Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Nitrógeno o aire? ¿Cuál conviene más para inflar llantas?

El nitrógeno presenta ventajas funcionales frente al aire común, en términos de inflado y mantenimiento de los neumáticos en óptimas condiciones.
mié 24 noviembre 2021 03:49 PM
Lona 1 Eagle Fi Asym 1200x1200_3-2 (1).jpg
El nitrógeno, el gas recomendado por Goodyear para inflar llantas.

Goodyear destaca las ventajas que da el inflar las llantas no con aire común, sino con nitrógeno.

De esta manera, los clientes podrán sacar el máximo provecho a los neumáticos Goodyear llenándolos con este gas de símbolo “N” en la tabla periódica de los elementos.

En síntesis, el nitrógeno en las llantas disminuye las variables de presión, aumenta el rendimiento de los neumáticos, reduce la oxidación de los rines y, en caso de ponchadura, se desinfla más lentamente que el aire.

Cada vez más centros de servicio certificados por las marcas de la industria ofrecen esta alternativa de inflado para sus clientes, bajo la premisa de optimizar la durabilidad y desempeño de las llantas durante el manejo cotidiano. Ya sea a nivel particular o de flotilla.

Publicidad

Los beneficios del nitrógeno

Estos son los principales argumentos por los que Goodyear, una de las compañías fabricantes de llantas más grandes del mundo, con aproximadamente 62,000 empleados y 46 instalaciones ubicadas en 21 países alrededor del mundo, sugiere optar por el llenado de neumáticos con nitrógeno.

Mantiene por más tiempo la presión correcta de las llantas

Para un desempeño óptimo, siempre es importante que las llantas se mantengan en la presión que sugiere el fabricante del auto, los cual se logra más fácilmente con nitrógeno, gas inerte, incoloro, e inoloro.

Esto permite un desgaste uniforme, mejor adherencia al pavimento, mayor desempeño de las cualidades de la llanta, incremento en la seguridad y máximo ahorro de combustible.

Mayor estabilidad de la presión vs temperatura ambiente

La presión del inflado de llantas con nitrógeno se mantiene más estable sin importar el terreno o el clima por el que se maneja, ya sea autopista, terracería, de noche de día, con frío o calor.

Además, ante una ponchadura, la llanta se desinfla con mayor lentitud que con un inflado de aire.

Ahorro de combustible

Cuatro llantas infladas correctamente, como lo recomienda cada fabricante del vehículo, se traducen siempre en ahorro de combustible. Las llantas infladas con nitrógeno hacen justamente esa labor, de mantener la presión en su estado ideal por más tiempo.

Alarga la vida útil de la llanta

Al mantener una presión ideal por más tiempo y neutralizar la temperatura interna de la llanta sin importar terreno o clima, el nitrógeno contribuye a alargar la vida útil de la llanta ya que ésta se desgasta menos y de manera uniforme.

Protege los aros contra la oxidación

El inflado con nitrógeno mantiene los aros de la llanta y las superficies de los rines en óptimas condiciones, ya que sus propiedades reducen considerablemente su oxidación.

Ahora que ya conoces estos beneficios, tú decides qué prefieres: ¿aire o nitrógeno?

Publicidad
Publicidad
Publicidad