Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El combustible aéreo se disparó en 2021 y este año hay riesgo de que empeore

En México, la turbosina se encareció en un promedio de 40% mensual. Ante las nuevas variantes de Covid-19 y presiones geopolíticas, el panorama no es alentador.
mié 26 enero 2022 03:52 PM
combustible aéreo
La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) estima que al cierre de este año se podrían registrar precios de hasta 100 dólares por barril, desde los 80 dólares alcanzados a finales de 2021.

Las líneas aéreas tuvieron un 2021 de alta demanda e, incluso, de crecimiento en el caso de México, pero también afrontaron algunos de los mayores costos operativos de los últimos años, concretamente en el rubro de la turbosina.

En el transcurso del año pasado, el costo de la turbosina para las empresas creció a un ritmo promedio mensual de 40.2% en comparación con 2020, cuando los precios tuvieron una caída media mensual de casi 30%, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Publicidad

Esta tendencia corresponde, en el caso de 2020, a una caída generalizada en los precios de los combustibles a nivel mundial ante el cese de las actividades económicas, que tomaron impulso nuevamente el año pasado, causando una fuerte demanda, de acuerdo con expertos.

Al respecto, Jonathan Félix, analista de Verum Calificadora de Valores, explica que las líneas aéreas se cubren de la volatilidad de los precios a través de instrumentos financieros, como los derivados, con los que fijan parte de un costo en determinado tiempo.

“Esta cobertura, o hedge, no cubre al 100%, sino sólo una proporción”, explica el especialista. “Entonces cuando hay volatilidad hacia el alza, y si sube 20%, ellos absorben el 10% porque la otra mitad la tenían cubierta. Si hay volatilidades en el precio, no resienten ese impacto de manera directa”.

Sin embargo, Félix considera que, ante el riesgo que las instituciones financieras asumirán ante un entorno de alza en los precios del combustible, el costo de las coberturas podría aumentar para las aerolíneas.

Esto coincide con expectativas de la propia industria. La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA, por sus siglas en inglés) informó que, en enero, el precio del combustible registró su nivel más alto desde finales de 2018. Y de acuerdo con su índice de precios del combustible, en los últimos 12 meses ha tenido un alza de 74% a nivel mundial.

La IATA explica que estos costos se han derivado del impacto que ha tenido la variante ómicron del Covid-19 en la demanda de viajes. Por ello, estima que, de los niveles cercanos a 80 dólares por barril que se vieron al cierre de 2021, este año el combustible aéreo alcance precios de hasta 100 dólares por barril.

“Los elevados precios del combustible agregan presión a los costos operativos de las aerolíneas, en un momento donde los ingresos están siendo impactados por la cancelación de vuelos relacionado con ómicron”, dijo en un reporte. “Esto podría retrasar la recuperación financiera de las aerolíneas”.

Para mitigar la potencial alza en los costos operativos por combustible y aprovechar las tendencias de la demanda, Fernando Gómez Suárez, analista del sector aéreo, ve probable una mayor inclusión y sustitución de aviones dentro de las aerolíneas mexicanas.

“Lo que pueden hacer con su flota interna es readecuarla. Lo conveniente sería reconfigurar su flota con nuevas adquisiciones y cambios (…) La mayor parte de las aeronaves están bajo arrendamiento financiero, lo que les permite cambiar unidades cada cierto tiempo, con lo cual pueden irse adecuando a las expectativas de crecimiento del mercado”, refiere.

Para el consumidor, estas podrían no ser buenas noticias. Si bien el precio del combustible es trasladado en diferentes medidas al consumidor –dependiendo de la ruta y los aeropuertos desde donde se vuele–, los especialistas ven que, de continuar el alza de los energéticos, podría comenzar a traducirse en vuelos más caros.

“Las aerolíneas pueden ajustar ese precio. No tenemos un porcentaje o valor de lo que pueda ocurrir, pero tampoco creemos que se traslade totalmente”, dice Félix. “Si es un aumento que se ve permanente, los precios tienen que ajustarse porque es el principal rubro en la estructura de costos de las líneas aéreas, y si se empiezan a ajustar mucho, sí deberían ir al alza”.

Publicidad
Publicidad
Publicidad