Publicidad
Publicidad

El príncipe millonario saudí Al Waleed es detenido por corrupción

El príncipe arrestado por las autoridades también es inversor en firmas como Citigroup y Twitter.
Profunda crisis política
Profunda crisis política Con el cambio de Gobierno, Arabia Saudita enfrenta serios retos en materia económica, social y política. (Foto: Karim Jaafar)

Las autoridades de Arabia Saudita detuvieron a un inversor multimillonario y al jefe de la Guardia Nacional como parte de una vasta purga anticorrupción que está consolidando en el poder al príncipe heredero Mohammed bin Salman.

El príncipe Alwaleed bin Talal, dueño del conglomerado de inversión Kingdom Holding, estaba entre los 11 príncipes, cuatro ministros y decenas de otros exfuncionarios del Gabinete que fueron arrestados, según dijeron a Reuters el domingo dos autoridades de alto rango del reino.

El príncipe Waleed es uno de los hombres de negocios internacionales más conocidos de Arabia Saudita y es un inversor en firmas como Citigroup y Twitter.

Lee: Arabia Saudita y el dudoso impulso modernizador del príncipe heredero

Un alto funcionario de seguridad, el príncipe Miteb bin Abdullah, fue detenido y reemplazado como ministro de la poderosa Guardia Nacional por el príncipe Khaled bin Ayyaf. El cambio consolida el control del príncipe heredero, Mohammed bin Salman, sobre las instituciones de seguridad que anteriormente eran dirigidas por ramas separadas de la familia gobernante.

Las primeras informaciones de la purga se dieron a conocer en la madrugada del domingo, después de que el rey Salman decretara la creación de un comité anticorrupción presidido por su hijo de 32 años, el príncipe Mohammed, quien ha ido amasado influencia desde que ascendió en la cúpula saudí hace unos tres años.

Publicidad

El organismo recientemente creado cuenta con amplias competencias para investigar casos, emitir órdenes de arresto y restricciones de viaje y congelar activos.

“La patria no existirá a menos que la corrupción se desarraigue y los corruptos rindan cuentas”, decía el decreto real.

Analistas dijeron que el objetivo de la purga va más allá de la corrupción y tiene como fin eliminar la oposición potencial al príncipe Mohammed mientras impulsa una ambiciosa y controvertida agenda de reformas .

En septiembre, el príncipe heredero anunció que se levantaría la prohibición de conducir a las mujeres, al tiempo que trata superar décadas de tradición conservadora y promover la llegada de turistas extranjeros a Arabia Saudita.

En materia de política económica, ha recortado el gasto estatal en algunas áreas y planea una fuerte desinversión de activos estatales.

“La purga rompe con la tradición de consenso dentro de la familia gobernante cuyo funcionamiento interno secreto es equivalente al del Kremlin en la época de la Unión Soviética”, escribió James Dorsey, miembro sénior de la Escuela de Estudios Internacionales de Singapur.

Publicidad

“El príncipe Mohammed, en lugar de forjar alianzas, está extendiendo su férreo control sobre la familia gobernante, los militares y a Guardia Nacional para contrarrestar lo que parece ser una oposición más extendida dentro de la familia y el Ejército a sus reformas y la guerra en Yemen”, dijo Dorsey.

Entre los detenidos figuran también el exministro de Finanzas, Ibrahim al-Assaf, miembro del directorio del gigante petrolero Saudi Aramco; el ministro de Economía Adel Fakieh, quien una vez tuvo un papel importante en el diseño de las reformas; el exgobernador de Riad, el príncipe Turki bin Abdullah, y Khalid al-Tuwaijiri, quienes encabezaban la corte real bajo el difunto rey Abdullah.

También fueron arrestados Bakr bin Laden, presidente del grupo de construcción saudí Binladin, y Al Waleed al-Ibrahim, propietario de la cadena de televisión MBC.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad