Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El sector de cuidado personal se adapta a la prohibición de pruebas en animales

El Senado prohibió las pruebas en animales. Si bien se espera que esto genere un impacto en las empresas, la mayoría cuenta con tecnologías alternativas que ya usa en otros mercados.
lun 20 septiembre 2021 05:00 AM
Las marcas de cosméticos en México ya no pueden realizar pruebas en animales. (iStock)
Las marcas de cosméticos en México ya no pueden realizar pruebas en animales. (iStock)

México está por convertirse en el primer país en América Latina en prohibir las pruebas en animales. Esto inevitablemente empujará a las empresas del sector a aprovechar los avances tecnológicos, como piel artificial cultivada en laboratorio, para realizar los testeos de ingredientes y productos que llegan al mercado.

Desde hace algunos años, la industria enfrenta a un creciente número de consumidores que consideran que la crueldad hacia los animales no es ética y están creando conciencia contra este acto, tendencia que impulsa el desarrollo de productos no testeados en animales, vegetarianos (sin subproductos de la matanza de animales) y veganos (sin ingredientes de origen animal) se ha disparado en los últimos años.

Los cambios abren la puerta al desarrollo del mercado de cosméticos y productos de cuidado que atienden a estos consumidores, que alcanzará un valor mundial de 20,800 millones de dólares para 2025, de acuerdo con proyecciones de Grand View Research, alentado por la creciente demanda entre los consumidores más jóvenes.

Publicidad

“El cambio en la preferencia de los consumidores durante la pandemia llevó a buscar opciones de cosméticos más saludables, lo que provocó un aumento en las ventas de productos orgánicos y veganos”, detalla el análisis.

Algunas de las empresas de cuidado personal y cosmética que comercializan productos en México comenzaron a transformarse desde la prohibición de los testeos en animales en Europa, en 2013. Sin embargo, hay algunos mercados, como China, en los que estas pruebas son un requisito para permitir su comercialización.

Laura Bonilla, directora de asuntos corporativos de Unilever Norte de Latinoamérica, descarta que los cambios a la ley tengan un impacto en las operaciones de la compañía en México, ya que desde hace cuatro décadas realizan pruebas alternativas aprobadas internacionalmente para evaluar la seguridad de sus productos, en tanto responden a los nuevos consumidores.

“Son cambios que las personas piden y que nos permiten reforzar la confianza de nuestros consumidores, al mostrarles el compromiso que tenemos con la sustentabilidad con productos que son buenos para las personas y para el planeta”, declara.

Procter & Gamble, que aparece en diversas listas de empresas que realizan pruebas en animales de organizaciones como Animanaturalis, en una postura enviada a Expansión refirió que en las últimas cuatro décadas ha invertido más de 460 millones de dólares en la iniciativa ‘Principio de las 3Rs’ para reducir, refinar y reemplazar las pruebas con animales.

"Hemos logrando que en la actualidad se utilicen más de 50 métodos alternativos sin pruebas en animales en todo el mundo, de los cuales más de la mitad fueron desarrollados o inventados por científicos de la compañía”, dijo la compañía en un correo electrónico.

 

La importancia de la tecnológica

Suiza decide el domingo si prohíbe los experimentos médicos con animales y humanos

En otros mercados, las empresas de cosméticos y cuidado personal han echado mano de la tecnología para garantizar que labiales, cremas y champús sean seguros para su uso en humanos, sin que sea necesario utilizar animales vivos en estos procesos. Algunas, por ejemplo, ya producen sus propias muestras de piel sintética cultivadas en laboratorio para testear sus productos.

Unilever ha desarrollado modelos informáticos y experimentos basados en estos cultivos celulares. Esto le ha permitido desarrollar 28 marcas que están certificadas por PETA como libres de testeo en animales, como Dove, TRESemmé y Sedal.

“Tenemos cinco años trabajando con la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos para desarrollar enfoques de evaluación de la seguridad de substancias que se encuentran en algunos productos de consumo, sin utilizar datos de animales”, dice la directiva de Unilever.

Natura es otro ejemplo. Desde 2006 no realiza pruebas en animales para producir sus productos y desde entonces ha desarrollado más de 67 metodologías alternativas para los testeos. Una de ellas consiste en imprimir tejidos tridimensionales para producir modelos de piel para las pruebas, lo que permite mayor grado de automatización.

Hans Werner, director general de la empresa en México, cuenta que además de estos procesos de impresión 3D, hay un sistema que permite identificar si alguno de los ingredientes que utilizarán va a tener, o no, algún tipo de reacción. La prueba final de sus pruebas se realiza en personas.

“El haber empezado de forma consciente muchos años atrás nos permite estar mejor preparados. Incluir tecnología dentro de los procesos es parte de nuestro trabajo diario. Y cuando el tema viene por conciencia, aparece el presupuesto, aunque en un inicio puede salir más caro”, declara.

 
Newsletter
Únete a nuestra comunidad. Te mandaremos una selección de nuestras historias.

Ve a tu email y consulta tu suscripción

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad
Publicidad