Publicidad
Publicidad

Elon Musk duerme en su fábrica y aun así no cumple su meta de producción

El presidente ejecutivo de Tesla trata de elevar la producción del Model 3, pero no alcanza la meta de fabricar 2,500 automóviles a la semana, aunque esto no es un desastre.

El presidente ejecutivo de Tesla, Elon Musk, está durmiendo en la fábrica —de nuevo— tratando de elevar la producción del Model 3. Pero aun así la compañía no cumplió su propia meta de fabricar 2,500 automóviles a la semana.

Para cualquier otra automotriz, eso sería un desastre gigantesco. Para Tesla, es una victoria, y las acciones subieron 6%. Al menos es un progreso, y todo lo que se necesitó fue al presidente ejecutivo en un catre.

Leer: Las pérdidas de Tesla se profundizan 190% en 2017

Imagínate si ese mismo anuncio proviniera de General Motors en lugar de Tesla. Digamos que GM estaba teniendo problemas para fabricar el Chevrolet Bolt EV, y la CEO Mary Barra se presentara en la planta de ensamblaje de Orion con una bolsa de dormir.

Publicidad

Eso es ridículo porque Barra actúa como una presidenta ejecutiva. Ella sabe cómo dirigir una empresa sin dormir allí.

Mientras tanto, Musk se está comportando como un chico de universidad, quedándose despierto toda la noche para prepararse para un examen. Y, por cierto, Tesla no dominó esa prueba: no llegó a la marca.

“No podemos seguir tratándolos como una startup”, me dijo Rebecca Lindland, analista de Kelly Blue Book. “Necesitamos algunas cifras realistas y no podemos seguir dejando que las rompan”.

Sugerimos: Tesla construyó más de 2,000 Model 3 en una semana, debajo de su objetivo

Publicidad

Es posible que Tesla no tenga un historial de 100 años en la fabricación de autos como GM y Ford. Aún así, hay que reconocer que Tesla ha sido un fabricante líder de automóviles eléctricos y una gran fuerza dentro de la industria. Entonces, tal vez es hora de que Tesla actúe como una empresa madura y estable.

Tesla debería establecer objetivos alcanzables y lograrlos regularmente, todo mientras fabrica un producto de calidad. Tal vez eso suene como mucho. Pero francamente, es lo menos que los inversores y clientes deben esperar de cualquier compañía.

“Hicieron un anuncio acerca de alcanzar una tasa de producción de 2,000 unidades [durante una semana]”, dijo Sam Abuelsamid, un analista de transporte de Navigant Research. “Dicen que están en vías de construir otras 2,000 esta semana. La pregunta es, ¿pueden hacer eso de manera constante?”.

Tendremos que esperar hasta el próximo trimestre para averiguarlo.

Publicidad

Lindland, por su parte, ya ha recuperado su depósito de 1,000 dólares por un Model 3. Dijo que la espera era demasiado larga.

“Creo que voy a pagar mi hipoteca de 30 años más rápido de lo que producirán esos 400,000 autos”, dijo, refiriéndose a la larga lista de pedidos del Model 3.

Lindland y los compradores de autos en todas partes tienen muchas más opciones ahora, a medida que los fabricantes de automóviles establecidos introducen sus propios autos eléctricos.

Ese es otro desafío que Tesla enfrenta ahora. Ya no es la única compañía que produce atractivos vehículos eléctricos. En el Salón del Automóvil de Ginebra, el mes pasado, Jaguar dio a conocer oficialmente el SUV crossover eléctrico I-Pace. Y más allá del mercado de lujo, Hyundai reveló el crossover Kona Electric. GM ya ofrece el Chevrolet Bolt EV, y más abajo en la escala de precios, está el Nissan Leaf.

Publicidad

Leer: La apuesta de Volkswagen para ganar a Tesla: autos eléctricos baratos

Y esas compañías alcanzan rutinariamente sus objetivos de producción mientras construyen vehículos bien hechos. Y simplemente no nos emocionamos por eso.

NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad