Publicidad
Publicidad

Nuestras Historias

DESKTOP_AMLO.jpg
GALERIA_DESKTOP_AMLO.jpg

El gobierno y el regulador energético se enfrentan por las energías limpias

La cancelación de las licitaciones para generar electricidad con energías limpias y construir nuevas redes de transmisión han provocado críticas de la Comisión Reguladora de Energía al gobierno.

Las políticas energéticas del gobierno de Andrés Manuel López Obrador han destapado diferencias con el regulador del sector eléctrico y petrolífero, la Comisión Reguladora de Energía (CRE), y han causado dudas en la industria sobre si las metas de generación de energías renovables de México se cumplirán en tiempo y forma.

La anterior administración firmó el llamado COP21 de París, un acuerdo mundial para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. El Congreso aprobó la Ley de Transición Energética para obligarse a cumplir con las metas de generación de energías limpias —que incluyen a las renovables y a otras consideradas de bajas emisiones—, enfocadas a respetar lo firmado en el llamado Acuerdo de París de 2015.

Esa legislación establece que en 2018 el 25% de la generación del país debía provenir de las energías limpias, y que ese porcentaje tiene que aumentar al 30% en 2021 y el 35% en 2024.

El gobierno presentará en los próximos días su Programa Nacional de Electricidad, pero las acciones que ha emprendido hasta ahora no impulsan las energías limpias.

Lee: AMLO se baja de la ola de energías verdes

La Secretaría de Energía (Sener) ha frenado tanto las subastas de largo plazo, para generar electricidad con fuentes renovables, como las licitaciones para construir dos líneas de transmisión eléctrica.

Publicidad

Esas medidas han causado el desacuerdo del regulador del sector, la Comisión Reguladora de Energía (CRE).

La CRE y Sener no respondieron a solicitudes de entrevistas para este artículo. Este viernes, Expansión publicó que los trabajadores de la CRE no han cobrado sus quincenas en todo 2019.

Proyectos cancelados

El freno al sistema de subastas (licitaciones) de largo plazo pone en jaque un mecanismo que dejó compromisos de inversión por 8,600 millones de dólares (mdd) en el anterior sexenio, y que permitió un enorme avance de las energías solares y eólicas en pocos años.

“La subasta, independientemente de qué lado estemos, se ha mostrado como una herramienta a nivel mundial sumamente competitiva en apoyo a las renovables”, dice Ignacio Sánchez, socio fundador de la consultora especializada en temas eléctricos Fresh Energy.

Los proyectos que nacieron de estos procesos han contribuido a que la energía solar se quintuplicara entre el primer semestre de 2017 y el mismo periodo de 2018, según cifras de Sener. La eólica tuvo un crecimiento de 19.6% en el mismo lapso.

“El mecanismo de subastas permite generar electricidad barata y limpia de fuentes renovables. De esta manera, empresas del sector privado contribuyen con proyectos que fortalecen el Sistema Eléctrico Nacional en el área de generación, y la CFE puede utilizar sus recursos en invertir en la infraestructura de transmisión y distribución, activos estratégicos para la nación”, dijo el Consejo Coordinador Empresarial (CCE), en un comunicado del 31 de enero, días antes de darse a conocer la cancelación de estos procesos. La energía que la empresa eléctrica nacional compró en estos procesos fue 50% más barata que la generada por la CFE, agregó este organismo.

Luego de la cancelación de las subastas, se dio a conocer que las dos licitaciones para construir líneas directas de transmisión directa, que tenía en curso la CRE, también se iban a frenar. Una de las líneas estaba pensada para conectar Oaxaca y el sur del país con el centro; la otra era para interconectar la península de Baja California con el noroeste del país.

Ambas infraestructuras iba a usar por primera vez tecnología de corriente directa, que permite llevar grandes cantidades de electricidad por distancias largas. La línea de Ixtepec, Oaxaca, a Yautepec, Morelos, buscaba darle salida a la generación de los parques eólicos que se han instalado en gran número en el Istmo de Tehuantepec en la última década, además de incentivar la construcción de más proyectos.

“Y (la cancelación) no sólo afecta a la energía eólica, sino también a la hidráulica. Si quieres repotenciar todas las grandes hidroeléctricas que están en la cuenca del Grijalva, vas a necesitar esa línea de transmisión”, asegura Casiopea Ramírez, socia de Fresh Energy.

El gobierno de López Obrador tiene entre sus proyectos la repotenciación de las hidroeléctricas del país.

El titular de la CRE ha advertido que, sin estos procesos para atraer la inversión privada, se pueden provocar apagones en ciertas zonas del país por falta de suministro eléctrico —algo que ha negado López Obrador—, y ha destacado que se requiere de ocho veces más inversión en generación que la presupuestada para la CFE en 2019.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad