2015, el sistema de bicicletas compartidas sin estaciones era solo un programa piloto en un campus universitario chino. Tres años después, se ha convertido en un mercado de 17 millones de bicicletas por todo el mundo, según datos del Instituto de Recursos Mundiales (WRI por sus siglas en inglés). Este fenómeno llamó la atención del empresario mexicano Jesús Fares, quien vio una oportunidad de negocio con impacto positivo en la movilidad urbana. Propuso a sus amigos Ricardo Pérez de Lara y Eduardo de León que implementaran el sistema en México y, en enero de 2017 empezaron a trabajar. Un año después, inicia operaciones en la delegación Benito Juárez de la Ciudad de México con 2,000 bicicletas y, a diferencia del programa Ecobici, no tendrá estaciones.

El servicio se ofrecerá mediante membresías anuales de 499 pesos. También habrá mensuales, diarias y viajes sencillos. “Apostamos a que la gente utilice la bicicleta como la última milla de su trayecto. Muchas personas normalmente vienen de uno o dos transportes públicos y para el último tramo de su destino usan las bicis”, afirma Pérez de Lara, su director general.

Los usuarios solo tienen que descargar la aplicación de VBike, revisar dónde se encuentra la bicicleta más cercana y acudir a recogerla. La intención es evitar que el cliente se vea forzado a buscar una estación confinada para dejar la bici, la cual tiene incorporado un chip de geolocalización.

Lee: Grupo Mercurio busca aprovechar el 'bom' de las bicicletas

Los tres socios ya había emprendido en proyectos de gokarts y turismo en bicicleta, pero VBike es el más importante que han llevado a cabo juntos. Pérez de Lara es también CEO de TKM Customer Solutions; Fares dirige de Bicicletas Benotto México y De León está al frente de la agencia de investigación de mercados De la Riva Group. Los empresarios reunieron más de 2 millones de dólares de socios mexicanos para desarrollar la nueva empresa y adaptar la aplicación móvil de su proveedor chino a las necesidades del mercado local.

La empresa trabaja con Benotto, bajo el esquema de outsourcing, para recolectar las unidades para mantenimiento. Además, la firma ensamblará las bicicletas en su planta de la Ciudad de México. “Todos los componentes están hechos especialmente para nuestras bicis. De nada servirá quitarle un pedal y tratar de ponérselo a otra, porque son medidas diferentes. Además, las tenemos ubicadas por GPS y, para quitárselo, hay que destruir prácticamente toda la bicicleta”, explica Pérez de Lara.

Publicidad

La expectativa de los tres socios es llegar, al cierre del año, a los 500,000 usuarios en la Ciudad de México. En los próximas semanas se incorporarán al esquema Metepec, Boca del Río, Tulum, Playa del Carmen y Mérida. Para ello cuentan con un inventario inicial de 11,000 bicicletas. El trabajo será gestionado por el equipo de 15 personas de VBike y los servicios, también de outsoucing de TKM Costumer Solutions para la atención a clientes y De la Riva Group, en la estrategia comercial.

Te recomendamos: Ofo y Mobike, las empresas chinas que rentarán bicicletas en México

Con este esquema, la firma mexicana hará frente a la competencia que se aproxima. Se prevé que este año el gigante asiático Mobike entre al mercado mexicano. Para evitar que el servicio se vuelva un caos, como ha sucedido en otras ciudades, VBike está en pláticas con la Secretaría de Movilidad capitalina para impulsar una regulación.

Esta normativa, explica Iván de la Lanza, gerente de Movilidad Activa de WRI México, debe determinar cuestiones como en qué espacios estarán las bicicletas, la calidad de éstas, seguros para usuarios y tarifas, a fin de maximizar los beneficios.

“Es una realidad que las personas gastan 19.3% de su ingreso mensual familiar en transporte. Si agregamos un componente como el traslado en bicicleta en la última milla, podemos mitigar gran parte de ese porcentaje”, señala el experto.

Te puede interesar: ¿Eres un ciclista urbano? No lo tomes a la ligera, asegúrate

Publicidad

Rodrigo del Villar, socio del fondo de capital de riesgo Adobe Capital, coincide en que el gran reto es la regulación para evitar congestionamientos y cementerios de bicicletas, como ha sucedido en China. “En estos sistemas, muchas veces es más barato arrumbar la bici, que arreglarla”.

A pesar de ello, el inversionista ve una oportunidad para mejorar la movilidad urbana en un mercado aún muy grande. Pérez de Lara indica que, con base en estudios hechos en China, el uso de la bicicleta debe ser equivalente al 1% de la población para evitar congestionamientos.

“Si en la ciudad de México tenemos 20 millones de habitantes, podríamos tener 200,000 bicicletas en la calle, sin que esto genere sobreoferta. Para darnos una idea, Ecobici tiene 6,500 bicis. Estamos lejos de una sobresaturación”, asevera por último el empresario.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad