Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La pandemia causa un ‘upgrade’ en el turismo de lujo en Los Cabos

El gasto promedio de los turistas en el destino se incrementó en 25% en 2020, mientras los segmentos de mayor poder adquisitivo aumentaron su relevancia.
mar 09 marzo 2021 02:12 PM
Los Cabos
El segmento de turistas con ingresos superiores a los 200,000 dólares anuales pasó de concentrar 15% de los turistas a un total de 18.5%, mientras que el de ingresos de más de medio millón de dólares aumentó su cuota en más de tres veces.

El turismo en México tiene en la pandemia su peor pesadilla, pero algunos nichos han encontrado espacios para crecer. Es el caso del segmento de lujo en Los Cabos, donde el número de turistas aún permanece muy por debajo de los niveles previos al COVID-19, pero se ve compensado porque los viajeros que recibe cada vez se quedan más tiempo y gastan más.

Este impulso parte de la implementación de una reapertura en fases bajo un modelo público-privado, cuenta Rodrigo Esponda, director general del Fideicomiso de Turismo de Los Cabos (FITURCA), uno de los pocos esquemas de promoción turística privada que se ha mantenido tras la desaparición del Consejo de Promoción Turística de México.

“Se pudo tener una recuperación mas rápida sin descontar la tarifa promedio, que tiene un beneficio directo hacia la comunidad, porque si tú reduces el fee de los viajeros que vienen, obviamente se refleja en la comunidad, en lo que puede percibir en servicios, propinas y otros gastos”, explica.

Publicidad

La estrategia del fideicomiso permitió que 70% de los turistas recibidos entre junio y diciembre fueran ‘viajeros repetitivos’, es decir, que ya habían visitado anteriormente el destino.

A ello se sumaron tendencias de actividades turísticas que priorizaban la realización de experiencias individuales en interiores, y que sumadas al esquema de trabajo remoto, impulsaron la estancia promedio: pasó de seis a siete días, y el gasto promedio se incrementó en 25%.

En el caso de los segmentos de mayor poder adquisitivo, hubo un aumento de su participación en el total de turistas. Por una parte, el segmento de ingresos superiores a los 200,000 dólares anuales —poco más de 10 millones de hogares en Estados Unidos, afirma Esponda—, pasó de concentrar 15% de los turistas a un total de 18.5%, mientras que el de ingresos de más de medio millón de dólares aumentó su cuota en más de tres veces, subiendo de 1.5% a 5%.

Con ello, incluso el segmento de turistas que llegó en aviones privados creció 20%, acumulando 60,000 viajeros, que fueron atraídos por una estrategia orientada en el terreno digital.

“La promoción turística cambió, dio un giro de 180 grados. Todo está siendo digital. Estamos haciendo campañas programáticas, en donde puedes ver el perfil del viajero que responde a tus campañas de mercadotecnia de manera directa y proactiva”.

Aunque las últimas restricciones de Estados Unidos —que pide pruebas de COVID-19 negativas para permitir el ingreso a su país— y la cancelación de vuelos con Canadá han puesto presión a la llegada de turistas, a mediano plazo la expectativa es positiva, dado el avance de las campañas de vacunación en estos mercados.

“Hay una primera ola de viajeros que viene ya con vacunas, sobre todo en el segmento de más de 65 años. (…) Hay una demanda comprimida a la que necesitamos comunicar apropiadamente, porque hay gente vacunada que quiere venir y seguir sintiéndose segura”, señala Esponda.

Publicidad
Publicidad
Publicidad