Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El venture capital en Latinoamérica vive una nueva era

En medio de los estímulos financieros y las bajas tasas, los inversionistas estuvieron dispuestos a correr mayor riesgo en busca de un mayor rendimiento y apostaron por las startups latinoamericanas.
mié 05 enero 2022 05:03 AM
La inversión de venture capital en Latinoamérica fluye como nunca
En México, el monto invertido en venture capital a noviembre ya triplicó lo recaudado en 2020.

A inicios de marzo de 2020, en plena declaración de pandemia, el sentimiento entre los inversionistas de venture capital era fatalista, la mayoría de los fondos y de los emprendedores en México y América Latina se preparaban para enfrentar el descalabro económico por los cierres para evitar la propagación de COVID-19, las empresas -incluídas las startups- echaron mano de personal y redujeron gastos, los gigantes fondos de inversión en el sector tecnológico, como Sequoia Capital, auguraban el día del juicio final, y los financieros advertían a sus inversionistas que se prepararan para lo peor. El tiempo probó cuán equivocados estaban: tan solo unos meses después, el temor se disipó y estalló un boom en el sector venture capital en México y la región latinoamericana.

Publicidad

En medio de los estímulos y las bajas tasas de interés en los mercados desarrollados, los inversionistas estuvieron dispuestos a correr mayor riesgo en espera de un mayor rendimiento y apostaron por startups latinoamericanas, en particular las tecnológicas. Tan sólo en la primera mitad de 2021, el dinero canalizado a venture capital sumó 6,400 millones de dólares (mdd), un récord que supera los 4,800 mdd invertidos en todo 2019, de acuerdo con datos recopilados por la organización no lucrativa de capital privado Latin America Private Equity and Venture Capital Association (LAVCA).

México no es la excepción de estos récords que se han visto en venture capital prácticamente en todo el mundo. El monto invertido en un total de 146 operaciones ascendió a 4,272 mdd al cierre de noviembre, un monto que prácticamente triplica lo recaudado en el mismo periodo del año previo, de acuerdo con datos de Transactional Track Record. Aún con un mes pendiente para tener la fotografía completa de 2021, este monto supera ya los 3,442 mdd invertidos en 2020 en venture capital, tomado en las cifras proporcionadas por la Asociación Mexicana de Capital Privado (Amexcap).

No es la primera vez que el crecimiento de las startups tecnológicas se acelera vertiginosamente en medio de una crisis. La plataforma Airbnb nació en medio de la Gran Recesión de la primera década del 2000 y, el ahora gigante, Amazon sobrevivió al estallido de la burbuja de los emprendimientos tecnológicos entonces denominados “dot-com”. Sobrevivir a la crisis, para aprovechar los vientos a favor, reza el mantra de los emprendedores.

Esta oportunidad llegó finalmente para las startups mexicanas que estaban ávidas por encontrar inversionistas con bolsillos profundos, y que estuvieran dispuestos a poner un monto mayor de capital que los fondos privados locales. La plataforma de compra y venta de autos Kavak, y las fintechs Clip y Konfío son algunas de las que atrajeron capital suficiente para acumular una valuación que supera los 1,000 mdd acuñando el término de “unicornios”.

Pablo Viguera, cofundador y directivo de Belvo, una plataforma de open finance con sede en Barcelona, vio cómo el ecosistema de venture capital cambió en medio de la pandemia. Por un lado, Viguera comentó que cada vez más inversionistas estaban dispuestos a salir del ecosistema local, pero también el emprendedor sentía mayor confianza por las historias de éxito que emergían en la región latinoamericana, incluidos los unicornios mexicanos que hasta octubre del año pasado eran inexistentes en el país.

“Es una aceleración, pero al final es una continuación de las condiciones que habían, en particular en el sector financiero tecnológico, que hace que las condiciones sean perfectas para que exista disrupción”, dice Viguera.

El número de startups en América Latina aún queda lejos de lo visto en Estados Unidos, Europa y Asia. Por ello, inversionistas más grandes como Sequoia o Softbank han apostado por la región que tiene mucho espacio por crecer en este segmento. Por ejemplo, en 2021, el conglomerado japonés Softbank destinó 3,000 millones de dólares en un fondo de inversión destinado a emprendimientos en tecnología, comercio electrónico y fintechs en México, Miami y Sao Paulo.

“La oportunidad del mercado está ahí y el ecosistema está listo para dinamitar”, comentan socios de Sequoia.

Publicidad
Publicidad
Publicidad