Publicidad
Publicidad

Monjas presionan a banco Wells Fargo a investigar escándalos

La institución financiera aceptó lanzar una investigación sobre los orígenes de las ‘violaciones sistémicas’ detrás de los numerosos escándalos que la afectan.

Las religiosas son accionistas de Wells Fargo, tercer banco por activos más importante de Estados Unidos, y están presionando por un cambio en sus políticas.

Luego de la presión recibida de parte de diversas congregaciones de monjas y funcionarios de Rhode Island y Connecticut, el banco estadounidense Wells Fargo aceptó lanzar una investigación sobre los orígenes de las ‘violaciones sistémicas’ detrás de los numerosos escándalos que lo afectan.

El anuncio fue hecho este martes por Interfaith Center on Corporate Responsibility, coalición que agrupa a más de 20 congregaciones de monjas y funcionarios de los estados de Rhode Island y Connecticut, que también afirmó que con esta medida, el banco se adelantó a sus exigencias.

Las religiosas son accionistas de Wells Fargo y presionan por el cambio en sus políticas.

Publicidad

Leer también: Fraude en Wells Fargo alcanza las 3.5 millones de cuentas

Interfaith decidió retirar una resolución que se disponía a presentar durante la próxima asamblea general anual de accionistas para exigir una investigación sobre las ‘causas de las violaciones sistémicas de administración y gestión de riesgos que condujeron a las controversias actuales, litigios y multas’, según un comunicado.

El grupo se mostró ‘aliviado’ por la decisión del banco y expresó esperanza de que la investigación redunde en una ‘verdadera reforma’, dijo la religiosa Nora Nash, de la congregación de las Hermanas de San Francisco en Filadelfia.

Las religiosas quieren que Wells Fargo revise su código de ética, la distribución de responsabilidades y su cultura empresarial para que tomen en cuenta los intereses de los clientes, y que publique las medidas tomadas para evitar una repetición de los errores pasados.

Publicidad

Wells Fargo con sede en California (oeste), atraviesa una grave crisis desde septiembre de 2016, cuando salió a la luz que entre 2011 y ese año se abrieron dos millones de cuentas ficticias que permitieron a sus empleados cobrar primas por la venta de productos.

Posteriormente el banco reconoció que entre 2002 y 2017 abrió 3.5 millones de cuentas ficticias.

La institución que recientemente admitió haber sobrefacturado a sus clientes acaudalados, se vio imposibilitada por el Banco Central estadounidense (Fed) a emprender cualquier expansión hasta que tome medidas destinadas a corregir esos errores, medida sin precedentes en Estados Unidos para un banco de ese tamaño.

Sugerimos: Estados Unidos prohíbe a Wells Fargo abrir nuevas filiales en el exterior

Publicidad
NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad