Publicidad
Publicidad

5 puntos que Paul Krugman pone a debate sobre las criptomonedas

Es probable que las monedas virtuales pierdan su valor en 10 años porque no tiene ningún respaldo, asegura el Nobel de Economía.
Primer round
Los participantes debatieron sobre las criptomonedas en la CDMX.

Las criptomonedas no viven su mejor momento. En 24 horas, el valor del bitcoin se desplomó 10%, hasta tocar 6,300 dólares, cuando hace menos de un año superó los 14,000. Sin embargo, pese a los que anuncian su futura desaparición, la divisa digital aún se mantiene.

Y es que no es fácil saber qué va a ocurrir. Por eso, al hablar de este tema, las opiniones están en los extremos, como probó el evento celebrado este jueves en la Ciudad de México, al que asistieron Paul Krugman, premio Nobel de Economía, y Kathryn Haun, directora de Coinbase, una plataforma de intercambio de criptomonedas, y HackerOne.

“En la próxima década sólo existirán unas cuantas criptomonedas”, aventuró Krugman, conocido escéptico de los activos virtuales. Del otro lado, la inversionista y exfiscal del Departamento de Justicia de los Estados Unidos afirmó: "Yo veo varias que continuarán en operación".

Las lecciones del bitcoin para evitar el hackeo a la banca

Estos son los principales puntos sobre critpomonedas en el vis a vis de estas figuras que debatieron en el evento organizado por la empresa mexicana KIO Networks:

¿Tirar todo por la tecnología?
Publicidad

Los bancos centrales y los intermediarios financieros tradicionales tienen como activo la reputación, que para Krugman es una herramienta tecnológica social. "Tenemos intermediarios financieros que tienen una reputación y honran sus compromisos pactados”, expuso. “Las criptomonedas básicamente tiran por la borda todo: reputación de las instituciones, promesas del gobierno... Pero ¿cuál es el problema que están resolviendo?”, cuestionó el economista.

Por su parte Haun reconoció que existe un problema de reputación para algunas de las empresas encargadas de transaccionar con criptomoneda, pero destacó que los algoritmos y la tecnología detrás de los activos virtuales permiten más transparencia y dan mayor seguridad en las transacciones.

De acuerdo con la empresaria, un sistema descentralizado tiene menos riesgo de ser vulnerado que el que actualmente concentra todas las operaciones.

La balanza de los costos

Publicidad

Krugman señaló que es costoso realizar una transacción en bitcoin, pues una persona que valida una operación —y recibe bitcoins como recompensa— gasta demasiado en energía. A esto se suma que es difícil hacer transacciones en blockchain, la tecnología que respalda a estas criptomonedas. “Tienes un sistema que provee incentivos para validar transacciones. Encuentro difícil de entender que esto no eleve los costos para el usuario”, comentó.

Según Krugman, en el sistema centralizado, los recursos necesarios para manipular el dinero se han vuelto más eficientes.

Para Kathryn Haun, este punto dista de lo que sucede actualmente. La tecnología, dijo, hará que las criptomonedas sean más eficientes y permitan una transacción en menor tiempo y con un bajo gasto en energía. Esto ya sucede con Ethereum, que migró a un sistema que usa menos recursos, aseguró.

“Quejarnos actualmente de la lentitud en las criptomonedas sería como quejarnos de la lentitud de los primeros autos.”, acotó la exfiscal, que por años persiguió a criminales dedicados al lavado de dinero.

¿El nuevo oro?

Publicidad

Si alguien guarda oro por cinco años, no perderá apenas valor. En contraste, si alguien tiene un bitcoin y lo mantiene por cinco años, puede ocurrir que no valga nada. Con este ejemplo, Krugman puso una de sus principales dudas sobre la mesa: no hay nada que respalde el valor de las criptomonedas. “El bitcoin sólo es valioso si la gente piensa que es valioso, pero puede valer cero de un momento a otro”. Basta con ver el proceso de las criptomonedas de 2017 a la fecha, en el que han perdido mucho valor, dijo.

Kathryn Haun respondió presentando una gráfica que mostró que la volatilidad del bitcoin ha bajado frente a los primeros años.

¿Aliado en la inclusión?

“¿Cómo resolverán el problema de la democratización de los servicios bancarios para las personas que no están dentro del sistema?”, cuestionó Krugman. Para el economista, las criptomonedas son solo una moda que no se están utilizando para realizar transacciones, como era su propósito original.

La solución de Haun está en el celular. Muchas de estas personas que no están dentro del sistema financiero pueden ser incluidas en él, sin necesidad de intermediarios, a través de sus teléfonos móviles y de las aplicaciones que intercambian activos virtuales, comentó.

Publicidad
¿Al rescate de las hiperinflaciones?

Haun aseguró que las criptomonedas son un resguardo frente a las hiperinflaciones. La gente en países como Venezuela, Argentina o Turquía opta por las criptomonedas para enviar o guardar dinero, en lugar de mantener el efectivo en moneda local, pues con inflaciones superiores al 50% prefieren los activos virtuales.

Esta idea fue descartada por Krugman. “Las hiperinflaciones van más allá del dinero (...) Tienen que ver con la sociedad y la política. Las criptomonedas no pondrán comida en los mercados”, señaló.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad