Publicidad
Publicidad

5 señales de que estás listo para ser tu propio jefe

Si te gusta tomar riesgos y prefieres trabajar que relajarte, puede que te convenga volverte un trabajador independiente.
Emprendedor
Emprendedor La clave para ser exitoso como un generador independiente de dinero es presionarte para hacer ese esfuerzo adicional

(CNNMoney)

NUEVA YORK - Hoy en día, un número creciente de trabajadores está dejando sus trabajos a favor del autoempleo. Existen numerosos beneficios de ser tu propio jefe, como establecer tus propios horarios, aceptar o rechazar proyectos según sus intereses y preferencias, y tener la capacidad de hacer tu trabajo desde casa, si así lo deseas.

Si estás jugando con la idea de convertirte en un trabajador por cuenta propia, estas son algunas señales de que podría ser la opción adecuada para tu personalidad.

Lee: Las 10 preguntas más frecuentes en una entrevista de trabajo

Publicidad

1. Nunca te ha gustado recibir órdenes

A algunas personas no les importa ser seguidores y dejar que otros tomen las decisiones. Pero si la idea de tener que responderle a un jefe siempre te ha molestado, probablemente significa que es mejor que tú seas tu propio jefe.

De esta manera, puedes hacer tu trabajo en tus propios términos y no tienes que preocuparte de que un gerente te detenga u obstaculice tu estilo de trabajo.

Publicidad

2. Te emociona ganar dinero

Reconozcámoslo: aunque el trabajo correcto sin duda puede ser satisfactorio en un sentido no monetario, a menudo es la búsqueda del billete lo que nos impulsa a desempeñarnos mejor.

Si obtienes una sensación extrema de satisfacción al ganar dinero, entonces convertirte en trabajador por cuenta propia te brindará una oportunidad real de controlar tu propio destino financiero.

Publicidad

Además, muchos empleados asalariados no son elegibles para trabajar horas extra, lo que significa que no necesariamente se les recompensa por trabajar más duro. Pero si trabajas por tu cuenta y estás dispuesto a apurarte, todo ese esfuerzo adicional realmente podría redituar financieramente.

Recomendamos: Manual para tomar decisiones bajo presión

3. Prefieres trabajar que relajarte

Publicidad

Algunos de nosotros simplemente necesitamos nuestro tiempo de inactividad, y no hay nada de malo en eso. Pero si no eres del tipo de “estar tirado en el sofá” y obtienes más placer al hacer cosas productivas con tu tiempo, entonces te irá bastante bien siendo un trabajador por cuenta propia.

A menudo, la clave para ser exitoso como un generador independiente de dinero es presionarte para hacer ese esfuerzo adicional, y si trabajar es algo que generalmente te gusta hacer, no deberías tener problemas para invertir ese tiempo extra.

4. Tomar riesgos te resulta natural

Publicidad

Algunas personas son más reacias al riesgo que otras. Pero si la idea de intentar algo nuevo no te asusta, sino que te emociona, es una señal de que eres apto para trabajar de manera independiente.

Por supuesto, hay pasos que puedes tomar para minimizar los riesgos asociados con convertirte en un trabajador por cuenta propia. Por un lado, comienza con un fondo de emergencia saludable para que, si te lleva un tiempo construir tu negocio, tengas dinero al cual recurrir.

Mejor aún, fomenta algunos negocios antes de sumergirte en el autoempleo a tiempo completo para que no comiences sin ningún trabajo. Pero incluso si haces estas cosas, aún existe una gran cantidad de riesgo involucrado, y eres del tipo que lo acepta, entonces probablemente disfrutarás trabajando para ti mismo.

Lee: 6 pasos para renunciar a tu trabajo con la frente en alto

Publicidad

5. Valoras la flexibilidad

Cuando trabajas para una empresa, debes cumplir con sus horarios y programas, y eso puede tener un impacto negativo en tu vida personal.

A algunas personas no les importa apegarse a una rutina rígida, pero si para ti es importante tener flexibilidad respecto a tus días, seguramente llegarás a apreciar el hecho de ser un trabajador por cuenta propia.

Publicidad

Ten en cuenta que las personas que trabajan por cuenta propia no necesariamente trabajan menos horas; a menudo es todo lo contrario. Más bien, pueden hacer su trabajo cuando les acomode mejor.

Ser un trabajador autónomo tiene sus ventajas. Si te han dado ganas de escapar de la vida corporativa y dedicarte a lo tuyo, vale la pena intentar ser tu propio jefe. Podrías terminar siendo la mejor decisión de carrera que jamás hayas tomado.

NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad