Publicidad
Publicidad

Nuestras Historias

Estafeta se apoyará en la realidad aumentada para sus operaciones con e-commerce

La firma de mensajería, paquetería y logística utiliza la tecnología para satisfacer las nuevas tendencias de consumo.

Aún suena el botón de ‘comprar ahora’ en la computadora, cuando en San Martín Obispo, en el Estado de México, se alista todo para realizar el envío. A través de sus lentes, uno de los trabajadores del almacén logístico ya sabe la fecha, el paquete a elegir y en dónde debe ser depositado. En apenas un par de años, esta será una realidad en las instalaciones de la empresa mexicana Estafeta.

Para llegar a este futuro, la firma de mensajería y paquetería y logística invertirá 150 millones de pesos en los próximos dos años para integrar tecnología de realidad aumentada para la administración de este almacén, enfocado, en gran parte, en atender a sus clientes dedicados al comercio electrónico. Con ello, el número de piezas manejadas al día podrá pasar de las 70,000 actuales a 160,000, en promedio. Esta nueva capacidad le ayudará a cumplir con ambiciosas metas de compañías como Amazon, que quiere realizar entregas el mismo día de la compra.

El e-commerce se ha convertido en uno de los nichos de mayor dinamismo para la empresa mexicana. La tendencia de compras en línea crece cada año. En 2018, el comercio electrónico aumentó 20.1% con respecto al año anterior y es ya una industria que representa más de 396,000 millones de pesos en el país, según datos de la Asociación de Internet.MX.

La compañía ha adaptado sus operaciones hasta convertirse en aliada de multinacionales, como Amazon o Walmart, explica Ingo Babrikowski, director general de Estafeta. Antes del boom del comercio electrónico, la firma ya contaba con entregas a domicilio para empresas de venta directa, por lo que el reto ahora, más que la entrega en sí misma, ha consistido en cumplir con las fechas e, incluso, horarios de sus clientes, para lo cual se ha apoyado en la tecnología, agrega Jesús García Ibarra, director nacional de Operaciones de la firma logística.

Recomendamos: Firmas mexicanas de paquetería reclaman acceso a EU bajo nuevo pacto comercial

Un factor importante, ya que, para 57% de los usuarios del e-commerce, los envíos gratis son el segundo aspecto más importante en su decisión de compra, sólo por detrás de los métodos seguros de pago. Además, para 26%, los envíos al día siguiente son prioridad, según la Asociación de Internet.MX.

Publicidad

“Antes, las empresas logísticas poníamos las condiciones, pero con internet los usuarios se empoderan y empiezan a decidir quién les va a llevar su paquete, cuándo, dónde y cómo recibirlo. Ésa es la evolución a la que hemos tenido que adaptarnos”, indica García Ibarra.

Al desafío de los tiempos se suma la tendencia de entregas de productos cada vez más grandes. “Mucha gente ya no sólo compra artículos pequeños, sino que adquiere mobiliario y electrodomésticos. Esto requiere adaptarse para mover el big ticket que antes la gente compraba en tiendas”, explica García.

La penetración del e-commerce ha llegado también a la venta de autos: Tesla tiene la comercialización de vehículos totalmente digitalizada, incluyendo su entrega, un rubro en el que México también comienza a dar sus primeros pasos con alianzas como la de Nissan y Mercado Libre, con la cual la compra es digital y la entrega es personal, en una concesionaria. “Tenemos que estar preparados, no sé si entregaremos coches, pero si es necesario, lo tendremos que cubrir”, enfatiza el directivo.

Recomendamos: La batalla de las mensajeras por el control del mercado mexicano

El otro gran reto es el de la comunicación con el cliente final. “Se ha vuelto más complejo. Lo que sorprende es que los usuarios, para saber dónde se encuentra su paquete, usan mucho el teléfono en vez de la tecnología. Contamos con rastreo en línea, mensajes automáticos a los destinatarios. Las llamadas al call center han subido particularmente con el negocio del e-commerce, y esto genera más costos. Si el comercio es electrónico, la comunicación también debería ser digital”, señala.

Un cambio radical para esta empresa que comenzó hace 40 años con sólo dos empleados haciendo entregas en un autobús. Era 1979 y Estafeta apenas nacía como una pequeña compañía con una red de agentes para hacer entregas, que iban desde taxistas hasta funerarias. Hoy, la empresa cuenta con su propia flota de transporte terrestre, además de seis aviones, que participaron en una operación de 36 millones de envíos durante 2018.

La compañía, fundada por el alemán Gerd Peter Grimm, que realizó sus primeros negocios intercambiando restos de los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial, como metal, vidrio y cables de cobre, por cigarrillos, siempre se enfocó en el negocio en México: cuando era colaborador de World Courier Mexico intentó convencer a la firma de crear una nueva empresa para el negocio local; al obtener una negativa, decidió incursionar en la mensajería exprés local y fundar Mexicana de Estafeta, nombre inicial de la empresa, junto a Jack Page, Elke Meyer y Agripín Martín Casillas.

La fortaleza de Estafeta sigue siendo el mercado local. Babrikowski ve a la compañía como la firma con más músculo para hacer entregas dentro del país, con una cobertura que abarca 95% de los códigos postales.

Recomendamos: ¿Quién está detrás de la compra de la mensajera Redpack?

“Vemos un mercado dividido entre tres competidores –entre ellos, nosotros (los otros son la estadounidense FedEx y la alemana DHL)– y abarcamos con ellos 70% del mercado, pero somos el más fuerte aquí porque conocemos el país, podemos tomar decisiones aquí y, por ello, podemos ser más ágiles y hacer trajes a la medida de nuestros clientes más fácilmente”, asegura.

La industria de la mensajería y paquetería en México tuvo ingresos por suministro de bienes y servicios de 26,000 millones de pesos en 2017, según las últimas cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Estafeta registra crecimientos a dos dígitos (de 11% en 2017, y de 14.2% en 2018) e inversiones que suman 2,364 millones de pesos en los últimos cinco años. Con cifras así, a Babrikowski no le ocupan temas como una potencial salida a bolsa, debido a que la estrategia de la compañía consiste en un crecimiento orgánico, sin adquisiciones o fusiones de por medio. “Tenemos una solución de calidad y ahí no hemos visto alguna meta de comprar empresas”. Esta estrategia ha sido clave para que la compañía continúe con capital al 100% y, además, les ha ayudado a nivel estratégico y operativo.

José Refugio Muñoz López, vicepresidente de la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga (Canacar), recuerda que, a partir de la firma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), los movimientos de carga doméstica con origen y destino en México quedaron reservados para empresas nacionales, con cláusula de exclusión a extranjeros. Sin embargo, la excepción fue el sector de paquetería y mensajería, con ciertas limitantes.

Recomendamos: Así funcionará el servicio de pedir en Amazon y recoger el paquete en OXXO

“Se generó un reglamento que acotaba que las empresas con inversión extranjera estaban limitadas para mover paquetes de hasta 31 kilogramos y usar vehículos de 11 toneladas. Esa parte la aprovechó bien Estafeta, porque por tener capital 100% nacional puede apoyarse en sus propios vehículos de carga con características superiores”, explica.

Hacia el gigante asiático

Esta apuesta por el e-commerce ha llevado a Estafeta lejos. La empresa, a través de un joint venture con una empresa asiática –cuyo nombre Babrikowski no quiso revelar–, comenzó operaciones en 2017 en China para atender el canal de ventas digitales.

“Lo que se acostumbraba eran importaciones traídas en barco con un mínimo de un mes de espera, pero ahora ya hay conexiones por avión y tenemos tiempos de menos de una semana”, explica el directivo. Según la firma, las operaciones con el país asiático tuvieron un crecimiento de 40% entre 2017 y 2018 y, para este año, la compañía también espera un crecimiento a doble dígito.

Estafeta ve un gran potencial con empresas como Alibaba, que, con una incipiente incursión en el mercado mexicano, necesitaría soluciones de entrega similares a las de Amazon.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad