Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Dionisio Garza Sada, el regiomontano que busca liderar en energía y educación

Dionisio Garza Medina dejó la presidencia de Alfa para conformar Grupo Topaz. Al mando de su hijo, Dionisio Garza Sada, la empresa busca crecer en el sector energético y educativo.
vie 29 marzo 2019 05:00 AM
dionisio garza sada
Educación para adultos. Talisis no solo tiene centros educativos universitarios, también ofrece entrenamiento para adultos en empresas en México y Latinoamérica, y ahora las escuelas de idiomas Harmon Hall.

En marzo de 2009, Dionisio Garza Medina presentó su renuncia como director general y presidente de Alfa, el conglomerado industrial regiomontano que lideró desde 1994. El empresario no se quedó de manos cruzadas y al poco tiempo creo su propia empresa, Grupo Topaz, con la cual, al cabo de seis años ha logrado incursionar en el sector energético, educativo y, en el corto plazo, en el inmobiliario.

El grupo empresarial nació en 2012, cuenta su hijo Dionisio Garza Sada, quien dirige al grupo empresarial, primero con la división de educación, Talisis, que ayer anunció la compra de la escuela de idiomas Harmon Hall por 540 millones de pesos. Le siguió una empresa de exploración y producción petrolera, Jaguar, y finalmente una inmobiliaria, Topaz Real Estate. Las tres empresas tienen planes de inversión por cerca de 850 millones de dólares.

“Traíamos ganas de hacer un grupo empresarial que tuviera impacto social en la comunidad, nunca estuvimos pensando en tener empresas que generen dinero nada más, sino en tener, digamos, un retorno social importante en las ciudades donde estamos”, explica el directivo en entrevista con Expansión. Así es como ve el futuro del grupo y sus inversiones.

Lee: Talisis adquiere Harmon Hall por 540 mdp

Expansión: ¿Con qué empresa arrancaron el grupo?
Dionisio Garza Sada (DGS): Empezamos pensando en diferentes sectores y el primero que se nos vino a la mente fue el de educación. Ahí, si bien creemos que se puede hacer un retorno razonable, también es algo que falta mucho en el país. Como quizás saben, menos de 30% de la gente está ingresando a carrera, mucho tiene que ver con el costo de oportunidad, ya sea porque está muy caro, porque tienen que trabajar; y pues el resto es también la reingeniería y reeducación de la gente en la vida adulta y laboral, que ahora tienen que aprender nuevas cosas.

Luego está Jaguar. Esa venía como respuesta a la apertura energética que estaba viviendo el país en el sexenio pasado, creíamos que iban a haber un mundo de oportunidades y empezamos a estudiar donde sería el mejor segmento para posicionarnos. Jaguar decidió que nos deberíamos posicionar como operadores y desarrolladores de campos maduros en tierra. Son campos o bloques que ya han sido explorados o producidos por Pemex y nosotros realmente le podemos dar un valor agregado.

Publicidad

La tercera es la inmobiliaria. También con el objetivo de generar un impacto positivo en donde estamos, hemos venido adquiriendo tierra en el centro de Monterrey durante algunos años. Ahora tenemos unos predios bastante grandes en el centro, en el distrito Purísima-Alameda, donde la idea es hacer una regeneración urbana. El proyecto será residencial en 75% residencial.

E: ¿Hay buen clima para hacer negocios en México?
DGS: Cuando analizas las perspectivas económicas, tienes que ver cómo está el consumidor y los indicadores de confianza, inversión y empleo. Todos se ven sanos, no están sumamente positivos, pero están bien. Si ves el indicador de negocios, la gente anda más nerviosa por el cambio de gobierno y están deteniendo sus inversiones, pero nosotros no. Nosotros seguimos porque estamos convencidos de que, como siempre hay transiciones, creemos que esto va a dar la vuelta y hay que entrarle duro.

E: ¿Y la nueva administración?
DGS: La otra es la parte de gobierno. Sí, el gobierno está entrando, están aprendiendo algunas cosas, traen intenciones de detonar la industria. Tal vez las formas de cómo hacerlo han sido diferentes a lo que estamos acostumbrados. Creo que en el tiempo la gente va a volver a tener confianza. Como todo, las transiciones nunca no son sencillas, pero tampoco creo que estemos en un momento catastrófico. Más bien creo que es un momento de entender y empezar a posicionarnos y ver cómo trabajar todos juntos para cumplir los planes que traemos.

E: En este entorno, ¿dónde y cuánto está invirtiendo Grupo Topaz?
DGS: Nosotros seguimos invirtiendo, tal vez algunos mercados se puedan alentar por los procesos de transición, pero la visión de largo plazo sigue siendo la misma. Si veo la perspectiva a tres o cinco años, cuando las empresas estén maduras, tal vez en ingresos 40% será educativa, 40% Jaguar y 20% la parte educativa.

Estamos decididos a enfocarnos en madurar las tres inversiones que tememos que son cuantiosas e importantes. El proyecto inmobiliario es un proyecto de inversión de deuda y capital de 400 millones de dólares. En Jaguar hay proyectos entre 200 y 300 millones de dólares en los siguientes años. Y en la parte educativa también estamos invirtiendo mucho para crecer y profesionalizar y estamos hablando de inversiones cuantiosas de más de los 100 o 150 millones de dólares. Por lo pronto, yo creo que traemos las manos llenas.

E: ¿En qué consiste la división educativa?
DGS: La empresa se llama Talisis y tiene varias instituciones educativas con seis marcas. Tenemos alrededor de 200 campus en el país. Operamos también semi presencialmente en siete países de América Latina y presencial en Colombia. ¿Por qué estamos en otros países? Pues tenemos una oferta para operar universidades o desarrollo de talento corporativo, en algunas empresas del país les damos desarrollo del personal, y como algunas de ellas son multinacionales, nos han pedido educación para otros países.

Lee: ¿Por qué Dionisio Garza Medina se fue de Alfa?

Nosotros estamos atacando los dos segmentos donde creemos que hay más deficiencias en la comunidad. El primer segmento es la educación superior y para adultos que trabajan. Los modelos que usamos de entrenamiento y reentrenamiento son muy flexibles, permiten que ese entrenamiento y costo de oportunidad que tengan los estudiantes se reduzca, que puedan trabajar y estudiar al mismo tiempo a precios bastante razonables, inclusive en algunos casos menores a las cuotas y comisiones que cobran las universidades públicas y eso en instituciones certificadas con los más altos estándares.

En paralelo empezamos un proyecto de emprendedurismo social que son daycares centers corporativos, no son estancias, son como guarderías con un programa pedagógico que permite que las niñas y niños se desarrollen de una forma más acelerada de lo que harían en algún otro lugar, también a precios razonables y en colaboración con las empresas.

E: ¿Qué ha cambiado en el sector energético desde que entraron a él?
DGS: Entramos ahí porque venía la ola energética en la industria, el sueño de poder abrir la industria energética y generar mucho empleo y porque por un tema de responsabilidad social vimos que las comunidades que más lo necesitan es donde va a haber más inversión, y dijimos "qué padre que podamos ayudar a detonar comunidades como Poza Rica, Villahermosa, Tamaulipas". Y, casualmente, hoy operamos muy cerca de la comunidad de donde es Andrés Manuel López Obrador.

Tenemos la perspectiva de que en el sector energético el gobierno va a continuar de alguna forma. Si bien a lo mejor ya no se llaman rondas, pueden ser contratos, utilidad compartida, o de otras formas, creo que el gobierno ya se dio cuenta que tiene que trabajar con la industria privada nacional o extranjera para detonar la industria energética porque si no, no hay manera.

Coronavirus_header desktop Home Expansión
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad
Publicidad