Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Cruise Origin: el vehículo en el que se reunieron Ebrard y ejecutivos de GM

El canciller mexicano dijo que la planta de General Motors en Ramos Arizpe, Coahuila, participa en la fabricación de Origin, un vehículo eléctrico diseñado para operar sin un conductor a bordo.
dom 12 junio 2022 03:16 PM
Cruise Origin
El vehículo Cruise Origin diseñado como parte del compromiso de la compañía estadounidense “para mejorar la vida en las ciudades” y será la base de un nuevo servicio de movilidad pública que se está implementando en San Francisco, California.

La reunión que tuvieron el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, y el presidente de General Motors International, Shilpan Amin, en el marco de la Cumbre de las Américas, ocurrió en una locación peculiar: dentro de un vehículo. Pero no en uno cualquiera, de esos que ahora ruedan en las calles con cuatro puertas, volante y pedales, sino en otro eléctrico que fue diseñado específicamente para operar sin un conductor a bordo, el Cruise Origin.

“Estos son los coches que vamos a ver en México muy pronto”, dijo Ebrard en un video de 20 segundos grabado dentro del vehículo.

Publicidad

General Motors ha dicho que, a diferencia de algunos vehículos conceptuales similares, Origin está listo para entrar en producción y que podría hacerlo a partir de 2023 en la Factory ZERO de General Motors, en Detroit, Michigan, donde además se ensamblarán el GMC Hummer EV y la Chevrolet Silverado EV.

El canciller mexicano detalló en su cuenta de Twitter que en la fabricación de Origin “participa la planta GM de Ramos Arizpe, Coahuila”, que recientemente arrancó la producción de algunos componentes para vehículos eléctricos cuya exportación ya ha iniciado.

Héctor Villarreal, vicepresidente de ventas, servicio y mercadotecnia de General Motors en México, detalló en una entrevista realizada días previos a la Cumbre de las Américas que la planta mexicana ya había empezado con la producción de drive units, a las que definió como "los componentes que hacen que se muevan las llantas” de un vehículos eléctrico. Pero “ahorita se están yendo a exportación porque nosotros no producimos aún vehículos eléctricos”, añadió Teresa Cid, directora de comunicación corporativa de General Motors en México.

El plan del fabricante estadounidense es empezar a producir vehículos eléctricos en la planta mexicana a partir de 2023. Para ello, General Motors anunció una inversión de 1,000 millones de dólares (mdd) en abril de 2021.

Directivos de General Motors han tenido acercamientos con el gobierno mexicano en los últimos meses. En abril, Francisco Garza, CEO de la filial mexicana de la armadora, participó en la reunión entre el presidente y el enviado especial para el cambio climático de Estados Unidos, John Kerry. Ahora, el presidente de General Motors International sostuvo una reunión con el canciller mexicano dentro del Cruise Origin para hablar sobre “nueva movilidad” y “cadenas de valor” para la producción de baterías de litio y otros componentes necesarios para fabricar vehículos eléctricos, según información de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).

El Cruise Origin es un vehículo con una estética peculiar. Tiene puertas en ambos lados que se abren de forma lateral desde el centro en lugar de girar sobre las bisagras, y los asientos del vehículo miran hacia adentro para brindar mayor espacio interior. Tiene capacidad para seis adultos y un tamaño similar al Honda CR-V.

Además, ofrece internet inalámbrico y cargadores de dispositivos que los pasajeros pueden usar mientras viajan, así como tres cámaras interiores que monitorean la seguridad de las personas o la carga a bordo.

Origin fue diseñado por Cruise, una empresa de General Motors de la que Honda Motor es propietario minoritario. Desde su creación en 2013 hasta ahora, Cruise ha recaudado 7,250 millones de dólares de inversores como SoftBank Vision Fund y T. Rowe Price Associates. Las últimas inversiones, anunciadas en mayo de 2019, valoraron a la empresa en 19,000 millones de dólares.

Cruise afirma que producir el modelo costaría aproximadamente la mitad de lo que hoy cuesta un SUV eléctrico convencional, además de que su configuración puede ser personalizada gracias a su arquitectura modular, que permite cambiar fácilmente el interior del vehículo para adaptarlo a las necesidades de los clientes.

 
Publicidad
Publicidad