Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La descarbonización de edificios y su importancia frente al cambio climático

La reducción de emisiones en el sector de bienes raíces e infraestructura se logrará con estrategias en las que participen las empresas, el gobierno y los inquilinos.
lun 27 mayo 2024 04:53 PM
ANA KAREN MORA GONZALEZ FUNO
Ana Karen Mora González, directora de Sostenibilidad en Fibra Uno y de la Fundación FUNO, expone la relevancia de incluir medidas de eficiencia energética en los edificios.

El mundo tiene ante sí un desafío de dimensiones descomunales y del que en estos tiempos parece que no se toma plena conciencia: la necesidad de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero para evitar que los efectos del cambio climático sean aún más devastadores para el ser humano de lo que ya estamos viviendo.

En ese contexto, el sector de bienes raíces emerge como uno de los principales contribuyentes a las emisiones de gases de efecto invernadero, representando aproximadamente el 40% a nivel mundial, por ello, es de suma importancia abordar la descarbonización de los edificios como parte integral de los esfuerzos para combatir el cambio climático.

Publicidad

La descarbonización de edificios se refiere al proceso de reducir las emisiones de CO2 y otros gases derivados de la construcción y operación de edificaciones. Esta iniciativa no solo implica una transformación en la forma en que los edificios se construyen, sino también en cómo funcionan y se mantienen a lo largo de su vida, así como de los hábitos que tienen las personas que los habitan.

Uno de los puntos clave para comprender la descarbonización de edificios radica en reconocer las dos fases principales que contribuyen a las emisiones dentro de este sector.

En primer lugar, durante la fase de construcción, las emisiones provienen principalmente de los materiales utilizados en la edificación. En segundo lugar, durante la fase de operación, las emisiones están vinculadas principalmente al consumo de energía para la iluminación, calefacción, refrigeración y otros servicios.

Durante el proceso de construcción el mayor factor es el carbono embebido en materiales y las generadas por la cadena de suministro. Estas emisiones se refieren a todas aquellas que quedan “capturadas” en el edificio debido a los materiales y técnicas con los que fueron construidos. Reducir estas emisiones implica sustituir materiales por opciones más sostenibles, fomentar prácticas de construcción menos agresivas con el entorno y promover la reutilización y reciclaje de materiales.

Publicidad

Dicho lo anterior, para abordar el desafío de la descarbonización de edificios existentes es crucial seguir tres etapas clave:

1. Reducción del consumo: Esta etapa se centra en la reducción de la demanda de energía de los edificios a través de medidas de eficiencia energética, como la actualización de sistemas de iluminación, la instalación de aislamiento térmico y la optimización de equipos de climatización, todo encaminado a extraer la menor cantidad de energía de la red pública. En esta fase también se sustituyen los materiales por , químicos menos contaminantes y alternativas a refrigerantes con menor impacto ambiental.

2. Incorporación de alternativas menos contaminantes: Una vez reducido el consumo, es entonces cuando se busca la incorporación de energías renovables.

3. Compensación de emisiones: Con la tecnología disponible hoy en día es imposible reducir en un 100% las emisiones, por lo que se deben implementar estrategias de compensación de emisiones para aquellas que no pudieron ser eliminadas ni reducidas. Esto puede incluir la regeneración, restauración y conservación de ecosistemas, y otras actividades para reducir o capturar emisiones.

Es de suma importancia destacar que la descarbonización de edificios no solo tiene beneficios ambientales significativos, sino también económicos y sociales.

Publicidad

Además de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, esta iniciativa puede generar ahorros en costos operativos, mejorar la salud y el bienestar de los ocupantes del edificio y promover la creación de nuevos empleos y empresas en el sector de la construcción sostenible.

En última instancia, es menester mencionar que la descarbonización de edificios es un paso crucial hacia un futuro más sostenible y resiliente. Al abordar este reto de manera integral podemos avanzar hacia un mundo donde los edificios no solo sean eficientes en términos energéticos, sino también regenerativos y respetuosos con el medio ambiente.

Recordemos que el Acuerdo de París establece el objetivo de limitar el aumento de la temperatura global a menos de 2 grados Celsius por encima de los niveles preindustriales, con esfuerzos adicionales para limitar el aumento a 1.5 grados Celsius, por ello todos debemos de contribuir en el ámbito de nuestras posibilidades y atribuciones al cumplimiento de esta meta.

Aunque el concepto de descarbonización de edificios es relativamente nuevo, lo cierto es que ya existen organizaciones a cargo de inmuebles que dedican esfuerzos para reducir las emisiones contaminantes de los mismos, tales como centros comerciales, edificios de oficinas y hasta parques industriales.

Por Ana Karen Mora González, directora de Sostenibilidad en Fibra Uno y de la Fundación FUNO; presidente del Comité de Sostenibilidad de Emisoras en la Bolsa Mexicana de Valores y del Comité de Sostenibilidad en la Asociación Mexicana de Fibras.

Newsletter

Únete a nuestra comunidad. Te mandaremos una selección de nuestras historias.

Publicidad


Publicidad