Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Altán Redes conectará a 50% de la población de México en octubre

Cuernavaca y Veracruz se suman a la red de cobertura del consorcio que opera la Red Compartida Mayorista, el proyecto federal que busca llevar conectividad a prácticamente todo el país.
red compartida
Va adelantado. Altán Redes cumpliará con su segundo objetivo de cobertura antes del compromiso que firmó en la administración anterior.

La red móvil de Altán Redes, el consorcio que opera la Red Compartida Mayorista, cumplió un año de operación, un lanzamiento que se logró 10 días antes de la fecha comprometida con el gobierno para empezar a ofrecer red de telecomunicaciones móviles al 92.2% de la población en México, meta prevista para el año 2024. El proyecto empezó dando el servicio a 32.2% de la población, superando el primer hito, con compromiso de 30%.

Ahora, Altán Redes sigue sumando ciudades a su servicio y hoy estrena cobertura en Cuernavaca y Veracruz. Además, llegará con una anticipación de cuatro meses a su siguiente hito: la cobertura del 50% de la población, aseguran sus directivos. El compromiso original, con el gobierno de la administración de Enrique Peña Nieto, fue cubrir a la mitad de los habitantes del país en enero de 2020.

Isabel Prieto, directora corporativa, y Fernando Bellido, director de despliegue, aseguran que alcanzarán ese objetivo entre septiembre y octubre de este año. “Nos estamos adelantando, vamos a llegar al segundo hito bastante antes. Vamos a cubrir a 56 millones de habitantes, según el censo 2010 del Inegi. Llegaremos a la cobertura de 56 pueblos mágicos y 11 millones de personas [del área de cobertura] se encuentran en poblaciones de menos de 10,000 habitantes”, afirma Prieto.

Recomendamos: Internet ON, la empresa que ya aprovecha la Red Compartida

El objetivo de la Red Compartida Mayorista –que opera Altán Redes- es ser un proveedor de servicios de telecomunicaciones a empresas que, a su vez, tengan clientes interesados en utilizar telefonía e internet móviles, especialmente en sitios que actualmente no cuentan con ellos o donde solo hay un proveedor. Su singularidad es que el despliegue de esta red se da con tecnología 4.5 G, la de mayor velocidad en este momento, que permite navegar en internet y usar aplicaciones.

Actualmente, Altán Redes ha desplegado el 37% de su red y cubre a 40 millones de habitantes –lo que equivale a dar cobertura a poblaciones como la totalidad de España o Polonia. Tiene 39 contratos con 33 clientes, entre los que se encuentran Dish, GurúComm, empresas de Megacable, Televisa, Telefónica y Grupo Elektra.

Publicidad

Este consorcio, que opera bajo el esquema de asociación público-privada (APP), lleva invertidos 20,000 millones de pesos (mdp). En total, el proyecto tiene un presupuesto de 7,000 millones de dólares (mdd) con un contrato de despliegue y operación por 20 años.

Los desafíos

Los directivos observan tres principales retos en el despliegue de esta red, que busca ser un apoyo a los operadores, actuales y nacientes, para llevar los servicios de telecomunicaciones donde el acceso fijo (por cables) es difícil. Precisamente, las poblaciones pequeñas en áreas rurales representan un rezago en conectividad para 40 millones de personas en México, según las valoraciones de Altán Redes. La falta de homologación de los trámites en cada municipio complica el despliegue efectivo de la red.

“Hay negocio donde no hay conectividad. La gente está ávida de tener conectividad, porque cuando llegas con una solución de movilidad o internet fijo, hay mucha demanda”, apunta Prieto.

Lee: GurúComm, la primera empresa en firmar con la Red Compartida

Antes del lanzamiento de la Red Compartida, especialistas en telecomunicaciones e incluso el senador Javier Lozano desestimaron la efectividad de este modelo de operación por considerarlo riesgoso en la recuperación de inversión.

“Tenemos un modelo bastante innovador con operadores locales. De hecho, de 2016 a la fecha han crecido 156% las solicitudes de permiso para concesiones ante el IFT para operar redes móviles”, sostiene Bellido. Hoy, el modelo de la Red Compartida atrae a países como Sudáfrica y otros de Latinoamérica para replicar el proyecto de conectividad para banda ancha móvil o fija sin cables.

“En algunos estados como Guanajuato, Tamaulipas y Jalisco hemos tenido 30 incidentes de robo de baterías de las radiobases. Trabajamos con la Canieti, Anatel, la SCT, Seguridad Pública y otros operadores para evitar estos daños que perjudican a la industria”, advierte el director de despliegue de la empresa.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad