Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Estos son los ingredientes (y retos) para convertirse en un unicornio

No existe una senda única para que una empresa se convierta en unicornio, pero en general, se requiere el respaldo de un equipo, conocer al mercado y pensar en grande.
jue 30 septiembre 2021 05:04 AM
Ilustración de la sombra azul de un unicornio con gráficos a su alrededor.
Clip, Kavak, Cornershop y Bitso compartieron sus experiencias en la Cumbre Asem 2021.

La transformación digital ha permitido la creación de compañías con más impacto, de mayor tamaño y con una visión más global, no es coincidencia que teniendo a la tecnología como eje rector, cada vez haya más unicornios en América Latina, una región que por mucho tiempo se quedó fuera de esta ola. Durante el panel ‘Unicornio’ de la Cumbre 2021 de la Asociación de Emprendedores de México (Asem), los fundadores de Clip, Kavak, Cornershop y Bitso compartieron los factores que los llevaron a ser unicornios.

“Estamos viviendo un momento en el mundo en que solo en el último año se han sumado 290 unicornios, con lo que se cuenta con 900 a nivel global y que tienen un valor combinado de más de 3 billones de dólares”, dijo Silvina Moschini, CEO de She Works, productora ejecutiva de Unicorn Hunters y quien fue moderadora del panel.

Los panelistas señalaron que aunque no hay una receta única para ser un unicornio, y tampoco es un camino sencillo, las condiciones en la región hacen cada vez más sencillo que las empresas tengan el apoyo para lograr un crecimiento exponencial.

Publicidad

La receta para ser un unicornio

“Todas las empresas son distintas, no hay un camino. A nosotros nos funcionó ser tercos en lo que hacíamos, combinado con un poco de suerte”, compartió Pablo González, cofundador y Chief Design Officer de Bitso, quien agregó que los unicornios se crean por la gente, por las personas por las se rodean los emprendedores, que se unen a su visión y los ayudan a llegar a sus objetivos. Y es que al final, “el fundador representa a la empresa, pero el equipo es fundamental”, coincidió Moschini.

Además de las personas, y la cultura dentro de la empresa, Loreanne García, cofundadora y Chief People Officer de Kavak, señaló que para Kavak fue clave la concepción del mercado al que se dirigieron. “Nosotros vimos que el mercado de autos era enorme. Si te vas a un mercado grande te da una cancha importante para poder crecer”. Por el contrario, si una startup se enfoca en un mercado chico, la dimensión y escalabilidad del negocio será pequeña.

Además del tamaño, el mercado al que se dirigió Kavak estaba fragmentado, es decir que tenía muchos jugadores, donde “ningún competidor tenía más de 1%, entonces podíamos crecer enfocados 100% en nuestro clientes sin tener que estar viendo hacia los lados”.

La fundadora de la firma también indicó que parte de los ingredientes para su éxito fue que no se concentraron en su producto, sino en el problema que resolvían con él, “estábamos obsesionados con el ¿Cómo hacemos para que el cliente tenga una experiencia increíble en el proceso de compra y venta de autos? y ¿Qué tenemos que hacer más para mejorarlo”. Así fue como Kavak incursionó en el financiamiento automotriz y el acondicionamiento en los talleres.

Y como último punto a destacar García asegura que desde un principio siempre pensaron en grande y acondicionaron todo alrededor de las operaciones pensando en que la empresa iba a ser grande. “Estás preparándote para esa escalabilidad y con esa preparación metes tecnología, metes procesos y te aseguras de estar invirtiendo en las cosas correctas”, dijo Loreanne García.

Aún así, una empresa puede tener todos estos ingredientes y no lograr ser un unicornio, y es que el financiamiento es fundamental, aunque en la región es un obstáculo cada vez más fácil de sortear.

“Hoy han llegado fondos que vienen con miles de millones de dólares sólo para América Latina. Conseguir capital se ha vuelto más fácil, los fondos ahora son más grandes, y eso hace que te permitan escalar y ver lo que está pasando: rondas cada vez más grandes”, comentó Daniel Undurraga, cofundador y CEO de Cornershop.

Publicidad

Los retos para llegar a ser un unicornio

Hace 10 años, levantar capital en la región era una misión más que titánica, Adolfo Babatz, cofundador y CEO de Clip, contó que “en ese entonces las rondas en Latinoamérica, y sobre todo en México, no eran muy favorables, existían muchos fondo ‘leoninos' que te ponían unas condiciones ridículas”.

El que exista más capital disponible no necesariamente significa que se lo den a todas las empresas, y tampoco es sencillo aún para aquellas compañías que consiguieron una primera ronda de inversión. Los emprendedores coincidieron con Moschini, quien aseguró que en las rondas de inversión de enmedio es donde más trabajo cuesta convencer a los inversionistas “es ahí donde está el valle de la muerte, donde la mayoría de las compañías se quedan en el camino. Ya después, cuando te va bien, todo mundo se monta al caballito del éxito”.

Los temas regulatorios son otras de las grandes piedras en el camino de una empresa con potencial de crecimiento, y más si se trata de un negocio disruptivo, que además pone en aprietos a los grandes jugadores que de cierta forma controlan el mercado.

“La regulación es la excusa en la que se han basado los jugadores financieros tradicionales para justificar la falta de inclusión financiera”, afirmó Adolfo Babatz, quien indicó que el problema no es la regulación, sino su aplicación y la velocidad de la misma.

Parte importante para destrabar este tema es el trabajo de educación hacia los reguladores, que conozcan los modelos de negocio y las innovaciones tecnológicas. “Para nosotros la regulación siempre ha sido una parte estratégica para que esto se desarrolle de una manera buena y para que se vean los beneficios. Pero al mismo tiempo, la regulación es un arma de doble filo, porque también nos ha hecho más lentos para sacar nuevos productos, o para agregar valor al usuario”, dice González de Bitso.

Además, siendo una empresa creciendo a tasas exponenciales, el dinero para mantener la operación es vital, y las regulaciones pueden llegar a ser una traba. “Para poder sobrevivir a eso necesitas mucho capital, estás en el limbo y necesitas dinero para poder mantenerte”, comentó Babatz.

Si bien las regulaciones cambian de país a país, al hablar de unicornios latinoamericanos se aborda empresas que operan en distintas naciones de la región, que además tienen mercados similares, por ello, Undurraga de Cornershop, indicó que es importante que en América Latina los países trabajen para tener criterios uniformes y que la ley de competencia económica sea más ágil y camine hacia los estándares europeos, donde un trámite puede durar 12 días, en contraste con los 18 meses que implicó el proceso de evaluación y resolución de la fusión Uber-Cornershop en México. “Los reguladores deben ayudar a que estas compañías existan, persistan y crezcan”, dijo.

Publicidad
Publicidad
Publicidad