Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La historia del imperio hotelero Marriot

El negocio familiar dirigido actualmente por Bill Marriott Jr. incursionó en la industria del hospedaje en 1957, y ahora sus propiedades son masivas.
mié 06 septiembre 2017 06:03 AM
Bill Marriott
Bill Marriott El exCEO de la cadena hotelera proyectó su negocio familiar al ámbito internacional. (Foto: Familia Marriott)

“¿Qué crees que deberíamos hacer?”.

Es una pregunta que ha guiado al heredero hotelero Bill Marriott Jr., a medida que ha dirigido el negocio de su familia, Marriott International, durante medio siglo.

La lección más valiosa de Marriott sobre el liderazgo llegó una tarde de diciembre de 1954, durante una breve charla con el presidente Dwight Eisenhower. El presidente visitaba la granja de la familia Marriott y trataba de decidir si aventurarse a cazar en un día frío.

“Me miró y dijo: '¿Qué crees que deberíamos hacer, Bill?'" recuerda Marriott. “Yo solo dije: 'Wow. Hace frío allá afuera, quedémonos adentro'”.

Era una simple pregunta, pero conllevó una lección que Marriot nunca ha olvidado.

“¿Cómo lidió el presidente Eisenhower con los egos con los que tenía que lidiar, [George] Montgomery y [Bernard] Patton, y algunas de esas personas. Se llevó bien con ellos y construyó un gran legado y un gran equipo porque respetaba lo que ellos decían. Quería saber lo que tenían que decir, y escuchar lo que tenían que decir”, dijo Marriott a CNN en un nuevo episodio de podcast de Boss Files with Poppy Harlow.

Publicidad

Recomendamos: Mansión Versace, el hotel más tristemente famoso de Miami

El sueño americano de Marriott

La historia de la familia Marriott es como de película. El padre de Bill, J.W. Marriott, fundó el negocio familiar a principios de la década de 1930. Abrió un puesto de cerveza de raíz que más tarde se convirtió en una cadena de restaurantes “Hot Shoppes”, en los que se comía en el auto, y, finalmente, un hotel Marriott.

Marriott recuerda que su padre abrió ese primer hotel en enero de 1957, pocos días antes de la toma de posesión del presidente Eisenhower.

No fue un comienzo fácil. El mayor de los Marriott sabía poco sobre la gestión de un hotel .

“Él era muy reacio al riesgo, no quería pedir prestado dinero. No puedes construir hoteles sin pedir dinero prestado”, dice Marriott.

Marriott recuerda que le pidió a su padre una oportunidad para unirse al negocio.

Lee: Marriott Puerto Vallarta Resort & Spa se reinventa

“Acababa de llegar a bordo desde la Marina y mi padre me dijo: 'Bueno, el hotel no va bien'. Le dije: 'Bueno, ¿por qué no me dejas dirigirlo?'. Dijo: 'No sabes nada de hoteles'. Le dije: 'Tampoco ninguno de los que están aquí'. Así que me dejó hacerlo y tomé el primer hotel y lo cambiamos todo”, dice Marriott a Harlow.

El hotel estaba justo fuera de Washington D.C. en el puente de la calle 14, entre lo que ahora es el Aeropuerto Nacional Reagan y el Pentágono.

“Costaba nueve dólares por la habitación de hotel, y un dólar por cada persona extra en el coche”, dice Marriott, “Lo mejor para nosotros era una familia de cuatro o cinco que llegaba. Teníamos cuatro o cinco dólares extra”.

Una compañía estadounidense próspera

Sesenta años más tarde, Marriott se ha convertido en una de las compañías de servicios de hospedaje más grandes del mundo.

En 2016 , Marriott International adquirió los hoteles y resorts Starwood por 13,000 millones de dólares . Ese acuerdo reunió a sus marcas Marriott, Courtyard y Ritz Carlton con las propiedades Sheraton, Westin, W y St. Regis de Starwood. Hoy en día, 30 marcas de hoteles se agrupan bajo la firma de Marriott en más de 122 países y territorios.

A medida que la compañía se expande, Marriott dice que la misión del hotel no ha cambiado.

“La gente es primero”, dice Marriott a Harlow, “Queremos que nuestros nuevos operadores y los gerentes de nuestros hoteles se integren a nuestra cultura, queremos que comprendan la importancia de la gente”.

Marriott dejó la dirección ejecutiva en 2012, pero sigue siendo el presidente ejecutivo del directorio de la compañía. Dice que algo clave para el crecimiento del negocio ha sido proporcionar oportunidades a los empleados, pero advierte contra los elevados aumentos al salario mínimo.

“Creo que se ha probado que si se aumentan los salarios más de lo que se deben elevar, van a perder empleos. Los van a reemplazar. Los van a cerrar”, dice Marriott. “Hay una gran cantidad de restaurantes que están fuera del negocio porque no pueden lograrlo, una de las razones por las que no pueden hacerlo es porque el salario mínimo es demasiado alto”.

Marriott International, la corporación detrás de los hoteles que Marriott ya no opera, dijo en un comunicado que sus niveles salariales generalmente exceden los niveles de salarios mínimos federales y estatales.

“La gran mayoría de asociados de Marriott en propiedades que gestionamos ganan más que el salario mínimo federal actual”, indicó el comunicado.

Los Marriott —una familia republicana que desde hace mucho tiempo ha estado activa y comprometida en el ámbito político— han sido parte de la escena de Washington D.C. desde los días del presidente Eisenhower. De hecho, [Willard] Mitt Romney recibió el nombre del padre de Marriott, John Willard Marriott. Y Bill Marriott Jr. apoyó a Romney en la campaña presidencial de 2012.

Pero hoy, Marriott se siente en conflicto por el clima político.

“Es muy desafortunado, creo que no se consigue nada peleando. Tienes que hacer las cosas, en los negocios así como en el gobierno, a través de la colaboración, trabajando juntos, trabajando con un equipo. Hasta que eso empiece a suceder, no creo que vaya a suceder nada”, dijo Marriott a Harlow.

Lee: Los nuevos hoteles de Miami buscan recuperar el glamur de antaño

Marriott dice que el presidente Donald Trump debe hacer un mayor esfuerzo para “llegar a ambos lados del pasillo”.

“Lleva a [el senador Charles] Schumer a la Casa Blanca, almuerza con él, ve a un partido de futbol con él, juega al golf con él, haz algo con él, comienza a trabajar un poco en el otro lado del pasillo. Haz algunos amigos allá”, dice Marriott.

Entonces, ¿por qué él no entró a la política?

“Nunca me atrajo”, dice Marriott a Harlow, “me estaba divirtiendo mucho con lo que estaba haciendo”.

Publicidad
Publicidad