Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Así te llevan las tiendas a comprar, aunque no quieras

El neuromarketing es el responsable de que los consumidores entren a un establecimiento y, sin que lo tengan planeado, terminen adquiriendo más de un producto.

CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) - Blancas e iluminadas, así son las tiendas Miniso. César Medina, director de marketing de la firma de retail, explica que mantener una estética minimalista en los 100 establecimientos que existen en todo el país ayuda a que el usuario no se agobie. “Debido a que, en promedio, por cada 300 metros cuadrados presentamos 1,000 artículos, es fácil que la gente se atiborre. Por eso, decidimos exhibirlos de manera lineal y agruparlos por categorías para que sea más fácil recorrer las tiendas”, refiere.

Para Martín Diez, fundador y director de la agencia de investigación de mercado Mercadiez, esta estrategia (conocida como neuromarketing) es ideal para incrementar el tiempo que la gente pasa dentro de una establecimiento y, por ende, elevar la posibilidad de una compra. De hecho, de cada 10 personas que reciben cierto estímulo -ya sea visual, olfativo, táctil o auditivo-, siete terminan adquiriendo algún producto.

“La combinación de neurología y marketing es la manera que encontraron las marcas para estimular el cerebro del consumidor. Después de investigar las situaciones que hacen reaccionar positivamente a las personas, se dieron a la tarea de replicarlas en sus establecimientos para generar un estado de bienestar en los visitantes”, expone Michelle Díaz, especialista de la Facultad de Negocios de la Universidad La Salle.

Lee más: 5 'neurotips' para venderle a la mente y no a la gente

En Miniso, por ejemplo, descubrieron que la gente se sentía más atraída por los espacios coloridos e iluminados. Por eso, los productos de las tres categorías más importantes de la empresa se exhiben en paredes con colores que cambian según la temporada del año y bajo un mayor número de focos. El primero está en la entrada del negocio -donde se muestran las bolsas y mochilas-, otro a la mitad de la tienda, del lado derecho -donde están los peluches- y el último al fondo -para exhibir los artículos para el hogar-.

Los expertos consultados coinciden en que este tipo de estímulos son los que, además, generan una experiencia de compra inolvidable para las personas, lo que fortalece la relación empresa-consumidor y facilita la posibilidad de que este último se convierta en embajador de la marca. A continuación, algunas de las estrategias más comunes que implementan las compañías para cautivar a las personas.

Publicidad

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad