Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Televisa gana poder en TV de paga tras la reforma de telecomunicaciones

A cuatro años de la reforma de telecomunicaciones, el panorama en televisión es prácticamente el mismo, pese a la llegada de Imagen Televisión. Televisa aumentó su participación en el mercado de paga.
Acumula empresas.
Acumula empresas. Desde la reforma de telecomunicaciones, la empresa de Emilio Azcárraga ha sumado a sus filas otras compañías de televisión de paga, porque no se le consideró preponderante en ese segmento. (Foto: Expansión)

Para los comisionados del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), tratar de equilibrar los mercados de televisión de paga y abierta no es tarea sencilla, luego de décadas de concentración en un puñado de empresas, especialmente Televisa y TV Azteca. La reforma de telecomunicaciones –de la que nació el propio IFT– se aprobó para impulsar la competencia, pero, de momento, los efectos apenas se notan y ni siquiera los reguladores se ponen de acuerdo.

En septiembre de 2015, el IFT dijo que Televisa no tenía poder para frenar la competencia en televisión de paga –como sí tiene en televisión abierta– y que, por tanto, no era necesario imponerle una regulación especial, contradiciendo la opinión de su propia Autoridad Investigadora. Pero este año dio marcha atrás, en la que puede ser una de las consecuencias más importantes de la reforma, a más de cuatro años de su entrada en vigor.

Hasta el momento, los efectos que la ley ha tenido en la televisión, tanto abierta como de paga, han sido lentos, coinciden los especialistas y varios empresarios. Falta mucho para reducir la concentración de la industria, dominada por Televisa y TV Azteca durante un cuarto de siglo, agregan. Y la llegada de Imagen Televisión al canal 3 hace casi un año todavía no presenta efectos notables, pues sólo alcanza el 3% de audiencia.

Lee: La "dolorosa" transición de las televisoras al mundo digital

Aunque pronto iniciarán operaciones nuevos competidores en televisión abierta a escala regional, Televisa mantiene el dominio del mercado, tanto en nivel de ingresos como por rating e, incluso, ha crecido su participación en el mercado de televisión de paga, hasta 61%. Ahora, todos los competidores esperan que, con la nueva decisión del IFT, las cosas cambien.

Más dominio

Publicidad

La reforma de telecomunicaciones y radiodifusión permite que las empresas no dominantes en su sector adquieran otras “a fin de promover la competencia, sin superar el 20% de participación sectorial”. Apenas este año, el IFT ajustó su decisión sobre los alcances de Televisa en este subsector a raíz de la solicitud de un tribunal especializado en telecomunicaciones, debido a un amparo de Canal 40, de TV Azteca, pero, según muchos expertos, ya puede ser demasiado tarde.

En 2014, un par de semanas después de promulgada la ley, Televisa anunció la adquisición del 100% de Cablecom –empresa de televisión de paga, telefonía fija e internet–, en un momento en que ya tenía cerca del 53% de las suscripciones de ese subsector, según cifras del Banco de Información de Telecomunicaciones (BIT), del IFT. Televisa pudo realizar esa compra debido a que la ley de telecomunicaciones reconoce agentes dominantes por sector –telecomunicaciones y radiodifusión–, pero no por segmento.

Lee: ¿Qué pasa si declaran a Televisa con poder sustancial?

Por ello, América Móvil es la empresa dominante (o preponderante) en telecomunicaciones, y Televisa, en radiodifusión, es decir, en televisión abierta pero no de paga. “Televisa fue muy inteligente y cabildeó una ley que no permite que se reconozca la preponderancia en materia de televisión de paga, sino solamente en telecomunicaciones en general o en materia de radiodifusión”, explica Jorge Negrete, presidente de la Asociación Mexicana de Derecho a la Información.

Así, en 2015, el IFT determinó que no existían elementos para resolver que Televisa tenía capacidad de fijar precios o restringir la oferta de servicios en televisión de paga, lo que en competencia económica se llama poder sustancial de mercado. Ese año y al siguiente, la compañía continuó con las compras: se hizo de Cablevisión Red y de Televisión Internacional (TVI), empresas que también brindan televisión de paga, telefonía e internet. Con todo eso, el año pasado Televisa llegó al 61% de participación de mercado en el subsector de la televisión de paga, de acuerdo con las mediciones del IFT.

