Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Los problemas logísticos abren una oportunidad a la industria del vestido

La ruptura de las cadenas de suministro por la pandemia generan nuevas posibilidades para un sector que, sin embargo, enfrenta un problema: muchas de sus empresas no tienen el tamaño para exportar.
jue 09 diciembre 2021 05:00 AM
La industria mexicana del vestido busca capitalizar una oportunidad ante la ruptura de la cadena de suministro en Asia. (iStock)
La Canaive ya ha tenido acercamiento con minoristas y algunas marcas para explorar algunos negocios.

Las rupturas en la cadenas logísticas internacionales, que han puesto en jaque a diversas empresas y sectores en el mundo, traen una oportunidad para el desarrollo de la industria del vestido en el país.

Además de los aumentos de los costos de los contenedores y el problema con el traslado de mercancías, derivados de la pandemia, hay otras afectaciones en las cadenas de suministro. Durante los últimos meses, algunas empresas en China y otros países de Asia perdieron su capacidad productiva o mudaron de industria para subsistir, lo que ha causado el desabasto de artículos de algunas marcas.

Y esta situación es una oportunidad para que México capte inversiones de empresas internacionales que mudarán su producción de ropa para evitar la falta de inventarios.

Publicidad

En octubre, el Puerto de Liverpool, dueña de las tiendas Liverpool y Suburbia, adelantó que para el fin de año tendría en sus tiendas menos productos de marcas como Nike o Adidas, debido a que las firmas de ropa deportiva han enfrentado problemas por los cierres en China y Vietnam, lo que afectará el inventario entre 30 y 40%.

Emilio Penhos Mougrabi, presidente de la Cámara Nacional de la Industria del Vestido (Canaive), comenta que algunas empresas, sobre todo de Estados Unidos, ven en México una opción para hacer sustituciones y montar las producciones que se hacían en Asia.

"Son muchas marcas internacionales y algunos cuantos retailers que nos han buscado. No puedo decir nombres, porque tienen un grado de confidencialidad con la Cámara, pero al menos un día sí y un día no estamos recibiendo solicitudes de ayuda para hacer contacto de negocios, para poderles ofrecer una alternativa en su cadena de suministro", afirma.

Mario Flores, presidente de Intermoda, una exposición de negocios de la industria nacional, considera que lograr captar la producción que se hacía en países como China representa una oportunidad para que la industria del vestido se recupere de la crisis por el COVID-19, que llevó a las personas a adquirir menos moda debido al confinamiento, pero proyecta algunos desafíos.

"El mercado de Estados Unidos siempre ha sido un mercado muy interesante para los fabricantes nacionales y ahora se está abriendo una oportunidad muy grande, pero tenemos que estar conscientes de la problemática del sector: las empresas son, en su mayoría, micros y pequeñas a las que se les dificulta salir a los diferentes mercados. Esto no quiere decir que no se puede hacer, definitivamente sí, pero tenemos que partir de que la industria no recibe apoyo", puntualiza.

 

Flores detalla que las ventas de ropa mexicana en el mercado interno están ya al 80% de los niveles de 2019, con una recuperación paulatina que considera toda la cadena de valor. Mientras que las exportaciones de septiembre están 10% arriba frente al mismo mes de 2019.

Impulsar al sector

En México, hay algunos estados que cuentan con la capacidad instalada para hacer frente a esta oportunidad. Los expertos coinciden en que Tijuana, Mérida y Puebla son algunas ciudades que podrían capitalizar el cambio en la situación internacional.

"Si se hiciera un proyecto a nivel nacional para apoyar a la industria del vestido y la moda en México, resurgiría con muchas posibilidades de generar negocios y generar empleos", dice Flores.

Penhos Mougrabi comenta que las maquiladoras ubicadas en la franja fronteriza con Estados Unidos cuentan con personal capacitado en áreas como la costura y operación de maquinaria, además de expertos en producción.

Sin embargo, para los especialistas será tarea de los gobiernos locales establecer las bases para el desarrollo de la industria del vestido, para dar respuesta al aumento en la demanda, propiciando oportunidades y apoyos a las empresas del sector.

"El industrial sabe cómo hacerlo, pero está a la espera de apoyos económicos, gubernamentales, facilidades para la contratación y servicios. Si alguien se pone las pilas, definitivamente va a poder tener la capacidad de emplear a un número muy importante de personas", dice el presidente de Canaive.

 
Publicidad
Publicidad