Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Por qué las criptomonedas 'se vuelven locas' en los mercados?

Las monedas digitales, como el bitcoin y el dogecoin, se caracterizan por los bruscos movimientos de sus precios al alza y a la baja. La razón son los inversionistas que buscan ganancias rápidas.
vie 23 abril 2021 05:04 AM
Las criptomonedas como el bitcoin sufren grandes cambios en sus precios en Bolsa.
Los expertos explican que los movimientos de las criptomonedas, como el bitcoin, son “más que nada por especulación, por intentar hacer dinero fácil y rápido”.

Bastó un tuit del empresario Elon Musk para que el dogecoin, una criptomoneda que comenzó como una broma, duplicara su precio en unos instantes. Por ahora, el valor del este cripto-activo inspirado en un meme se ha multiplicado por 56, impulsado por campañas masivas en redes sociales, incluyendo hashtags y tuits del fundador de Tesla, un ferviente seguidor y vocero de las criptomonedas. Su caso muestra la 'locura' que se vive en los mercados con estas divisas digitales, que cada día ven cómo su precio se dispara o se desploma, con movimientos bruscos que causan infartos entre los inversionistas. ¿Por qué ocurre esto?

El vaivén muestra el poder que tienen los llamados 'inversionistas minoristas' —aquellos que actúan a nivel individual, sin gestores financieros o de fondos detrás— en el movimiento de estos activos. “Hay mucho inversionista retail que tiene dinero de sus ahorros del año pasado, más los cheques de estímulos en Estados Unidos. La verdad es que la gente tiene actualmente, al menos en Estados Unidos, bastante dinero en el banco, y eso te permite que aumente la especulación en este tipo de activos”, dice Luis Gonzali, director de inversiones en México del gestor de activos Franklin Templeton.

Publicidad

Esta influencia de los inversionistas retail —que suelen utilizar plataformas como Robinhood y eToro, entre otras— se observó en algunas de las principales criptomonedas antes del debut en Bolsa de Coinbase, una empresa dedicada a transaccionar y almacenar estos activos.

La lista es ya conocida: bitcoin, ethereum, ripple. Del 7 al 19 de abril, estos activos registraron nuevos récords. Ripple cruzó la barrera de 1 dólar el 8 de abril; el precio del bitcoin superó momentáneamente la barrera de los 60,000 dólares; y ethereum trazó una pendiente atractiva para cualquier experto en alpinismo.

Pero del mismo que suben, a menudo vuelven a bajar, y este riesgo es poco atractivo para la mayoría de los inversionistas tradicionales. La analogía preferida entre los administradores de fondos de inversión es la escena de un apostador entrando a un casino y apostando por la criptomoneda de su preferencia. “Más que nada es especulación, es intentar hacer dinero fácil y rápido”, señala Gonzali.

El bitcóin supera por primera vez los 50,000 dólares

Fernando Sánchez está de acuerdo. Él es un trabajador en Estados Unidos, con 34 años, que forma parte de esta muestra de habitantes del país que cuentan con un empleo, logran ahorrar una parte de su ingreso y exploran la posibilidad de invertir sus ahorros. “Pero jamás para un rendimiento rápido e inmediato. Yo creo que para meterle a esas cosas tienes que estar dispuesto a perder la lana”, opina.

Pese a todo, muchos de los inversionistas minoristas continuarán usando plataformas como Robinhood para comprar de manera directa las criptomonedas. Especialmente, mientras dure la inyección de dinero que los Bancos Centrales del mundo están haciendo para reflotar la economía, comenta Pierre Savarzeix, gestor de renta variable de Seeyond, una filial de la administradora de activos Natixis IM. “Creo que el alza en las valuaciones que hemos visto en las criptomonedas se debe principalmente a la manera en que el COVID-19 ha impactado nuestras vidas”, destaca vía correo electrónico.

 

Las criptomonedas se han abierto camino a través de empresas como Coinbase, MicroStrategy, Tesla e incluso casas de subasta, pero de momento las principales alzas y bajas y el interés de invertir provienen de este inversionista retail.

Este tipo de inversionistas coloca su dinero en las criptomonedas por diversas razones, ya sea como una alternativa al oro y para ahorrar a largo plazo, en el caso del bitcoin, o meramente como especulación, en el caso del dogecoin, afirma Savarzeix.

Pero esta volatilidad que puede elevar el precio de las criptomonedas y en días desplomarlo, como estamos viendo recientemente con bitcoin y dogecoin, puede provocar un rechazo total. “Creo que en una posible debacle van a adquirir mala fama, y eso podría evitar que realmente se avance en los activos digitales de manera más responsable”, finaliza Gonzali.

 
Publicidad
Publicidad