Publicidad
Publicidad

¿El jefe de personal de la Casa Blanca tiene los días contados?

La relación entre el presidente Trump y John Kelly ha llegado a un punto muerto y es considerada insostenible, de acuerdo con dos fuentes de CNN.
Mala relación
Relación. John Kelly fue contratado para poner orden en la Casa Blanca.

WASHINGTON (CNN)- Se espera que John Kelly renuncie como jefe de personal de la Casa Blanca en los próximos días, según cuentan a CNN dos fuentes familiarizadas con la situación que se desarrolla en el Ala Oeste.

Diecisiete meses después de llegar al puesto, Kelly y el presidente Donald Trump han llegado a un punto muerto en su relación y ya no es considerada sostenible por ninguna de las partes. Aunque Trump le pidió a Kelly durante el verano que permaneciera como jefe de personal por dos años más, los dos han dejado de hablar en los últimos días.

Trump discute activamente un plan de reemplazo, aunque una persona involucrada en el proceso dijo que nada es definitivo en este momento y, finalmente, nada es definitivo hasta que el presidente lo anuncie.

Los posibles reemplazos incluyen a Nick Ayers, jefe de personal del vicepresidente Mike Pence, quien aún es considerado como un contendiente destacado.

Lee: Donald Trump nombra nuevo fiscal general

La partida esperada terminaría con un cargo tumultuoso para Kelly, quien fue contratado para poner orden en la Casa Blanca, pero cuyo tiempo como jefe de estado mayor a menudo estuvo marcado por la misma lucha interna y polémica que en gran medida definió la presidencia de Trump desde su inicio. Muchas de las tormentas en las que Kelly se enredó fueron por su propia creación.

Publicidad

CNN informó el mes pasado que Trump consideraba posibles reemplazos para cargos directivos en su administración como parte de una reorganización del personal tras las elecciones intermedias.

Las noticias de la inminente partida de Kelly fueron reportadas por primera vez por Axios.

Lee: Juez ordena a la Casa Blanca restituir el pase de prensa a reportero de CNN

Cuando Kelly reemplazó a Reince Priebus como jefe de personal el verano pasado, gobernó con un puño de hierro: cortó el acceso a la Oficina Oval, impidió que ciertos extraños pudieran llamar a la central de la Casa Blanca y tenía amplia autoridad sobre la dotación de personal.

Pero en los últimos meses, Kelly ha visto disminuir su estatus de jefe de personal. Trump comenzó a burlar muchas de las políticas y protocolos que promulgó, y estuvo a punto de ser despedido o renunciar en numerosas ocasiones.

El presidente a menudo vacilaba entre criticar y elogiar a Kelly, a veces con pocos minutos entre uno y otro. Kelly comenzó a celebrar cada vez menos reuniones de personal superior (lo que solía ser un acontecimiento diario, se redujo a reuniones semanales) y comenzó a ejercer menos control sobre quién habla con Trump.

Publicidad

Recomendamos: Trump insinúa que puede relevar a la secretaria de Seguridad Nacional 'en breve'

Los funcionarios de la Casa Blanca creían que Kelly estaba a punto de renunciar después de que se enfrentara a un acalorado encuentro con el asesor de seguridad nacional John Bolton en octubre.

Bolton había criticado a la secretaria del Departamento de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, durante una discusión de la Oficina Oval sobre la frontera, y Kelly salió del Ala Oeste después de que su discusión se extendiera por los pasillos.

Mandato polémico

El tiempo que Kelly ha trabajado para Trump estuvo plagado de controversias, y los funcionarios a menudo se sorprendieron de cómo logró sobrevivir.

Publicidad

Semanas después de asumir el puesto de Priebus, su predecesor, quien fue despedido sin ceremonias a través de Twitter mientras estaba sentado en una pista de asfalto lluviosa, Kelly se enfrentó a la controversial respuesta de Trump a las protestas racialmente cargadas en Charlottesville, Virginia.

Fue fotografiado con el rostro sombrío en el vestíbulo de la Torre Trump cuando el presidente declaró que había "buenas personas" en ambos lados de la violencia racista.

A veces, Kelly fue la fuente de su propia caída. Insultó a la representante Frederica Wilson, demócrata por Florida, utilizando información inexacta, y luego declaró que "nunca" se disculparía. También dijo que algunos de los elegibles para protecciones en virtud de la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) eran "perezosos".

Pero quizás lo más dañino fue su manejo de la situación que involucró al exsecretario de personal Rob Porter, quien fue acusado de abuso por dos de sus exesposas. Las historias cambiantes de Kelly hicieron que su credibilidad dentro del Ala Oeste se desplomara, y nunca se recuperó realmente, según los funcionarios.

El manejo altamente criticado de Kelly de la controversia de Porter fue un punto de inflexión en su mandato, y algunas de sus relaciones internas se tensaron en los meses que siguieron a la destitución del ex secretario de personal.

Esta historia está en desarrollo y se está actualizando.

Publicidad

Kevin Liptak, Jeff Zeleny, Jeremy Diamond y Sarah Westwood de CNN contribuyeron a este reportaje.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad