Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Empaques y agricultura sustentable, el camino a seguir por Kellogg's hacia 2030

La sustentabilidad forma parte del ADN de la compañía, desde su fundación, por ello emprenden acciones que implican mejores prácticas con el entorno y que también promueven una alimentación nutritiva.
vie 04 junio 2021 11:47 AM
(Obligatorio)
Víctor Marroquín, presidente y director general de Kellogg’s México, reconoció que seguirán firmes en sus compromisos a corto, mediano y largo plazo en beneficio del ambiente y de la sociedad.

Como una empresa líder en el sector de alimentos, Kellogg’s México asume su responsabilidad social para contribuir a garantizar la seguridad alimentaria en el país, considerándola el núcleo de su compromiso con las personas.

Sin embargo, de acuerdo con Víctor Marroquín, presidente y director general de la compañía, la seguridad alimentaria también está entrelazada con otros desafíos importantes, como el impacto del clima, el dilema del desperdicio de alimentos y el agotamiento de los recursos naturales.

Por esta razón, han puesto en marcha diversas iniciativas y programas de los que habla, a detalle, en entrevista.

Publicidad

Expansión: ¿Qué acciones puntuales está llevando a cabo Kellogg’s para aportar a la lucha contra el cambio climático?

Víctor Marroquín (VM): Sabemos que el cambio climático ya está presente y que lo único que podemos hacer es trabajar arduamente como sociedad para revertir sus consecuencias.

Hoy, como empresas y personas, es sumamente relevante hacer conciencia de nuestros actos para erradicar todos aquellos que dañan el medio ambiente y crear mejores prácticas para ser cada vez más sustentables y éticos con el entorno.

Cabe recordar que nuestras primeras cajas de cereal fueron hechas con materiales reciclados, en 1906, y hoy seguimos con nuestro deber para garantizar que el 100% de todos los envases a base de madera sea reciclado o certificado.

Para 2025, tenemos el firme compromiso de evolucionar hacia empaques 100% reutilizables, reciclables o compostables y, hasta el momento, en América Latina llevamos un avance del 85% en esta meta.

E: En materia de uso más eficiente de recursos, ¿qué políticas sigue la compañía?

VM: Desde siempre, hemos abordado los problemas de sostenibilidad a través de distintas soluciones, que incluyen mejorar la salud del suelo de cultivo, proteger la biodiversidad, detener la deforestación y mitigar los gases de efecto invernadero.

En este sentido, trabajamos de la mano con el Centro Internacional para el Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT). A través del proyecto de Apoyo al Abastecimiento Responsable en México, estamos contribuyendo a que los agricultores produzcan maíz amarillo sustentable en Sinaloa, Guanajuato y Querétaro, para migrar a una agricultura de conservación que permita un uso más eficiente de los recursos naturales.

De igual manera, colaboramos con el CIMMYT en la conservación del entorno, haciendo que se aumente el agua del suelo disponible, se aminore el estrés por el calor y la sequía y se incremente la salud del suelo a largo plazo.

Así, hemos logrado el mejor aprovechamiento del agua, pues los productores participantes han incrementado un 10% la eficiencia en el consumo de este recurso para, por ejemplo, la producción de una tonelada de maíz.

También hemos disminuido en un 23% la emisión de dióxido de carbono a la atmósfera como consecuencia del empleo de menos combustible para la producción, en comparación con prácticas convencionales.

Publicidad

E: Toca un punto importante, la reducción de emisiones contaminantes. Como parte de su estrategia de sustentabilidad, ¿de qué manera está cumpliendo Kellogg’s con estas metas?

VM: Estamos asumiendo este y otros compromisos de manera integral, pues migrar a un modelo de agricultura más sustentable trae beneficios en cadena. Tenemos como meta reducir hasta en un 45% las emisiones de gases de efecto invernadero para 2030, en términos de lo que generan al producir y quien vende la proporción de energía y combustible.

La implementación de sistemas como la Agricultura de Conservación ha llevado a los productores a obtener ahorros significativos, además de que ha favorecido la estructura y calidad de sus suelos, así como la calidad del aire, pues evitan liberar considerables cantidades de CO2 a la atmósfera.

E: Al ser una empresa de alimentos, ¿de qué manera impulsan tanto el comercio justo, como prácticas más responsables en el campo mexicano?

VM: Como comenté anteriormente, en conjunto con el CIMMYT, trabajamos en el proyecto Apoyo al Abastecimiento Responsable en México y hemos aumentado el 36% de rentabilidad (en promedio) para 225 productores de maíz amarillo en Sinaloa, Guanajuato y Querétaro.

El proyecto involucra prácticas de agricultura sustentable en una superficie de más de 6,000 hectáreas, lo equivalente a 10 veces la superficie del Bosque de Chapultepec en la CDMX. Producir sustentablemente beneficia no solo a los agricultores, sino también a toda la cadena de valor, ya que se promueven relaciones comerciales más sólidas y directas con ellos.

En Sinaloa, principal región de abasto para Kellogg, se realizó un óptimo manejo de agroquímicos en el 100 % de las parcelas; esto significa que se han usado productos idóneos tanto en el tratamiento de semillas, como en el manejo de plagas y malezas, además de incorporar técnicas como el manejo agroecológico de plagas.

Desde la siembra, los productores vinculados a esta iniciativa reciben acompañamiento agronómico y comercial que les permite tener mayor certidumbre en la proyección de sus ingresos al cierre de las cosechas.

Para tener estrategias que permitan enfrentar la volatilidad del mercado y la producción es fundamental contar con sistemas agroalimentarios más resilientes.

Publicidad

E: Y con estas prácticas, ¿cómo colabora la compañía para resolver la inseguridad alimentaria?

VM: Desde 2017, trabajamos de la mano con el CIMMYT en diversos programas. Uno de ellos es “Maíz para México”, con el que buscamos incrementar la producción de manera sustentable para poder consumir más producto local.

La expectativa es crecer la proveeduría de maíz amarillo local para Kellogg en México, cultivado mediante técnicas de agricultura de conservación.

Se busca que, en este año, un total de 300 pequeños y medianos productores generen más de 100,000 toneladas de este grano con técnicas sustentables, que será utilizado en el cereal Corn Flakes y en otros cereales a base de grano entero de maíz.

Nos sentimos muy orgullosos de contar con aliados tan importantes, como el CIMMYT, colaboran con nosotros para lograr no solo nuestros objetivos de sustentabilidad, sino para aportar al beneficio de todos quienes participan en nuestra cadena de valor.

E: Ya mencionaba el plan para que sus empaques tengan un menor impacto ambiental, ¿cómo cumplirán con ese propósito?

VM: Continuamente estamos evaluando materiales de empaque de vanguardia para nuestros productos, consiguiendo que protejan nuestros alimentos y tengan una huella ambiental menor.

Para alcanzar nuestros objetivos sustentables 2025, consideramos tres enfoques: excluir ciertos artículos y materiales de nuestros empaques, reducir el uso de algunos elementos en nuestra cadena de suministro para disminuir los materiales no reciclables y rediseñar los empaques para que sean reciclables o compostables.

Es importante destacar que, según el reporte "La Nueva Economía de Plásticos para 2020" de la Fundación Ellen MacArthur, tenemos una de las huellas de empaques de plástico más pequeñas entre las empresas de alimentos pares a nivel mundial.

Sin embargo, sabemos que estos esfuerzos no se pueden llevar a cabo en solitario, por lo que reconocemos que es necesario sumar fuerzas con otras organizaciones que forman parte de nuestra cadena de valor.

Nuestra meta de empaques sostenibles también es parte del compromiso global de Kellogg, para 2030, con el fin de crear Mejores Días para 3,000 millones de personas en todo el mundo, abordando las situaciones interrelacionadas con el bienestar, seguridad alimentaria y resiliencia climática.

Con ello, apoyamos el Objetivo de Desarrollo Sostenible 12 de las Naciones Unidas para garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles.

Queremos usar nuestras marcas principales como embajadoras de un estilo de vida positivo y eco-amigable. Es así como, a lo largo de nuestra historia, el compromiso con el medio ambiente siempre ha estado presente.

Publicidad
Publicidad