Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La industria del mueble nacional hace frente a la competencia de IKEA

La cadena sueca se ha acercado con los productores del sector para sumarlos a su cadena de suministro en México y Estados Unidos.
mié 02 febrero 2022 02:29 PM
(Manos de artesano, tallando un mueble de madera)
Los muebleros mexicanos ven una oportunidad ante la llegada de IKEA.

La llegada de IKEA a México en 2020 ha significado un desafío para la industria mueblera nacional, más que un competidor. Las empresas mexicanas han encontrado un nuevo formato para producir y poder responder a la demanda de muebles como los que la cadena sueca comercializa en sus diferentes mercados.

Teresa Calderón, quien preside la Asociación de Fabricantes de Muebles de Jalisco (Afamjal), explica que, en un inicio, los jugadores del sector pensaban cómo iban a enfrentar una competencia tan grande, sin embargo esto ahora es una oportunidad.

“No estábamos acostumbrados a fabricar nuestros productos de cierta forma, pero los mexicanos tenemos mucha facilidad para adaptarnos. IKEA nos está dando un reto, todos los productores de muebles estamos encontrando un formato diferente de producción y creo que vamos a tener capacidad de protegernos. No va a ser al 100%, esto debe ser poco a poco y de acuerdo a las capacidades. No es un temor, es un reto”, afirma Calderón.

Publicidad

El desafío, declara la representante de la industria, fue enseñar a los agremiados a responder a las exigencias del mercado, considerando la calidad y los formatos de muebles que son demandados, hasta la presentación de los productos.

IKEA abrió su tienda en línea en octubre de 2020 y en abril del año pasado cortó el listón de la primera tienda en el país, en la Ciudad de México. La empresa sueca, que en México dirige Malcolm Pruys, alista la inauguración de su segunda unidad en Puebla y, desde su arribo al país, busca agregar proveedores locales que sean soporte para mantener el stock de productos y, al mismo tiempo, permitan ofrecer mejores costos a los compradores.

Roberto Quiñones, coordinador de Expo Mueble Internacional, señala que representantes de la compañía en 2019 se acercaron a los productores para sumarlos a su cadena, sin embargo, para las mexicanas convertirse en un proveedor de multinacional significa hacer cambios en sus mecanismos de producción.“Siempre va un equipo de dos personas, llevan sus catálogos y nos invitan y no dejan de estar”, apunta.

Hasta ahora, hay una compañía en Jalisco que se ha sumado como proveedor de colchones para los mercados de Estados Unidos y Canadá, aunque la organización no tiene constancia de otros casos similares.

“Tenemos un formato y una forma de producir, cuando quieras trabajar con IKEA puedes mantener tu mismo formato en las líneas de producción con características distintas de formas de ensamble, de empaque. Como empresario, cualquiera puede ser su proveedor, pero tiene que pensar una alternativa al modo normal de producción”, añade Calderón.

Con el ojo en las exportaciones

Si hay un mercado que da un impulso a la industria mueblera mexicana son las exportaciones y, para afianzar este crecimiento, la Afamjal está impulsando la creación de un certificado de origen con una variante: que considere el porcentaje de insumos que vienen de Estados Unidos y Canadá, como madera y telas.

Calderón afirma que, como parte del inicio de esta solicitud, ya la industria ya inició contactos con las empresas proveedoras de la materia prima que se encuentran fuera de México, para que se considere el contenido regional, en el marco del T-MEC. “Normalmente, para tener un certificado de origen de producto mexicano tiene que tener un 50% de producto nacional, el otro porcentaje se puede considerar importación, y queremos que nuestro producto salga con su certificado de origen con los insumos de los tres países y que tengamos el derecho del certificado de origen”, sostiene.

 

Roberto Quiñones añade que, además del crecimiento en la demanda en el mercado estadounidense, en donde los clientes son las cadenas hoteleras, algunos estados han relajado sus normas de exportación, lo que también abre una oportunidad para el envío de muebles mexicanos.

A esto se suma la búsqueda del control de precios. En los muebles hechos en México, la madera, telas y acabados son importados, aunque con el aumento en los contenedores, el sector también se ha volcado al mercado local para aminorar un impacto en los costos. “Hay un incremento natural y, además de nosotros los productores, el comercio también tiene un papel protagonista en esta situación del alza en los precios. Tenemos que ponernos de acuerdo en cómo vamos a evitar aumentar tanto”, declara.

Y las proyecciones son para crecer. En 2020 el incremento de ventas fue de 5%, de acuerdo con datos de la asociación, y la meta es que para 2021 sea de 7%. La industria concentra 2,243 negocios, de los cuales el 95% son micros y pequeñas empresas.

 
Publicidad
Publicidad