Publicidad
Publicidad

El financiamiento que cada vez seduce a más emprendedores

Las notas convertibles dan a start-ups e inversionistas la opción de cambiar deuda por acciones de la compañía.
Tipos.
Tipos. Entre 2013 y 2014, las aceleradoras Y Combinator y 500 Startups crearon sus variantes de notas convertibles SAFE y KISS, respectivamente. En México también existe ABACO (Acuerdo Básico de Acciones a Compra). (Foto: SARINYAPINNGAM/Getty Images/iStockphoto)

En septiembre de 2017, Payjoy, una start-up estadounidense con operaciones en México que otorga créditos para comprar celulares, pactó con Santander InnoVentures una inversión por seis millones de dólares, mediante la cual el fondo del banco español otorgó dinero al emprendimiento para convertirlo en acciones más adelante. “No fue una ronda formal, sino una promesa de inversión para nuestro siguiente levantamiento. Nos adelantaron dinero para asegurarse un descuento en las acciones”, explica Mauricio Cordero, gerente general para América Latina de Payjoy.

Este instrumento se conoce como nota convertible, un tipo de deuda que los fundadores de empresas en fase temprana pactan con ángeles inversionistas con beneficios para ambos. No requiere la valuación la compañía y da la opción a los prestamistas de recibir su dinero más intereses o convertir ese monto una participación dentro de ésta.

"Comprar acciones de una empresa no es tan sencillo”, comenta Santiago Zavala, socio del fondo 500 Startups. Además de la valuación y definir el precio de las acciones, ambas partes negocian entre 10 y 15 clausulas más relacionadas con el tema, lo que implica tiempo y costos legales, sobre todo para el emprendedor. “Con las notas convertibles no tienes que negociar todos esos términos, el proceso es más rápido y con menos gastos legales”, agrega.

La firma del documento lleva sólo unos minutos, pero verificar la documentación puede tardar un par de semanas. “Si tarda más es porque algo no está listo de parte del emprendedor”, añade Zavala. En julio de 2014, 500 Startups creó su propia nota convertible KISS (Keep It Simple Security) y la utiliza en todas sus negociaciones, que suponen 30 al año.

Publicidad

Lee: Créditos personales, vía de financiamiento de las emprendedoras

Esa rapidez para acceder al capital, que no requiera la valuación de la empresa y que dé opción a convertir la deuda en acciones son atributos que atraen a los emprendedores. Zavala estima que en Estados Unidos, donde nació este instrumento, se negocian más de 10,000 notas convertibles al año y en América Latina se comienza a ver cada vez más esta práctica. Aceleradoras como Wayra lo han usado en 80% de las 48 inversiones que han realizado desde 2011, asegura Carlos Flores, jefe de Aceleración. En tanto, incubadoras de alto impacto como Startup México usan una variante conocida como ABACO (Acuerdo Básico de Acciones a Compra).

Sin embargo, fuera del entorno emprendedor falta difusión. "Muchas veces llegan fondos de inversión provenientes de otros sectores y quieren comenzar a hacer sus valuaciones muy by the book -apegados a las reglas- sin conocer este tipo de instrumentos", agrega Flores.

Es cuestión de tiempo. "Mi percepción es que cada vez más despachos de abogados están adoptando las notas", indica Guillermo Garza, cofundador de Startup México. “Su uso es más frecuente porque son fáciles y moldeables a cada situación. El 60% de los emprendedores con los que yo he trabajado utiliza estos vehículos”, afirma Melissa Gómez, gerente de Desarrollo de Negocios de G2 Consultores.

Publicidad

En México, el potencial de las notas convertibles en inversiones semillas de menos de un millón de dólares es alto. “El emprendedor se allega dinero de un inversionista que posteriormente se puede convertir en su socio”, destaca Álvaro Vargas Briones, catedrático de posgrado de la Escuela Bancaria Comercial (EBC). Zavala explica que una nota se convierte en acciones cuando hay una ronda subsecuente, se vende la compañía o si el inversionista mantiene su interés por el crecimiento de ésta.

En estos documentos, el emprendedor y el inversionista negocian una tasa de descuento que se aplicará a la nota si la deuda se convierte en acciones y que puede ser de entre 15 a 35%, estima Vargas. También se fija el techo de valuación de la empresa que se usará en la conversión a capital en una eventual ronda de financiamiento.

Te recomendamos: BIVA 'la nueva bolsa de valores' tiene en la mira a emprendedores

La flexibilidad es otra de las ventajas de estos instrumentos. El emprendedor puede asociarse con inversionistas que aporten su experiencia y redes de contacto, además de capital. “Es beneficioso para ambos, porque si la relación no funcionó, el prestamista recibe su dinero más interés y quedan como amigos. En cambio, si le otorga valor, el fundador puede seguir negociando que el dinero se quede en la empresa”, comenta la experta de G2 Consultores.

Publicidad

Proceder con las notas convertibles sin entender cómo funcionan y qué beneficios aportan es un error frecuente, coinciden los expertos. “La gente utiliza mecanismos más complicados por no darse tiempo de comprender estos instrumentos. Nos gustaría ver que los emprendedores no se desgastan en temas que ya están resueltos y que se preocupen más por escuchar a sus clientes y en darles soluciones competitivas e innovadoras”, finaliza Zavala.

NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad