Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Lufthansa Cargo prevé un 2021 de bajas capacidades y precios altos

La división de carga aérea de Lufthansa ha adaptado aviones comerciales para el transporte de mercancías a falta de vuelos de pasajeros.
mar 02 marzo 2021 05:00 AM
Lufthansa Cargo
Respecto a planes para operar en Santa Lucía, la aerolínea no lo descartó, pero lo vio poco probable por la duplicidad de costos que traería al operar junto al AICM.

La baja demanda de vuelos de pasajeros y la paulatina recuperación de los sectores económicos incidirán en que 2021 sea un año con bajas capacidades para el transporte de carga aérea, que, al no poderse adaptar a la demanda, derivará en altas tarifas, considera Frank Nozinsky, director para México de Lufthansa Cargo.

A nivel mundial, el reto de la carga aérea es atender el 30% de la capacidad que se perdió con la crisis que afecta a las aerolíneas comerciales. Antes de la pandemia el 60% de la carga aérea se transportaba en el interior de los vuelos de pasajeros –en las llamadas ‘panzas’ o bellyholds de los aviones–, pero, a falta de aviones, actualmente sólo un tercio de la carga es transportada en estos vuelos, de acuerdo con la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA, por su sigla en inglés).

La demanda de servicios de carga aérea es tal, que incluso ha sustentado algunos vuelos de Lufthansa en México. Antes de la pandemia, la división de carga aérea de la aerolínea alemana tenía 12 vuelos comerciales hacia el país, mientras que ahora tiene cuatro –uno sustentado por la carga aérea–, y uno más en un avión de pasajeros adaptado para transportar carga que ha sido bautizado como preighter, un juego de palabras entre passenger (pasajeros) y freighter (carga).

Publicidad

“Todos los aviones de pasajeros, llevan carga, pero los aviones de carga no llevan pasaje”, explica Nozinsky sobre la naturaleza de ambas unidades de negocio.

“Ahora hay que hacer económicamente viables vuelos solo con la carga, y la gran diferencia entre pasaje y carga es que el billete de un vuelo comercial es un asiento, de ida y vuelta y es prepagado. La carga es unidireccional en 98% de los casos, tridimensional (un paquete tiene diferente largo, ancho y profundidad)”.

La sobredemanda ha incidido en que los vuelos vayan llenos, y las tarifas se eleven. En 2020, la IATA tiene registro de que los ingresos incrementaron un promedio de 75% en todo el mundo en el segmento de carga aérea, a pesar de una caída de 20.3% en el indicador de tonelada por kilómetro transportada.

En el caso de Lufthansa, esta tendencia implicó que la compañía casi duplicara sus ingresos, una tendencia que el directivo espera que se mantenga para este año.

“Creemos que habrá poco a poco más capacidad. Las aerolíneas empezarán a despegar lentamente, y confiamos que los gobiernos se pondrán de acuerdo y abrirán no con restricciones generales, sino con más testing”.

Respecto a planes para operar en el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles, en la base aérea militar de Santa Lucía, Nozinsky no lo descartó, pero dejó muy claro que su intención es permanecer junto a su filial de vuelos de pasajeros.

“Da igual donde estemos, tenemos que estar juntos. Operar en dos aeropuertos significa tener dos almacenes para la misma carga, más personal, poner camiones en la calle para transportarla. Es una duplicación de costos”, concluyó.

Publicidad
Publicidad
Publicidad