Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Esta empresa francesa quiere ser la nueva cara de Ecobici en la Ciudad de México

La propuesta de la firma Smoove prevé sustituir el actual sistema y expandirlo hasta 10,000 bicicletas, de las cuales un porcentaje se fabricaría en Guanajuato.
mar 09 noviembre 2021 11:41 AM
Ecobici Smoove
En una primera etapa, el gobierno de la Ciudad de México sustituirá las 6,500 bicicletas actuales, mientras en una segunda fase se expandirá la flota a 10,000 unidades, de las que un 25% serían eléctricas con pedaleo asistido.

La firma francesa de servicios de bicicletas compartidas Smoove busca ganar el contrato del Gobierno de la Ciudad de México para agregar 10,000 nuevas bicicletas al sistema de Ecobici. El plan contempla que un porcentaje sea producido en el estado de Guanajuato, de la mano de una empresa mexicana.

La compañía, que comenzó como una startup en 2008 durante el nacimiento de los sistemas de bicicletas compartidas, suma 50,000 bicicletas en circulación en 23 ciudades, entre ellas Moscú, Bangkok, Helsinki, Vancouver y Lima, y en años pasados se alió con la firma tecnológica Zoov para complementar la parte de conectividad de las estaciones. Aunque en su origen sólo diseñaba y ofrecía bicicletas mecánicas, ha tenido una importante incursión en las unidades eléctricas, que busca extender hacia la capital mexicana.

Publicidad

“Nuestro modelo de negocio es responder a licitaciones públicas en términos de conectividad, somos un proveedor de bicicletas para las ciudades”, explica a Expansión Caroline Van Renterghem, directora de marketing y comunicación de Smoove. “La Ciudad de México está altamente densificada y con polución. Es una muy buena señal querer renovar el servicio de bicicleta compartida, pues inversiones como ésta hacen a las ciudades más ciclables”.

De acuerdo con datos del gobierno capitalino, el sistema Ecobici cuenta con 6,500 bicicletas, de las que 340 tienen pedaleo asistido. El proyecto de la ciudad es renovar y expandir el servicio actual de Ecobici, lo que implica una transición entre el sistema que actualmente se encuentra operando –por la empresa Clear Channel, desde 2010– y uno nuevo.

Esta transición se llevará a cabo en dos etapas: una de sustitución de las 6,500 bicicletas actuales, y una de expansión, que buscará aumentar la flota actual a 10,000 unidades, de las que un 25% serían eléctricas con pedaleo asistido. Además, se pasará de un sistema de 480 cicloestaciones a 750.

En París, Smoove formó parte del consorcio Smovengo para renovar el servicio Vélib –el homólogo de Ecobici en la capital francesa– con 20,000 nuevas unidades en 2017, de las que un 60% fueron fabricadas en Francia. En el caso de México, la empresa prevé una estrategia similar.

“Smoove hará el diseño y un fabricante mexicano las producirá”, dice Van Renterghem. La compañía prevé aliarse para ello con una empresa en Guanajuato, cuyo nombre omite compartir. “Encontrar un socio en el sitio ayuda a evitar futuros retrasos y cumplir con la entrega en forma”.

Aunque la directiva no confirma qué proporción de las 10,000 bicicletas se fabricaría en México, asegura que sería “la mayor parte” del pedido. Con ello, la firma apostaría, en el mediano plazo, a establecer en México su centro de producción y distribución para otros mercados en América Latina.

En París, Smoove formó parte del consorcio Smovengo para renovar el servicio Vélib –el homólogo de Ecobici en la capital francesa– por 20,000 nuevas unidades en 2017, de las que un 60% fue fabricado en Francia.

Respecto al modelo que circulará por las calles de la Ciudad de México, la propuesta de Smoove es FLEX, una bicicleta que ofrece herramientas de conectividad para que las ciudades puedan monitorear el uso de las unidades y ser más eficientes en su distribución.

Hasta 2018, el gobierno de la ciudad estimaba que Ecobici concentraba un 11% de los viajes ciclistas. Para 2024, la meta es concentrar un 3% del total de viajes, incluyendo transporte público y vehículos particulares, de ahí que la estrategia sea la expansión del sistema, además de la construcción de 600 kilómetros de infraestructura ciclista y 16 nuevos biciestacionamientos.

Al respecto, Van Renterghem afirma que la falta seguridad, aunada a la carencia de vías ciclistas y la disponibilidad de estacionamientos, son los tres principales factores que ahuyentan a la gente del uso de bicicletas. “Lo que las ciudades necesitan entender es que el hecho de que tengas pocos ciclistas no significa que no vale la pena invertir en infraestructura; necesitas hacerlo, y esto creará ciclistas”.

Publicidad

Tags

Publicidad
Publicidad