Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Trump amenaza con enviar militares armados a la frontera por una nueva caravana

El presidente asegura que soldados mexicanos apuntaron contra miembros de la Guardia Nacional de Estados Unidos.
Donald Trump.
Donald Trump. El presidente de EU no está satisfecho con los esfuerzos del gobierno mexicano para frenar la inmigración.

El presidente estadounidense, Donald Trump, volvió a amenazar este con cerrar la frontera sur de su país con México y enviar a más militares debido a una presunta caravana activa de migrantes que se dirige a Estados Unidos en estos momentos.

"Una caravana muy grande de más de 20,000 personas se inició en México. Se ha reducido en tamaño por México, pero sigue llegando. México debe detener el resto o nos veremos obligados a cerrar esa sección de la frontera y llamar al Ejército", apuntó Trump en su cuenta oficial de Twitter.

Recomendamos: México pide a EU que agilice con "urgencia" el paso de mercancías en la frontera

El mandatario argumentó que los soldados de México "recientemente sacaron armas" contra los efectivos de la Guardia Nacional estadounidense , lo que dijo que "probablemente" fue una táctica de distracción para los traficantes de drogas en la frontera.

Publicidad

En su publicación en la red social, el mandatario republicano se quejó también de que México no está haciendo lo "suficiente" para detener la migración clandestina y devolver a las personas a sus países de origen.

"¡Mejor que no vuelva a pasar! Ahora estamos enviando soldados armados a la frontera", aseguró el gobernante.

Según un comunicado enviado a la AFP por el Comando Norte de Estados Unidos, el 13 de abril cerca de las 14:00 horas entre cinco y seis militares mexicanos interrogaron a dos soldados estadounidenses que realizaban una operación de apoyo en la frontera en un vehículo que no llevaba la identificación de la Patrulla de Fronteriza (CBP por sus siglas en inglés).

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, dijo que no caerá en provocaciones. "Le digo al presidente Donald Trump que nosotros queremos mantener una relación respetuosa y de amistad con su gobierno. Vamos a analizar ese incidente, vamos a tomar en cuenta lo que él está señalando y se va a actuar en conformidad con la ley en el marco de nuestra soberanía, pero lo más importante es decirle que no vamos a pelarnos con el gobierno de Estados Unidos", señaló en su conferencia de prensa matutina.

Lee: Trump quiere imponer aranceles o cerrar la frontera. Pero la ley no le dejará

Horas más tarde, la secretaría de Relaciones Exteriores mexicana reconoció un "encuentro" entre militares mexicanos y estadounidenses en una zona en que el trazado de la frontera no es claro y explicó que el “incidente” ocurrió el pasado 13 de abril en Ciudad Juárez.

Hace dos semanas, Trump insinuó que mandaría a "más soldados" a la frontera con México después de escuchar historias de migrantes indocumentados que mueren durante su trayecto al país, aunque su amenaza no se ha hecho efectiva todavía.

Estados Unidos tiene desplegados ya a unos 6,000 militares en la frontera con México, entre soldados en activo y reservistas de la Guardia Nacional, como consecuencia de la voluntad de Trump de marcar músculo ante la llegada de varias caravanas de inmigrantes indocumentados el año pasado.

Dadas las limitaciones legales de su misión, los soldados se han dedicado a reforzar la valla fronteriza que separa Estados Unidos y México y a ayudar a la Patrulla Fronteriza (CBP, en sus siglas en inglés) en el transporte de suministros.

Lee: En busca de la mejor relación de la historia con Estados Unidos

A principios de abril, Trump cedió en su amago de clausurar la frontera con México, al afirmar que dará al país vecino un año para detener el flujo de drogas, o de lo contrario impondrá aranceles a sus automóviles antes de decidir si clausura la zona limítrofe.

El gobernante reconoció entonces que su amenaza de gravámenes podría interferir en el renovado acuerdo comercial entre Estados Unidos, México y Canadá, conocido como T-MEC y pendiente de ratificación por los poderes legislativos de los tres países.

Trump dio así marcha atrás a su amenaza de cerrar el linde en esa semana, unos días después de exigir que México detuviera "de inmediato" el flujo de inmigrantes indocumentados que atraviesan su país hacia Estados Unidos, o de lo contrario clausuraría esa zona limítrofe.

México repatrió a 15,000 migrantes en el último me s, dijo el martes Tonatiuh Guillén, director del Instituto Nacional de Migración (INM), que admitió un aumento en las devoluciones en medio de fuertes presiones de Trump para frenar los crecientes flujos a su país.

Con información de EFE, AFP y Reuters

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad