Publicidad
Publicidad

Todo en General Electric se hace pequeño, menos su deuda

La enorme carga de la deuda ha obligado a General Electric a pelear por efectivo al vender aún más negocios, una estrategia que acabará con las próximas ganancias.
¿A punto de explotar?
¿A punto de explotar? La empresa debía casi 77,000 millones de dólares hasta septiembre, según los cálculos de Moody's. (Foto: JUSTIN SULLIVAN/AFP)

Casi todo en General Electric (GE) es cada vez más pequeño. Eso incluye su imperio comercial, sus ganancias y, por supuesto, el precio de sus acciones.

Pero la deuda de GE sigue siendo alarmantemente grande, debido en gran parte a una serie de importantes acuerdos que se convirtieron en pesadillas. Y esto podría frustrar los esfuerzos para restaurar la empresa a la grandeza.

Lee: Los aranceles de Trump son lo último que necesita General Electric .

"Esas son las matemáticas que han estado asustando al mercado", dijo Deane Dray, analista de RBC Capital Markets.

Publicidad

Wall Street sigue castigando a las acciones de General Electric, lo que indica una profunda duda sobre las perspectivas de un cambio rápido. Las acciones de GE cayeron un 18% este año después de caer un 45% el año pasado.

Lee: General Electric desarrollará en Francia la turbina eólica más grande del mundo .

"Es fundamentalmente problemático: la compañía se ha reducido y las responsabilidades no. En algunos casos, han crecido", dijo Jeff Sprague, fundador de Vertical Research Partners.

null"Esto podría ser un entrenamiento largo y doloroso", dijo.

Publicidad

La deuda total de GE casi se ha triplicado desde 2013. La empresa debía casi 77,000 millones de dólares hasta septiembre, según los cálculos de Moody's. Eso incluye un gran déficit de pensiones, pero en su mayoría excluye la deuda de GE Capital, el brazo financiero.

Lee: Demandas millonarias amenazan a General Electric .

Al mismo tiempo, el negocio de GE se ha deteriorado drásticamente, dejándolo con menos potencia para devolver la deuda. Eso significa que la empresa está más apalancada o dependiente de la deuda. Una medida de apalancamiento, la relación de deuda a ganancias ha aumentado de 1.5 en 2013 a 3.7 en la actualidad, según Moody's.

Los rivales de GE como Honeywell, United Technologies y Siemens tienen relaciones de apalancamiento mucho más bajas, dijo Moody's.

Publicidad

S&P Global Ratings rebajó la calificación crediticia de GE el año pasado debido a las preocupaciones sobre su "mayor apalancamiento" y su "pobre" flujo de caja. La firma de calificaciones advirtió que podría rebajar aún más la calificación de GE si no limpia su balance general.

Lee: Las malas apuestas le cuestan muy caro a General Electric .

John Flannery, quien asumió el puesto de CEO el año pasado, prometió en enero "mantener una política financiera disciplinada".

El enfoque más conservador incluye recortar el dividendo de GE a la mitad, reducir costos a través de despidos masivos e intentar vender activos valorados en 20,000 millones de dólares. GE planea usar las ganancias obtenidas de la venta de sus negocios para pagar sus deudas.

Publicidad

El objetivo, según Flannery, es reducir la relación deuda-ganancias a 2.5. La firma también quiere aumentar su saldo de efectivo de aproximadamente 11,200 millones a fines de 2017 a 15,000 millones de dólares este año.

Lee: General Electric tiene una deuda de 31,000 mdd en pensiones .

GE se negó a comentar más allá de los dichos previos de Flannery.

El dolor de cabeza de GE se debió en gran parte a años de acuerdos horribles y recompensas excesivamente agresivas para los accionistas bajo el ex CEO Jeff Immelt.

Publicidad

GE ganó una reputación por pagar de más a las empresas. Uno de sus peores ofertas en los últimos años fue una adquisición de negocio de la energía de Alstom, que produce turbinas alimentadas con carbón utilizadas por las centrales eléctricas con un costo de 9,500 millones de dólares. Esta fue la compra industrial más grande de GE, y tuvo un mal funcionamiento a medida que los combustibles fósiles cayeron en desgracia en los mercados importantes.

Lee: S&P rebaja calificación de General Electric .

"La conclusión fulminante es que estaban comprando de manera crónica y vendiendo poco", dijo Dray de RBC. "Eso eventualmente destruye el valor, reduce su base de ganancias y aumenta su apalancamiento".

GE agravó sus problemas financieros al devolver grandes cantidades de efectivo extra a los accionistas a través de recompras y dividendos en lugar de pagar la deuda. Entre 2010 y 2017, GE gastó cerca de 42,000 millones de dólares para recomprar sus propias acciones, de acuerdo con FactSet.

Publicidad

Peor aún, esas recompras fueron terriblemente sincronizadas debido a que el precio de las acciones de GE se ha desplomado desde entonces.

"Esto refleja una falta de comprensión sobre cuál era la situación real", dijo Sprague. "Fue una destrucción masiva de valor, además de dejarlos financieramente vulnerables".

Lee: Moody's rebaja la nota financiera de General Electric .

GE tampoco pudo dedicar suficientes recursos a su programa de pensiones, que acumuló un déficit masivo debido a la falta de atención y las tasas de interés extremadamente bajas.

Publicidad

El déficit de pensiones de GE se mantuvo en 28,700 millones de dólares hasta fines de 2017. Esa es una mejora sobre los 31,000 millones de dólares de 2016, pero sigue siendo la más alta en el S&P500.

El entorno actual de aumento de las tasas de interés ayudará a mejorar el problema de pensiones de GE. Pero aumentará el dolor de cabeza de GE al aumentar el costo de refinanciación de la deuda existente. GE y GE Capital tienen aproximadamente 42,000 millones de dólares en deuda con vencimiento hasta 2020, de acuerdo con los documentos presentados.

Lee: General Electric abandona su icónico negocio de focos .

Al igual que muchas grandes empresas, GE confía en préstamos a corto plazo conocidos como pagarés para financiar sus negocios cotidianos. Los costos de los préstamos a corto plazo han aumentado marcadamente en los últimos meses.

Publicidad

GE ahora depende menos de los pagarés de lo que solía hacerlo, pero aún utiliza este mercado en gran medida. Y GE advirtió en una presentación reciente que, si no comienza a generar más efectivo, su situación financiera podría verse afectada.

Algunos analistas creen que los problemas de deuda de GE eventualmente obligarán a Flannery a reconsiderar el dividendo, que la empresa recortó el año pasado por segunda vez desde la Gran Depresión.

Lee: 5 claves para entender la crisis de General Electric .

El analista de JPMorgan Chase, C. Stephen Tusa Jr., advirtió en un informe esta semana que el dividendo de GE sigue siendo "de alto riesgo" debido al reducido flujo de caja de la compañía.

Publicidad

GE tiene un "margen mínimo de error" debido al "alto nivel de apalancamiento y la dependencia en la venta de activos para solucionar este problema", escribió.

NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad