Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

¿Cómo será el transporte de personas y productos con el 5G?

Hacia 2025, un dron llegará a la puerta de tu casa con un paquete comprado en una tienda en línea. ¿O qué tal un auto conducido por un piloto remoto esperando por ti?
vie 17 julio 2020 05:00 AM
autos.jpg
Actualmente, 25 marcas de autos en todo el mundo ya están trabajando con la red 5G. Una de ellas, Ford, anunció que todos los vehículos que salgan de sus fábricas en 2022 se van a comunicar entre sí, según Qualcomm.

Un vehículo llega a la casa de un cliente que ha solicitado un servicio de transportacion a través de una aplicación móvil. Esto no parece nada novedoso, salvo por el hecho de que el auto no tiene conductor, sino que será asistido por un piloto remoto que se encuentra a 15 km de distancia y que, en caso de riesgo, podrá tomar el mando desde su computadora, echando mano de toda la información que envíen las cámaras, sensores y radares del vehículo.

Publicidad

Aunque esta imagen parecería sacada de un película de ciencia ficción, no lo es y, de hecho, podría hacerse realidad en los siguientes cinco años, una vez que la tecnología 5G llegue a los mercados. A diferencia de la 4G, que hace uso de unas frecuencias por debajo de los 6 GHz, la siguiente generación hará uso de unas frecuencias extremadamente elevadas, que podrían ir de un rango de entre 30 GHz a 300 GHz, permitiendo intercambiar una gran capacidad de datos a gran velocidad, una cualidad indispensable para tener información en verdadero tiempo real.

Para la industria automotriz, que en la última década se ha tomado muy en serio el desarrollo de tecnología de conducción autónoma, esta rapidez en la transmisión de datos que ofrecerá la 5G abrirá nuevas posibilidades de movilidad con contacto reducido entre personas, tanto para el transporte como para la entrega de mercancías.

Hasta ahora, uno de los grandes problemas que ha enfrentado la conducción autónoma para finalmente llegar a las calles es la imposibilidad de que los autos sean programados para poder reaccionar a las miles de posibilidades a las que se pueden enfrentar durante un trayecto, sobre todo en aquellas megaciudades con altas concentraciones de personas y de tráfico.

¿Qué debe hacer un auto cuando llegue a una incorporación en una gran avenida, donde se supone que el paso debe darse siguiendo la lógica del '1 y 1', y de pronto ningún coche lo deje pasar? ¿O cuando se le atraviese un peatón inesperadamente u otro vehículo se pase un semáforo en rojo? “El ser humano es capaz de tomar estas decisiones en dos milisegundos, pero la red 4G aún no permite que las computadoras alcancen esta velocidad de reacción”, dice Alejandro Rosas, director de la división Ford Smart Mobility en México.

Pero la tecnología 5G sí lo permite. Comparadas con 4G, cuya velocidad de transmisión de datos es de 1 gigabits por segundo, las redes 5G alcanzan una velocidad media de transmisión de datos de 10 gigabits por segundo. De acuerdo con Michele Gressani, country manager de Ericsson México, las redes 5G tendrán una latencia de transmisión completa de datos de menos de cinco milisegundos. “Esta latencia será más rápida que el procesamiento visual humano, con lo que será posible controlar dispositivos vía remota prácticamente en tiempo real”, detalla.

Publicidad

Alberto Torrijos, socio líder para la industria automotriz en consultoría de Deloitte México, explica que una de las razones por las que aún no se despliegan de manera masiva los vehículos autónomos es precisamente la velocidad en la transmisión de la información del entorno necesaria para que el vehículo tome decisiones. “Un error en la sincronía de la red y la vida de las personas corren riesgo”, dice.

Una alternativa que ha explorado Ford es la incorporación de la figura de un piloto remoto que toma el control del vehículo y maniobrar a partir de la información que le envíe el auto. “Pero necesitamos que la transmisión de datos sea en tiempo real, porque un segundo de diferencia puede ser la diferencia entre chocar y no hacerlo”, dice Rosas.

A partir de 2022, todos los vehículos Ford ya estarán equipados con la tecnología CV2X, que va a correr sobre 5G y que va a permitir conectar a los vehículos con todo el entorno. La ‘V’, explica Rosas, es de vehículo y la 'X' representa todos los otros objetos, también conectados a 5G, con los que podrían tener interacción: vehículo con vehículo, vehículo con infraestructura, vehículo con personas a través de su teléfono móvil.

Entregas veloces

El directivo de Ford asegura que, además de ampliar los posibilidades de movilidad, sobre todo entre segmentos vulnerables de la población, como adultos mayores o personas con discapacidad, la llegada de la red 5G abrirá nuevas posibilidades para el reparto de mercancías. En Reino Unido, un país que está dando sus primeros pasos para la llegada de la 5G, la empresa automotriz está haciendo pruebas con su van Transit y un software de optimización de reparto también desarrollado por el fabricante de vehículos.

Ahora, con 4G, este software permite organizar de la forma más eficiente las rutas para el reparto de mercancía a domicilio, pero las entregas aún las hace una persona y son una a la vez. Pero con 5G será posible hacer entregas simultáneas echando mano de micro vehículos, como drones o bicitaxis eléctricos, que puedan comunicarse con otros elementos, como personas -a través de sus celulares- y otros vehículos, para poder trazar la ruta más eficiente desde el ‘vehículo madre’, Transit en este caso, hasta la puerta del cliente.

Mediante 5G, los autos, independientemente de su fabricante, podrán comunicarse entre ellos verdaderamente en tiempo real para poder ser plenamente autónomos y prescindir del conductor humano.

“Esto permitirá agilizar los tiempos de entrega, sobre todo en aquellas colonias que continuamente tienen cortes a la circulación o en donde es difícil encontrar estacionamiento”, explica Rosas. “La idea es que el vehículo repartidor se pueda estacionar en un punto y desde ahí gestionar los envíos programados en un radio cercano en otros micro vehículos”, añade.

Según el reporte ‘Business Potential’, publicado a finales de 2019 por Ericsson, los ingresos potenciales en todo el mundo derivados de la red de quinta generación para el sector podrían ser de hasta 71% mayores, gracias al potencial de la automatización en la industria, que permitiría a los fabricantes en todo el mundo mejorar sus procesos, optimizar la operación y al final tener mayores rendimientos.

Rosas calcula que las empresas podrían repartir hasta 30% más paquetes utilizando estas tecnologías con la flota actual.

Publicidad

2025

La adopción no es de la noche a la mañana. Aunque la llegada de la red 5G a México ya se está gestando entre algunos operadores y proveedores de red como Cisco, Ericsson y Huawei, que están haciendo pruebas para habilitar redes de quinta generación, hacer esta transición implica el uso de muchas tecnologías, y no solo en los automóviles, sino también en la infraestructura que permita el libre tránsito de los vehículos autónomos, como semáforos conectados, cámaras en cruces que asignen el tráfico y hasta patrullas y ambulancias conectadas para agilizar su traslado en caso de emergencias.

En la región europea, las cinco naciones con mayor potencial para desarrollar redes 5G comerciales y crear un ecosistema digital sostenible de quinta generación son Finlandia, Suiza, Alemania, Dinamarca y Suecia, que han avanzado en la infraestructura, políticas públicas, regulación y panorama de innovación, de acuerdo con el Índice de preparación 5G de Europa, elaborado por la consultora Incites. Alemania, por ejemplo, ya subastó frecuencias relevantes en 2 GHz y 3.6 GHz, y destaca especialmente al ser el mercado con mayor demanda de servicios 5G.

“Se estima que la llegada de la red 5G en México se dará en 2021. A partir de esto podemos hablar de una masificación y del aprovechamiento de la tecnología en la industria automotriz a partir de 2025, aproximadamente”, detalla Ricardo Anaya, gerente de producto de Qualcomm.

El estudio de Incites advierte que casi la mitad de los países europeos aún no logran una cobertura de fibra superior al 25% -en América Latina el porcentaje es aún menor-, por lo que deben esforzarse en ello para desplegar con éxito la red 5G; y a su vez, también avanzar en las licitaciones de espectro y en marcos normativos y de política pública.

Mientras esto sucede, el country manager de Ericsson dice que es un buen momento para que la industria, y todo el ecosistema que implica la red de vehículos autónomos, comiencen a pensar en el futuro. De acuerdo con la última edición del ‘Ericsson Mobility Report’, seis de cada 10 personas encuestadas por la compañía de telecomunicaciones predijeron que en los próximos años las entregas serán a través de autos y drones autónomos, debido a la creciente demanda de interacciones sin contacto. “Se trata de anticiparse a lo que el mercado vaya requiriendo”, dice Gressani.

Actualmente, aseguran desde Qualcomm, 25 marcas de autos en todo el mundo ya están trabajando con esta red. Uno de ellos, Ford, anunció que todos los vehículos que salgan de sus fábricas en 2022 se van a comunicar entre sí a través de la conexión inalámbrica CV2X, que va a permitir poder conectar a los vehículos con todo el entorno, lo cual abrirá un nuevo universo de soluciones de movilidad remota o con contacto reducido.

Coronavirus_header desktop Home Expansión
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad