Publicidad
Publicidad

La historia de Sergio Marchionne, el salvador de Fiat y Chrysler

Marchionne, quien murió el miércoles a los 66 años, era un extraño para la industria que salvó no a una, sino a dos compañías automotrices.
FILE PHOTO: FCA's Marchionne speaks at the North American International Auto Show in Detroit
Llegada Marchionne se convirtió en el CEO de Fiat en 2004, su entrada en la industria automotriz.

NUEVA YORK - En 2009, en su primer discurso a los empleados de Chrysler, Sergio Marchionne invocó el saludo zulú "sawubona".

Significa "te veo". Y la respuesta tradicional es " sikona" o "estoy aquí".

"La secuencia del intercambio es importante", dijo Marchionne. "Hasta que te vean, no existes. Desde mi extremo, simplemente puedo decirte que te veo. Me alegra que estés aquí".

Lee: El exCEO de Fiat Chrysler Sergio Marchionne muere a los 66 años .

Estaban contentos de que él también estuviera allí.

Los empleados de Chrysler habían sufrido meses de crisis que terminaron en una bancarrota controlada por el gobierno.

Publicidad

El discurso fue citado en un libro escrito por Steven Rattner, que trabajó con Marchionne para salvar a Chrysler. Las palabras seguramente significaron el mundo para sus asediados trabajadores, que habían sufrido meses de crisis que terminaron en una bancarrota controlada por el gobierno.

Sergio Marchionne, expresidente de Fiat Chrysler, fallece a los 66 años

Ningún otro ejecutivo de autos se habría presentado de esa manera. Pero entonces no muchos otros pudieron haber hecho lo que él hizo. Marchionne, quien murió el miércoles a los 66 años, era un extraño para la industria que salvó no a una, sino a dos compañías automotrices.

Marchionne se convirtió en el CEO de Fiat en 2004, su entrada en la industria automotriz.

Recomendamos: Trabajadores de Fiat anuncian huelga por fichaje de CR7 .

Rápidamente revirtió una serie de pérdidas trimestrales en el fabricante de automóviles italiano, y volvió a presentar el pequeño Fiat 500, un modelo que ahora define a la marca a nivel mundial.

Publicidad

Un Fiat fortalecido luego se convirtió en el salvador de un Chrysler paralizado, con Marchionne como CEO.

En la crisis financiera de 2008, la competitividad de Chrysler había sufrido a través de los años de su fusión con el propietario de Mercedes-Benz, Daimler, y más tarde la propiedad de Cerberus Capital Management.

A través de esos años, la calidad de los productos recientemente introducidos de Chrysler se deterioró hasta el punto de que algunos no eran ni remotamente competitivos. El mismo Marchionne llamaría más tarde al Dodge Caliber "una abominación".

Cuando la economía de Estados Unidos se derrumbó, Chrysler necesitaba ayuda para sobrevivir, y Fiat parecía ser un socio perfecto.

Lee: Fiat Chrysler anuncia inversión de 3,700 mdd en AL .

Fiat quería ingresar al mercado estadounidense, y Chrysler necesitaba algunos autos pequeños buenos. Marchionne era el hombre correcto, también.

Publicidad

Marchionne resucitó tanto a Fiat como a Chrysler al nunca pensar como un enterado.

La mayoría de los CEOs de la industria automotriz usan traje y corbata, que requieren cuidado en su selección y en su mantenimiento. Como CEO, Marchionne siempre usaba suéteres negros. Los suéteres son fáciles de cuidar y fáciles de empacar, y no se requiere tomar decisiones solo para vestirse para el trabajo. No importa que ningún otro ejecutivo de auto se vistiera de esta manera. Él hizo lo que tenía sentido.

Marchionne siguió la misma estrategia con los negocios que dirigió; era lúcido y abierto. A menudo brutalmente.

Después de hacerse cargo de Chrysler, anunció rápidamente un nuevo equipo de liderazgo, y solo unos meses más tarde dos de sus principales ejecutivos abandonaron la empresa cuando Marchionne volvió a reorganizar las cosas.

En la estructura de gestión inusual de Marchionne, algunas personas recibieron múltiples roles. Ralph Gilles, por ejemplo, fue inicialmente CEO de la marca Dodge y jefe de diseño de productos para Chrysler. Fred Diaz fue nombrado CEO de la recién creada marca Ram Truck y responsable de marketing de toda la compañía.(Gilles es ahora jefe de diseño de todos los Fiat Chrysler. Díaz dejó la empresa y ahora es director ejecutivo de Mitsubishi para Norteamérica).

Cuando se trataba de lidiar con los medios, esperaba disciplina de parte de aquellos que trabajaban para él, pero sorprendentemente exhibía muy poca. Una conferencia de prensa con Marchionne siempre era un evento interesante y entretenido.

Publicidad

Marchionne criticó libremente los productos y el rendimiento de su propia empresa en foros públicos. Una vez admitió que el lanzamiento del Dodge Dart, un automóvil diseñado bajo su dirección no había salido bien. Al principio, el automóvil no se ofreció con los motores y las transmisiones que los estadounidenses hubieran preferido, dijo. A la larga, el Dart fue sacado del mercado porque, como se vio después, los estadounidenses se habían apartado de los autos pequeños.

Lee: El hombre que salvó a Chrysler tiene un nuevo plan .

Mientras otros capitanes de la industria automotriz se jactaban de su entusiasmo por los autos eléctricos, Marchionne admitió que eran caros de fabricar y que, en ese momento, había poco mercado para ellos.

En 2013, se quejó abiertamente de que Fiat estaba perdiendo dinero en el Fiat 500e, un automóvil eléctrico que California exige que venda.

Cuando los periodistas se preguntaron qué pasaría con Fiat Chrysler sin Marchionne, expresó confianza en la gente que esperaba que se hiciera cargo cuando él faltara.

"Creo que el liderazgo será el correcto y eso es todo lo que importa", dijo en el Auto Show de Detroit en enero.

Publicidad

Marchionne no está entregando el control de la compañía que ayudó a construir en el camino, o en el momento, que él había planeado. Pero al menos pudo dejar las cosas en manos que ayudó a elegir.

- Peter Valdes-Dapena ha cubierto la industria automotriz de CNNMoney durante 18 años.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad