Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La policía británica pide acceso a redes sociales de víctimas de violación

La medida, que también incluye la entrega de los teléfonos móviles, ha desatado la indignación de los grupos de defensa de los derechos de la mujer en Reino Unido.
lun 29 abril 2019 10:33 AM
Intrusión a la privacidad.
Intrusión a la privacidad. Los grupos de defensa a los derechos de la mujer han criticado la medida, pues sostienen que es tratar a las víctimas como sospechosos.

LONDRES (CNN)— Las víctimas de violación en Reino Unido tienen que entregar sus teléfonos móviles y dar acceso a sus cuentas de redes sociales a la Policía para que su denuncia no se venga abajo, según las nuevas pautas que han recibido críticas de grupos de defensa de los derechos de la mujer y funcionarios de alto nivel en la policía.

En los nuevos formularios estandarizados que empezó a utilizar la Policía de Inglaterra y Gales se les pide a las personas que denuncian delitos varios, entre ellos violación y agresión sexual, permiso para acceder a sus mensajes, correos electrónicos, fotografías y cuentas de redes sociales para que aumenten las probabilidades de que el juicio sea exitoso.

Sin embargo, esta medida ha recibido duras críticas porque "se trata a las víctimas de violación como sospechosos" y los grupos de defensa de los derechos de la mujer temen que desanimará a las víctimas de denunciar. Un grupo que proporciona apoyo jurídico a víctimas de agresiones sexuales advirtió a la Policía que impugnarán la estrategia en los tribunales.

Lee: '123456', la contraseña más popular y vulnerable en Reino Unido

"La mayoría de los denunciantes entiende completamente que la divulgación de las comunicaciones con el acusado es algo justo y razonable, pero lo que no está claro es por qué sus antecedentes (incluida su historia sexual) debería estar al alcance de cualquiera", señaló Harriet Wistrich, directora del Centro para la Justicia para la Mujer, en un comunicado.

"Al parecer estamos regresando a los viejos días, en los que se trataba como sospechosos a las víctimas de violación", agregó al revelar el plan del grupo para impugnar esta medida.

Publicidad

Este procedimiento es la respuesta a la andanada de críticas que la Policía recibió a finales de 2017, cuando una serie de casos de violación de alto perfil se desecharon porque surgieron pruebas nuevas de último minuto. Un juicio de ese año, en contra del estudiante Liam Allan, colapsó en el tribunal de Croydon cuando surgieron pruebas de un teléfono celular; la Policía ofreció disculpas por la forma en la que manejó el caso. Allan decía que no había hecho nada malo.

En el formulario, se les explica a quienes denuncian una violación que "los teléfonos móviles y otros dispositivos digitales como laptops, tabletas electrónicas y relojes inteligentes pueden proporcionar información relevante y ayudarnos a investigar lo ocurrido", según Press Association (PA).

Lee: EU amenaza con vetar la resolución de la ONU sobre ayuda a víctimas de violación

"Esto podría incluir que la Policía tenga acceso a mensajes, fotografías, correos electrónicos y cuentas de redes sociales almacenados en su dispositivo", señala el formulario, en el que se agrega que "solo se deberán seguir las líneas de investigación pertinentes para evitar la intrusión innecesaria en la vida personal de los individuos".

Se estima que en Reino Unido, una de cada siete mujeres ha reportado haber vivido alguna forma de violencia sexual, con lo que está entre los cinco países con más agresiones sexuales registradas, según Amnistía Internacional.

Pese a esto, la tasa de sentencias por violación cayó un 23% entre 2017 y 2018 en comparación con el año anterior, según datos del Servicio de Enjuiciamientos de la Corona de Reino Unido.

'Pesquisas digitales excesivas'

Algunos de los miembros de la corporación han criticado los nuevos planes; Vera Baird, comisionada de la Policía de Northumbria, advirtió que la nueva medida impedirá que las víctimas de violación denuncien.

"Tenemos que tratar a los denunciantes de casos de violación con exactamente la misma justicia y apoyo con los que tratamos a los quejosos de otra clase de delitos, no señalarlos y exigirles que revelen la historia de su vida para convencer a las autoridades de que son aptos para el sistema de justicia penal", dijo a PA.

Recomendamos: En 2 años, solo se presentaron 2 denuncias por acoso a mujeres en la CDMX

Algunos grupos de defensa del derecho a la privacidad también censuraron la propuesta. "Estas pesquisas digitales excesivas son simplemente una reacción refleja que retrasa y obstruye aún más a la justicia", dijo Griff Ferris, director jurídico y regulatorio de Big Brother Watch.

"Tratar a las víctimas de violación así, como sospechosos, retrasa las investigaciones y los juicios, prolonga la aflicción tanto de las víctimas como de los sospechosos, disuade a las víctimas de denunciar y obstruye la justicia", agregó Ferris.

"Se necesita una reforma urgente para que las víctimas ya no tengan que sacrificar su vida privada para llevar a la justicia a los criminales",

Según sondeos de Amnistía Internacional, Reino Unido es uno de tan solo ocho países europeos que tiene leyes en las que se definen como violación las relaciones sexuales sin consentimiento. En la gran mayoría de los países solo se reconoce la violación cuando hay violencia física, amenazas o coerción, señaló la organización en un reporte que publicó en 2018.

Recomendamos: Las marcas adoptan el feminismo ¿por convicción o por negocio?

Un portavoz del Consejo Nacional de Jefes de Policía señaló: "Entendemos que la forma en la que se usan los datos personales es fuente de ansiedad. Nunca querríamos que las víctimas sientan que no pueden denunciar un delito porque habrá 'intrusión' en su información".

"Sin embargo, las leyes existentes no anticipan la cantidad de información con la que ahora lidian los agentes; además, la asesoría jurídica que hemos recibido indica que buscar el consentimiento es una forma de asegurar el equilibrio".

Publicidad
Publicidad