Publicidad
Publicidad

La buena y la mala noticia para los fondos de inversión

El billonario negocio de los fondos de inversión atrae cada vez más capitales del exterior, pero hay dos factores que pueden frenar el desempeño de la industria.
Capital
Capital. Los activos administrados por los fondos de inversión ascienden a 2.3 billones de pesos

El billonario negocio de los fondos de inversión en México tiene una buena y una mala noticia.

La especialización de fondos y de beneficios fiscales, como el plan de repatriación de capitales, aumentó el interés de inversionistas por poner su dinero en el país. Pero la volatilidad en los mercados por la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y las elecciones presidenciales en México frenará el crecimiento de la industria, explicó Luis Lozano, director general de Fondos de Inversión de Principal México.

“Esto puede ser algo que demore un poco la tendencia de crecimiento que traemos”, reconoció Lozano. “Hay personas que están postergando una decisión, pero también hay quienes están viendo ventanas de oportunidad en estos mercados volátiles”, agregó.

Los activos administrados por los fondos de inversión ascienden a 2.3 billones de pesos, lo que representa alrededor del 10% del Producto Interno Bruto (PIB), de acuerdo con cifras de la Asociación Mexicana de Instituciones Bursátiles (AMIB) al cierre de abril pasado. Esto supone un crecimiento de 15.2% anual.

Publicidad

Lee: ¿La época electoral afecta realmente al mercado?

Más de 300,000 millones de dólares entraron al país el año pasado por el programa de repatriación de capitales, que ofrecía una tasa impositiva de sólo 8% a los mexicanos con inversiones en el extranjero que decidieran repatriar ese capital, contra las tasas previas de entre 30% y 35%.

“Los fondos de inversión fueron de los sectores beneficiados por esto”, sostuvo Lozano, de Principal, un grupo financiero que maneja 15 fondos de inversión.

Aunado a este beneficio fiscal, en México se crearon nuevos fondos con instrumentos de inversión más sofisticados, que daban como resultado mayor retorno, aunque con mayor riesgo, a diferencia de los fondos que invierten en deuda.

Publicidad

Para abril de 2017, el número de fondos de renta variable era de 347, mientras que 296 ofrecían instrumentos de deuda, según datos de la AMIB.

Aunque el número de fondos con mayor riesgo fue mayor, los activos que administran representan apenas un tercio del total, señaló Lozano.

El interés por tener instrumentos más diversificados en México ha provocado cambios al interior de la industria de fondos. Uno de los más grandes en el último año fue la adquisición de la gestora Impulsora de Fondos Banamex por parte de BlackRock, el administrador de inversiones más grande en el mundo.

NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad