Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

La amenaza existencial que enfrenta la industria automotriz

El advenimiento de los autos eléctricos y sin conductor hace necesario que las automotrices se apresuren a reajustar sus negocios hacia las nuevas tendencias.

NUEVA YORK (CNN) - La industria automotriz es saludable y genera miles de millones de dólares en ganancias en todo el mundo. Pero también enfrenta mayores riesgos que hace una década, cuando las ventas se desplomaron, lo que obligó a bancarrotas y rescates.

Esto se debe a que la forma en que la gente va del punto A al punto B está a punto de sufrir el cambio más radical desde que los primeros automóviles reemplazaron a los caballos. Los vehículos de conducción autónoma están a punto de cambiar la forma en que los automóviles son conducidos, impulsados y usados. En el futuro, muchas más personas probablemente comprarán trayectos, en lugar de automóviles.

Para General Motors y el resto de la industria automotriz, el cambio que se avecina plantea una amenaza existencial.

Por ello GM anunció planes para cerrar cinco plantas en Norteamérica y recortar alrededor de 14,000 empleos para fines del próximo año : no porque GM esté en problemas hoy, sino porque pronto estará en problemas si no libera el dinero que necesita cambiar radicalmente su negocio.

Lee: Las difíciles decisiones de GM apuntan hacia el futuro

Una industria cambiante

Publicidad

Los autos que conducen por sí mismos acelerarán el cambio de automóviles impulsados por gasolina a vehículos eléctricos. Los sensores y las computadoras que tomarán las decisiones necesitarán energía eléctrica, en lugar de la potencia que proporcionan los motores de gasolina.

El concepto de propiedad del automóvil también podría cambiar. Hoy en día, los automóviles privados pasan la mayor parte de sus vidas estacionados y sin uso. Se espera que los autos de conducción autónoma del futuro estén en las carreteras durante una porción mucho más grande del día: una vez que te llevan al trabajo, pueden llevar a alguien más a la tienda de comestibles. Eso significa que las carreteras podrían tener menos vehículos en general.

Esa podría ser una tremenda oportunidad para la industria automotriz: los fabricantes de automóviles podrían vender trayectos, en lugar de automóviles.

El año pasado, el presidente de GM, Dan Ammann, dijo que su compañía gana un promedio de 30,000 dólares por cada automóvil que fabrica, entre el precio de venta y el mantenimiento. Al vender viajes en autos sin conductor, dijo que GM podría ganar cientos de miles de dólares por auto.

Pero hay otras compañías que esperan ser las que vendan esos trayectos. Toda esta tecnología y cambio está atrayendo a nuevos participantes al campo, incluidas automotrices advenedizas como Tesla y compañías tecnológicas con grandes bolsillos como Alphabet, Apple y Uber.

Lee: Productores mexicanos de autopartes prevén impacto tras decisión General Motors

Cuando CNN preguntó al CEO de Uber, Dara Khosrowshahi, su predicción del futuro a 10 años, respondió: “Con suerte, no poseeré un automóvil”. Él ve a Uber, no a GM, como la compañía que trasladará a la gente.

La carrera ha comenzado

La batalla por proporcionar los vehículos del mañana es asunto de vida o muerte para las automotrices tradicionales como GM y Ford.

GM cambió su lema a “Cero choques, cero emisiones, cero congestión”, una señal del cambio hacia los vehículos eléctricos y de conducción autónoma.

Pero es una apuesta costosa, probablemente demasiado costosa para que las automotrices la financien con la forma en que actualmente operan sus negocios. Y los fabricantes de autos recibirán ingresos limitados a partir de estos vehículos futuristas en los próximos años, si no es que décadas.

Esa es la razón por la que los fabricantes de automóviles buscan recortar sus costos existentes.

“Consideramos que estos pasos son necesarios para garantizar la sostenibilidad e independencia a largo plazo de GM”, escribió Adam Jonas, analista automotriz de Morgan Stanley, en una nota a los clientes.

GM dice que debería ahorrar 6,000 millones de dólares al año con las medidas que anunció el lunes. Ford dijo que espera gastar 11,000 millones de dólares en los próximos tres a cinco años para reestructurar la compañía, aunque aún no ha anunciado los cambios y recortes que hará para liberar ese efectivo.

Ford también está en conversaciones con Volkswagen sobre algún tipo de alianza para ayudar a compartir los costos, con excepción de una fusión completa.

GM también está buscando nuevos socios. Ha establecido una parte separada de la compañía para enfocarse en esa nueva tecnología y vendió grandes participaciones de la unidad a Softbank y Honda.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad