Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Los fabricantes de dispositivos médicos cambian la estrategia ante el COVID-19

La rápida y alta demanda modificó no sólo el volumen de producción, también los procesos internos de trabajo y hasta líneas de negocio.
vie 24 abril 2020 01:52 PM
Dispositivos médicos
En algunos casos, las solicitudes de equipo médico superaron hasta en seis veces la demanda anual, por lo que el desafío para el sector es mantener los niveles de suministro.

La industria de manufactura de dispositivos médicos ha enfrentado el desafío de responder de forma rápida a la demanda del material requerido para la protección de personal de servicios médicos y la atención a pacientes.

Publicidad

Empresas de esta industria, integrada por cadenas productivas que trascienden fronteras ante la especialidad y tecnología que requiere la fabricación de cada dispositivo, cambiaron sus estrategias de trabajo para aumentar su capacidad productiva, sin poner en riesgo la salud de su personal, que no puede parar ante la emergencia sanitaria.

Fernando Oliveros, presidente de la Asociación Mexicana de Industrias Innovadoras de Dispositivos Médicos (AMID), explica que ante la emergencia, las empresas no tuvieron oportunidad de planificar, ya que en algunos casos, las solicitudes de equipo médico superaron hasta en seis veces la demanda anual, por lo que el desafío para el sector es mantener los niveles de suministro.

“Tenemos que seguir operando y aumentando nuestras capacidades. Esto es un reto muy grande, porque es algo que nadie podía prever. Hay que mantener las cadenas productivas abiertas y ampliar la capacidad, pero con medidas más complejas”, declara el presidente de la AMID, asolación de la que forman parte empresas como 3M y Grupo Roche.

Para hacer frente al COVID-19 desde el interior de sus organizaciones, las compañías cambiaron las dinámicas de la planilla laboral que trabaja en las fábricas. La estrategia incluye la disposición de transporte privado para llegar a los centros de trabajo, el monitoreo constante de los niveles de temperatura y hasta la implementación de nuevos horarios y distribuciones en las eras operativas para cumplir con las recomendaciones de distancia social recomendadas por las autoridades, comparten líderes del sector.

Los dispositivos médicos que tienen mayor demanda se dividen en tres categorías. La primera considera el Equipos de Protección Personal (EPP) como caretas, cubrebocas, batas quirúrgicas y gel antibacterial. En el segundo están las pruebas reactivas de confirmación y en el tercer grupo se ubican los equipos de apoyo de vida, como oxímetros y ventiladores, de acuerdo con la AMID.

Publicidad

Lee: 4 gráficos que dimensionan el desplome de las aerolíneas en México

La demanda de ventiladores, que son uno de los equipos que los hospitales deben considerar de forma forzosa para complementar los servicios de atención en las salas de cuidados intensivos para pacientes de Covid-19, aumentó de 700 por año a 2,500 en un periodo corto, no especificado por la asociación.

Ramón Mariscal, director en Latinoamércia de Safety & Construction de DuPont, comenta que, además de las nuevas estrategias para incrementar la producción y proteger a sus empleados, cambiaron su modelo de negocio para vender tela con tecnología especial para la elaboración de los overoles desechables de la línea Tyvek, que son uno de sus productos con mayor demanda a nivel mundial.

La empresa estadounidense tiene capacidad para producir en un mes 9 millones de overoles especiales para la protección de virus y bacterias, pero para mantener la disponibilidad de este dispositivo médico, decidió poner a la venta la tela especial con la que se elaboran para que maquilas certificadas puedan elaborarlo y distribuirlo a nivel local.

“Este cambio en el modelo de negocio, que desarrollamos con una tela diferente a la que ya teníamos pero con los mismos estándares de calidad y protección, nos permitió elevar la producción de overoles a 15 millones. Lo que queremos es tener más manos ayudándonos a combatir esta pandemia”, comenta Mariscal.

Solidez de las cadenas de producción

Mantener sólidas las cadenas de valor para la producción de los dispositivos médicos es otro de los desafíos que la emergencia sanitaria trajo a las empresas del sector, ya que se requieren materias primas e insumos tecnológicos que se fabrican en diferentes partes del mundo.

Por ejemplo, para la elaboración de un ventilador, la industria realiza cerca de 17 movimientos en diferentes plantas para acceder a los diversos componentes, por lo que el diálogo con los gobiernos es esencial para mantener las actividades productivas de las empresas.

Lee: La Concamin pide homologar el listado de actividades esenciales con EU y Canadá

Oliveros y Mariscal coinciden en que este diálogo con autoridades federales permite aprovechar los acuerdos comerciales para evitar que el cierre de fronteras afecte las cadenas de producción y logística, y consideran que el gobierno de México trabaja en conjunto con la industria, que se ubica en el centro para la atención a esta emergencia sanitaria.

Sin embargo, han tenido que trabajar de manera más cercana con los gobiernos de los estados con el objetivo de que sus proveedores secundarios y terciarios también sean considerados dentro de las actividades esenciales y no se corte el eslabón en la cadena de producción.

Publicidad

En el caso de 3M, también trabaja de la mano de los gobiernos para para priorizar los suministros para atender las necesidades más críticas de salud pública. La compañía, que tuvo que suspender de forma temporal el envío de mascarillas ante una petición del gobierno de Estados Unidos, dijo que establece soluciones para cumplir con el abastecimiento a sus clientes ante el cierre de algunas fronteras para evitar la dispersión del COVID-19.

“Estamos trabajando para tratar de encontrar soluciones alternativas que cumplan con los requerimientos de los clientes. Estas restricciones en exportaciones profundizan el desequilibrio global de la oferta y la demanda”, señaló la empresa a Expansión a través de un correo electrónico.

Desde enero, la compañía duplicó la producción global de respiradores N95 a 1,100 millones por año y durante los próximos 12 meses elevará los niveles de manufactura para llegar a 2,000 respiradores por año. También maximizó la producción de sanitizantes de manos y soluciones desinfectantes para superficies.

De acuerdo con la compañía, en Latinoamérica la mayoría de los respiradores N95 son destinados a los profesionales la salud que se encuentran en la primera línea de atención contra el brote de COVID-19 y el resto se despliega en otras industrias críticas como energía, alimentos y productos farmacéuticos.

Coronavirus_header desktop Home Expansión
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad