Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Tiendas y restaurantes alistan amparos contra prohibición para exhibir cigarros

A partir del 15 de enero, las tiendas y los supermercados tendrán prohibido exhibir cajetillas de cigarros; restaurantes y oficinas, entre otros, tendrán que quitar sus áreas para fumadores
jue 12 enero 2023 02:37 PM
La nueva ley prohíbe exhibir cigarros en tiendas y supermercados
Las cajetillas de cigarros promueven el 25% de las ventas indirectas en los pequeños comercios, pues además de los cigarros, los compradores aprovechan la visita para llevar otros artículos, como refrescos o frituras.

A partir del 15 de enero, las tiendas y los supermercados tendrán prohibido exhibir cajetillas de cigarros ; mientras que los restaurantes, las oficinas y escuelas, entre otros, tendrán que quitar sus áreas para fumadores . Esto obedece a la entrada en vigor de un nuevo decreto que prohíbe el consumo de cigarros en espacios públicos, además de cancelar la exhibición de las cajetillas de cigarros en las tiendas de abarrotes, de conveniencia, supermercados y otros puntos de venta. Solo podrán mostrar a los compradores una lista con los precios.

Los comercios involucrados ya proyectan diversas afectaciones económicas por la nueva disposición y alistan amparos.

“Nadie ha venido a explicarnos sobre la prohibición, yo me enteré porque me contaron en donde compro las cajetillas de cigarros”, comentó Jesús Martínez, quien tiene una tienda de abarrotes en Santa Clara, Ecatepec, Estado de México. “Sí me intriga porque tengo clientes que siempre compran una marca, y ya llegan preguntando por ella; pero hay otras veces en las que la gente se decide por lo que ve”, compartió.

Cuauhtémoc Rivera, presidente de la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes (ANPEC), declaró que esta normativa es una "estocada" en medio de la recuperación de las ventas de las tiendas, afectadas por el covid-19 y las alzas de precios. Una cajetilla de cigarros tiene un costo que oscila entre los 84 y los 87 pesos, por lo que su venta representa un ticket alto para las tienditas, además de que promueven el 25% de las ventas indirectas en los pequeños comercios, pues además de los cigarros, los compradores llevan otros artículos, como refrescos o frituras.

Los pequeños comerciantes agrupados en la ANPEC ya analizan interponer un amparo una vez que la normativa entre en vigor.

Publicidad

Por ahora, el organismo evalúa si recurrirán a este camino legal en conjunto o cada una de las tiendas deberá promover el amparo por separado. “Estamos buscando sentar jurisprudencia sobre esto, es nuestra esperanza conseguirlo en algún circuito judicial”, dijo en entrevista con Expansión.

Hiram Vera, presidente del Consejo Nacional de la Industria Tabacalera (Conainta), declaró en entrevista con Expansión que más de 600,000 puntos de venta se verán afectados por el decreto. “El 15% del ingreso de todos estos 'changarros' y de todos estos puntos de venta del canal tradicional depende directamente de los productos de tabaco legalmente establecidos”, dijo.

Mónica Leñero, presidenta de enlace legislativo de la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD), añadió durante su participación en la conferencia que los agremiados a la asociación, entre los que se encuentran las tiendas de autoservicio como Soriana, La Comer y Chedraui, también recurrirán al amparo en contra de la normativa.

“La prohibición de la exhibición impactará de forma injustificada los derechos de la libertad de comercio y de los consumidores”, asegura.

Restaurantes también analizan ampararse

La medida no son sólo es para las tiendas o los supermercados. El nuevo reglamento también establece medidas para asegurarse de que no se fume en centros de trabajo, transporte público, escuelas, sedes de espectáculos, hoteles, estadios, plazas comerciales, playas, parques o lugares donde hay niñas, niños y adolescentes. Es decir, busca que desaparezcan las llamadas 'áreas para fumadores' habilitadas en todos estos espacios, aunque estén en zonas abiertas.

German González, director de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac), declaró en conferencia de prensa que hay alrededor de 180,000 unidades que cuentan con áreas para fumadores y que están cuantificando la afectación económica para iniciar con el proceso legal con el objetivo de poder mantener estos espacios para fumadores.

“Vamos a promover que la gente tenga información (sobre los recursos de amparo), y pensamos que va a ser un número grande de restaurantes, miles”, dijo. “Quienes lo consideren, tendrán hasta el 24 de febrero para hacer sus amparos individuales, o bien dentro de los 15 días siguientes desde el momento que los afecte un acto de la autoridad”, añadió.

 

Sobrerregulación, ¿una puerta para la piratería?

Pero el freno a uno de los motores de ventas de las tiendas no es el único problema que las cámaras empresariales avizoran con la entrada en vigor de la nueva prohibición, también hay preocupación por el aumento de la venta ilegal de cigarros y el crecimiento del mercado ilegal tras las nuevas restricciones.

Las cámaras aseguraron que las sobrerregulaciones han elevado hasta en 20% el costo de producción de la industria tabacalera, que genera una derrama económica de 115,000 millones de pesos anuales y emplea a cerca de 5,000 empleos en la cadena de valor.

Rivera, de ANPEC, comentó que esta nueva medida prohibitiva, podría empujar, aún más, a los fumadores a buscarán comprar cigarros en canales de venta informal, situación que también representa un riesgo para la salud. Vera añadió que en México uno de cada que cinco cigarrillos que se consume en México es ilegal.

El presidente de Conainta, que tiene entre sus agremiados a British American Tobacco, Philip Morris International y Japan Tobacco International, dijo que existe una confusión entre exhibir y publicitar un producto, pues la reglamentación también prohíbe publicitar las diferentes marcas de cigarros en medios tradicionales, como radio o televisión, y en otros canales como las redes sociales.

“Si el gobierno mexicano quiere implementar nuevas regulaciones en materia del tabaco para inhibir el consumo de la ciudadanía lo puede hacer, pero lo tiene que hacer con el debido proceso legislativo, modificando la Ley General de Salud y la Ley General de control de tabaco y no haciéndolo arbitrariamente a través de la modificación de una ley secundaria o reglamento”, concluyó el presidente de la Conainta.

 
Newsletter
Únete a nuestra comunidad. Te mandaremos una selección de nuestras historias.

Ve a tu email y consulta tu suscripción

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad
Publicidad