“En televisión de paga, la paradoja de la reforma fue una mayor concentración de este mercado. Es decir, en lugar de avanzar hacia una mayor competencia, trajo un retroceso importante. El IFT tomó una decisión equivocada al no declarar a la empresa con poder sustancial de mercado, pero luego reculó”, opina Gabriel Sosa Plata, analista de medios de comunicación.

El caso de Televisa en el servicio de paga volvió a revisarse en enero de este año, gracias a un amparo que interpuso TV Azteca, por considerarse afectada por la retransmisión de sus contenidos de forma gratuita en los canales de paga de Televisa, dado que su competidor rebasa el 50% de participación.

Finalmente, el IFT rectificó su resolución y en marzo “resolvió, por mayoría de votos, declarar al Grupo Televisa como agente económico con poder sustancial en el mercado de televisión de paga”.

Televisa –que no respondió para este reportaje– mantiene casi el 60% de los contratos de televisión de paga al primer trimestre del año, mientras que su competidor más cercano, Dish, de MVS, sólo llega a 17% del mercado.

Las consecuencias

Y mientras Televisa crece comprando cableras, otras empresas tienen que competir con las cinco compañías del grupo de Emilio Azcárraga que dan esos servicios: Sky, izzi, Cablemás, Cablevisión Red, TVI y Cablecom. “Televisa sabe que si un cliente quiere televisión de paga, la mayor parte de las probabilidades es que caiga con ellos. Si el cliente cae de izzi o Cablecom a Sky, a ellos no les importa porque, prácticamente, es la misma bolsa. Realmente tenemos que luchar mucho por promocionar el servicio de video”, dice Enrique Yamuni, director general de Megacable, que actualmente posee casi el 15% de participación en el mercado.

La concentración del servicio también afecta, de manera directa, a los usuarios, ya que los precios suben, dice Jorge Bravo, director editorial de Mediatelecom. “La televisión de paga es el único servicio que no ha bajado sus tarifas desde la reforma. Televisa impone tarifas y crea barreras de entrada porque es el principal productor de contenidos y tiene capacidad de negociación”.

Lee: El IFT retrasa ambición de Slim en TV de paga

Desde la entrada en vigor de la reforma, en junio de 2013, al cierre del año pasado, el precio de la televisión de paga ha aumentado 5.2%, mientras que la telefonía móvil redujo sus precios 43% y la telefonía fija cayó casi 5%. Internet también presentó un aumento marginal de 1% en este intervalo, de acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Expansión hizo un seguimiento de los aumentos de precios de izzi, de Televisa, desde su lanzamiento en 2014: tuvo tres incrementos de entre 4 y 5%, que la empresa justificó como ajustes “por debajo de la inflación acumulada y menor al impacto del aumento del dólar desde esa fecha”, indicó por escrito. La compra constante de equipo y de contenidos en dólares es uno de los motivos para estas subidas, reveló una fuente interna de izzi que pidió el anonimato.

No obstante, para Elisa Mariscal, catedrática del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), la razón del aumento de precios es “que no tiene una restricción competitiva real. Está ejerciendo su poder de mercado sin que haya regulación que los limite”.

Lee: izzi lleva tres aumentos de precio desde su lanzamiento

Hoy, la discusión de imponer medidas especiales para Televisa, que permitan mayor competencia en la televisión de paga, sigue pendiente, y puede resolverse en septiembre. Los analistas consultados estiman que una de las consecuencias sería la obligación de que comparta su infraestructura, es decir, que deba rentarle sus torres e inmuebles a su competencia –ya está obligada a ello en televisión abierta–; y que deba pagar a otras empresas, como TV Azteca, por transmitir sus señales de canales abiertos.

Con ello, los expertos prevén un mercado con más oportunidades para la competencia, aunque los efectos tardarán años en percibirse. Los competidores, como Megacable, Totalplay, Dish, Axtel y Maxcom esperan el reforzamiento de las medidas contra Televisa para crecer en ese mercado.

Una solución sería la convergencia de servicios, opina la mayoría de los expertos: es decir, que todos los operadores de telecomunicaciones puedan dar los cuatro servicios, de telefonía fija, móvil, televisión de paga e internet. En otras palabras, esto supondría permitir que Telmex, de América Móvil –la empresa de Slim que domina el sector de las telecomunicaciones– sea un competidor en televisión de paga, como alternativa para balancear el mercado y traer más competencia en ese subsector.

Lee: Televisa, el gran perjudicado si Telmex entra a TV de paga

“A México lo único que le hace falta para hablar de una reforma plena de telecomunicaciones es que se abra el mercado de la televisión de paga, que se permita a Telmex que participe o que AT&T decida comprar el 50% de Sky a Televisa. Tendríamos, en muy poco tiempo, tres o cuatro grupos convergentes que competirían con Televisa en televisión de paga”, dice Negrete.

Slim, que en telecomunicaciones es ‘el problema’ para que haya más competencia, en este caso sería la solución.

¿Y la televisión abierta?

En cambio, Televisa fue declarada por el IFT como dominante en el subsector de televisión abierta en 2014. Esto implica que tenga una regulación especial, que incluye rentar su infraestructura a la competencia, la apertura a las solicitudes de publicidad en sus diferentes plataformas y la prohibición de adquirir, en exclusiva, los derechos de transmisión de eventos relevantes, como los juegos olímpicos y los de la selección nacional de fútbol.

Lee: TV Azteca aumenta 12% sus ventas de publicidad

Luego de la revisión bianual del cumplimiento de estas medidas especiales, el IFT reforzó la regulación, al pedir, entre otras cosas, información detallada sobre las condiciones en las que comercializa sus espacios publicitarios.

El objetivo de todo esto es favorecer la competencia. Es la misma meta que tienen las licitaciones de nuevos canales, que no habían ocurrido nunca y que, en octubre de 2016, dieron lugar a la histórica entrada en operación de la tercera cadena de televisión abierta, Imagen Televisión, de Grupo Imagen.

Sin embargo, aún es pronto para saber si será competencia de Televisa y TV Azteca. Con menos de un año de operación, su presencia pasa desapercibida en las métricas que la agencia HR Ratings Media hace cada semana en el Valle de México. Entre los cinco programas más vistos del primer semestre, Imagen Televisión no aparece en ese ranking. Y a nivel nacional, la agencia Nielsen indica que es uno de los seis canales de televisión abierta más vistos, pero no especifica en qué medida.

Lee: Grupo Imagen, el nuevo rival en TV abierta

La empresa trabaja para obtener ingresos por publicidad a través de distintas vías, y, recientemente, firmó una alianza con YouTube en el medio digital. “En cuanto a ingresos digitales estamos muy por encima del presupuesto que se había puesto como meta de comercialización”, dice Rafael Bracho, director general de Imagen Digital.

Además, algunos expertos señalan que va por buen camino. “Imagen Televisión sí ha tenido un buen desempeño de mercado en un plazo relativamente corto de existencia y ha atraído anunciantes, lo que refleja la necesidad que había de una nueva cadena a nivel nacional”, señala Ramiro Tovar, consultor independiente en competencia y regulación económica.

Con las licitaciones de televisión, “se logró una apertura inédita al mercado, que quizá no satisfizo a muchos por lo limitada que ha sido, pero que, en otras épocas, hubiese sido impensable que ocurriera”, menciona Sosa, el experto en medios.

Mientras, Televisa ve reducirse sus ventas por publicidad, su principal negocio en la modalidad abierta: en el primer semestre de 2017 cayeron 9.8%, al mismo tiempo que las de TV Azteca crecieron 9%. “Por primera, vez en 23 años, le ganamos a Televisa a las nueve de la noche con nuestra novela, y con ello se da un círculo virtuoso que nos viene bien, porque le ganas a las nueve, y entonces a nuestro noticiero le va muy bien también”, dijo Benjamín Salinas, director general de TV Azteca, a Expansión en marzo.

Lee: El rating de TV Azteca sube por Rosario Tijeras

En ingresos, sin embargo, Televisa se mantiene por arriba de los 23,000 MDP desde 2011, y TV Azteca no supera la mitad de esa cifra. Los números de Imagen Televisión no son públicos.

La popularidad de las nuevas alternativas a la televisión, como Netflix, le han quitado parte del pastel a la televisión abierta. Pero su penetración en México sigue siendo muy alta, de 96%, y recibe el 65% de la inversión en publicidad, según un estudio de la consultora EY. El análisis señala que “la televisión abierta se mantendrá como el medio con mayor inversión en los próximos años”. En este panorama, Televisa sigue dominando las estadísticas, empezando por el rating. Entre los cinco canales más vistos de la televisión abierta durante el año pasado, el primer lugar fue uno suyo, ‘Las estrellas’.

Por ello, el interés de la competencia ahora se centra en los mercados regionales, con la fórmula ya conocida de telenovelas-noticiarios-programas de revista. Es decir, más de lo mismo, pero en nuevos canales.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad