Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

¿Cómo un cartón antisemita terminó en el New York Times?

Más de una docena de empleados del diario estadounidense reconocen que la sección de Opinión es uno de los puntos ciegos de la publicación.
¿Una publicación contra los judios?
¿Una publicación contra los judios? No es la primera vez que el New York recibe crìticas sobre su cobertura de Israel.

NUEVA YORK (CNN) — Los reporteros de la redacción del New York Times podían oír las protestas en las calles el lunes, 29 de abril. "¡Debería darles vergüenza!", gritaban. Algunos manifestantes llevaban carteles en los que acusaban al diario de ser antisemita. Otros ondeaban banderas de Estados Unidos y de Israel.

Los manifestantes se congregaron en la Octava Avenida en la ciudad de Nueva York en respuesta a una caricatura reciente, descaradamente antisemita . La imagen se publicó en las ediciones internacionales del Times, el jueves 28 de abril . Evocó "un periodo muy oscuro en la historia judía", dijo el abogado Alan Dershowitz en la protesta. "Me pregunto cómo pudo haber ocurrido".

A los empleados del Times también les gustaría saber. En entrevistas, esta semana, 16 empleados del Times dijeron que la publicación internacional está escasa de personal, que la sección de opinión es propensa a perjudicarse y que persiste el debate sobre los prejuicios y los puntos ciegos del diario. Dijeron que este episodio ha provocado vergüenza entre el personal. Sin embargo, varios de los empleados dijeron que están impresionados por la serie de cambios que anunció el miércoles el presidente del Times, A. G. Sulzberger.

Pese a todo, las discusiones continúan. Algunos de los detractores del periódico dicen que tiene un problema cultural muy arraigado cuando se trata de Israel y el antisemitismo. Otros rechazan totalmente esa idea y dicen que la publicación de la caricatura ofensiva fue simplemente la consecuencia del exceso de trabajo del editor.

"No creo que haya alguien en nuestra oficina que crea remotamente que hay un problema de antisemitismo institucionalizado en el NYT", dijo uno de los empleados de una oficina internacional. "Pero como pasa con todas las redacciones que han pasado por una reestructuración radical en años recientes, que se hayan quitado muchos frenos y contrapesos y que esto pueda pasar sin que alguien más lo note preocupa tanto a reporteros como a editores".

Al igual que los demás entrevistados para este artículo, el empleado insistió en mantener el anonimato para hablar francamente sobre su patrón.

Publicidad

10 cartones que dan su perspectiva sobre la libertad de prensa en el mundo

Censura económica

economic_censorship__stephanie_mcmillan ESTADOS UNIDOS.jpeg

Censura económica De Stephanie Mcmillan (Estados Unidos).
Cartoon Movement
Libertad de prensa

press_freedom_day__doaa_eladl EGIPTO.jpeg

Día de la Libertad de Prensa De Doaa Eladl (Egipto)
Cartoon Movement
Libertad de prensa

targeting_free_press__vladimir_kazanevsky UCRANIA.jpeg

Apuntando a la libertad de prensa De Vladimir Kazanevsky (Ucrania)
Cartoon Movement
Libertad de prensa

the_battle_for_free_press_in_mexico__dario_castillejos_1 MEXICO.jpg

La batalla por la libertad de prensa en México De Darío Castillejos (México)
Cartoon Movement
Libertad de prensa

the_black_bar_of_censorship__hajo_1 HOLANDA.jpg

La barra negra de la censura De Hajo (Holanda)
Cartoon Movement
Libertad de prensa

the_free_press__omar__turcios ESPAÑA.jpeg

La libertad de prensa De Omar Turcios (España)
Cartoon Movement
Libertad de prensa

the_journalist__carlos_david_fuentes CUBA.jpeg

El periodista De Carlos David Fuentes (Cuba)
Cartoon Movement
Libertad de prensa

trickle_down__orlando_cullar COLOMBIA.jpeg

Gota a gota De Orlando Cullar (Colombia)
Cartoon Movement
Libertad de prensa

world_press_freedom_day__pedro_x__molina NICARAGUA.jpeg

Día Mundial de la Libertad de Prensa De Pedro X Molina (Nicaragua)
Cartoon Movement
Libertad de prensa

world_press_freedom_day_2017__emad_hajjaj JORDANIA.jpeg

Día Mundial de la Libertad de Prensa De Emad Hajjaj (Jordania)
Cartoon Movement

James Bennet, editor a cargo de la sección de opinión, declinó la entrevista. Sin embargo, el miércoles, 1 de mayo, publicó un editorial en el que critica a su propio departamento. "Las disculpas son importantes —señaló la junta editorial—, pero la obligación principal del Times es centrarse en ser la vanguardia del periodismo valiente y en la expresión editorial clara de sus valores".

Más tarde, Sulzberger habló de la caricatura por primera vez. Escribió en una circular interna que "estamos tomando medidas disciplinarias" con el editor involucrado y haciendo una serie de cambios de procedimiento para "asegurar una supervisión adecuada". Para empezar, no habrá más caricaturas sindicadas.

"Nuestros periodistas trabajan duro todos los días para ayudar a la gente a entender un mundo vasto y diverso y para asegurarse de que ninguna clase de prejuicio llegue a nuestros reportajes", señaló en la circular. "Aunque me han garantizado que en este error no hubo dolo, nos quedamos muy cortos respecto a nuestros estándares en este caso".

Esas son palabras mucho más fuertes que las que el periódico uso inicialmente para abordar la controversia.

¿Qué salió mal?

António Moreira Antunes, artista portugués, ha estado dibujando cartones políticos desde hace 45 años. Hace poco decidió abordar la relación entre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el recién reelecto primer ministro, Benjamín Netanyahu.

El resultado fue una imagen en la que Netanyahu sale como un perro con correa y la Estrella de David al cuello, llevado por un Trump ciego con anteojos y una kipá.

Antunes le dijo a CNN que no cree que la imagen evoque estereotipos antisemitas llenos de odio en ningún sentido. Sin embargo, varios periodistas y activistas dijeron que les recordaba a la propaganda nazi. Jonathan Greenblatt, CEO de Anti-Defamation League, dijo en CNN que la caricatura exhibe "estereotipos que insinúan el control de los judíos".

"No me sorprendería que esto se hubiera publicado en Teherán o en Damasco, pero no pertenece al New York Times ni a ningún otro medio creíble", dijo.

El cartón de Antunes se publicó por primera vez en Expresso, un semanario relativamente pequeño que circula en Lisboa. Llegó al Times a través de un servicio de sindicación llamado CartoonArts International. Durante años, el Times ha publicado contenidos de CartoonArts en su propio sitio de contenidos concesionados y había distribuido caricaturas en otras publicaciones.

Un editor de producción del Times, al que le correspondía elegir la caricatura para llenar un espacio en la edición internacional del jueves, 25 de abril, revisó las opciones más recientes de la colección de CartoonArts, escogió la de Antunes y siguió con su trabajo, según explicaron dos de las fuentes.

El cartón, que no se relaciona con los artículos de opinión a los que acompañaba, figuró en la versión del Times que se publica fuera de Estados Unidos.

Lee: Incluso con la victoria, Netanyahu tiene mucho que perder

La edición internacional tiene una base de lectores muy valiosa, pero en general no es lo más relevante en las oficinas centrales del Times en Nueva York. "No es la prioridad", dijo una de las fuentes, amablemente.

Varios de los empleados del diario en Nueva York dijeron que no sabían que la edición internacional publicara caricaturas, ya que la edición nacional no los lleva. Así, la indignación que estaba a punto de estallar los sorprendió por varias razones.

El cartón no llamó mucho la atención el jueves. Según el Times, los editores en jefe ni siquiera sabían de su existencia. Al parecer, este es un error clave: que no lo hayan revisado varias personas antes de que se imprimiera. La sección internacional de opinión le responde a Bennet.

El Times declinó hacer comentarios sobre por qué la página no se revisó antes.

Según el diario, los editores en jefe "se enteraron de la caricatura el viernes" y "de inmediato empezaron a redactar una nota del editor".

Sin embargo, la reacción inicial del Times no transmitió mucha urgencia. Eso pudo deberse a que la edición internacional no se publica los fines de semana, así que lo más pronto que la nota podía publicarse era el lunes.

El cartón se retiró del sitio de contenidos concesionados del Times el viernes, según la publicación. Sin embargo, publicaron la nota del editor en internet hasta el sábado por la mañana, doce horas después de que el periódico empezara a recibir críticas en las redes sociales.

En la primera nota del editor, el Times reconoció que el cartón contenía "tropos antisemitas", que era "ofensivo" y que había sido "un error de criterio".

Otros medios de comunicación empezaron a buscar la caricatura en cuestión y se volvió la gran noticia. Algunas organizaciones judías censuraron al Times por haber permitido que se publicara. Los críticos de los medios cuestionaron al Times por haber guardado el secreto. Miembros del círculo más íntimo de Trump denunciaron al Times y preguntaron por qué no se habían disculpado por el desliz.

La intención de los ejecutivos del Times era que la nota fuera una disculpa, de acuerdo con una fuente que estuvo involucrada. Sin embargo, el lenguaje usado no reflejaba ninguna disculpa.

"Supongo que la administración no estaba consciente de lo importante que había sido el cartón para la gente que se sintió ofendida", dijo un empleado del Times.

Los ejecutivos empezaron a trabajar en un segundo comunicado en el que había una disculpa explícita y una explicación parcial de lo ocurrido, misma que se publicó el domingo por la tarde .

Las críticas siguieron llegando. El lunes, Trump dio su opinión sobre el cartón y se quejó de que el Times no se ha disculpado con él por las "noticias falsas y corruptas".

"Heridas autoinfligidas"

En la mayoría de los periódicos, incluido el Times, hay una división firme entre la redacción y el departamento de opinión. Los reporteros suelen transitar entre ambas y las amistades cierran la brecha, pero funcionan independientemente… y a veces se estorban.

El personal de la redacción que habló con CNN Business señaló que les impresionó enterarse de la caricatura. Sin embargo, algunos hicieron referencia a controversias pasadas con la sección de Opinión e insinuaron que ha habido una serie de heridas autoinfligidas.

Un día, a principios del año pasado, el departamento anunció que contrataría a Quinn Norton para que fuera "la principal escritora de opinión sobre tecnología" de la junta editorial, pero al final de ese mismo día cambiaron de opinión con el argumento de que ella había publicado cosas ofensivas en las redes sociales. Bennet dijo que no sabía de las difamaciones y otros contenidos de la cuenta de Twitter de Norton hasta que algunas personas ajenas al Times empezaron a tuitear sobre ello.

Seis meses después, el departamento publicó un corto animado en el que se ve a Trump y a Vladimir Putin como amantes, lo que suscitó acusaciones de homofobia.

"Varios empleados LGBTQ del Times vieron el video como una falta de respeto y signo de homofobia", señaló la comisión de diversidad del sindicato de trabajadores del Times en una carta.

OPINIÓN: Trump tendrá que escuchar a los periodistas quiera o no

Evidentemente, la dirigencia del Times no estuvo de acuerdo y el corto sigue en línea. El proyecto en general recibió recientemente un premio Webby.

"Entre la caricatura homófoba de Trump y Putin y el material antisemita que publicaron este fin de semana, parece que siguen dándose tiros en el pie", dijo un reportero del Times, quien describió esto como "heridas autoinfligidas".

Pese a todas las críticas que Bennet ha recibido, incluso desde adentro del Times, también tiene muchos partidarios. Es un aliado muy importante para A. G. Sulzberger, quien heredó de su padre las riendas del diario a finales de 2017.

Un empleado que apoya a Bennet les atribuyó a él y a su equipo el haber "intentado diversificar la gama de colaboradores en un entorno profundamente polarizado".

¿Un "patrón" o una publicación llevada al extremo?

El cartón fue el punto problemático más reciente en una pugna prolongada por la cobertura de Israel en el Times. Los antisemitas se han quejado desde hace mucho que es un "periódico judío" y hacen referencia a las raíces religiosas de la familia propietaria. Los detractores del Times, principalmente en la derecha, han acusado desde hace mucho al diario de ser hostil con los judíos.

En las protestas del lunes, Dershowitz dijo que el Times "se ha equivocado tantas veces en lo concerniente a Israel, en lo concerniente al pueblo judío, que la única cosa buena que el New York Times ha hecho por el pueblo judío es desmentir la noción de que los judíos controlan a los medios y la usan para promover sus propios intereses".

Los conservadores dicen que las instituciones progresistas como la sección de opinión del Times han sido muy laxas con las manifestaciones de odio de la izquierda contra los judíos.

Lee: Soldados israelíes le disparan a un palestino maniatado cuando trataba de huir

Algunos lectores "creen que hay un patrón", dijo uno de los empleados del Times. "El patrón es ser muy receptivo o fomentar las críticas contra Israel, particularmente las críticas al actual gobierno israelí, y que las críticas se transformen en antisemitismo o que te impidan ver el antisemitismo".

En el editorial del miércoles, se abordó este tema: "Hemos sido y seguimos siendo defensores incondicionales de Israel y creemos que las críticas de buena fe deben servir para fortalecerlo a largo plazo porque le ayuda a mantenerse fiel a sus valores democráticos".

Bret Stephens, editorialista conservador del Times, abordó el tema en una columna muy directa sobre el cartón que se publicó el lunes en el Times.

Dijo que el diario como institución no es antisemita en ningún sentido, pero tiene que reflexionar en cómo lo perciben y en por qué se permitió que el cartón se imprimiera.

Preguntó: "¿Cómo es que las expresiones más descaradas de antisemitismo se vuelven casi indetectables para los editores, quienes creen que parte de su trabajo es combatir el fanatismo?".

La columna ha tenido más de un millón de visitas desde el domingo, un total muy alto para cualquier editorial, de acuerdo con uno de los empleados.

El martes, 30 de abril, Stephens dijo a CNN Business que Bennet no dudó en publicar la columna y que se hicieron pocos cambios al borrador, fuera de algunas correcciones de estilo.

La disposición de Bennet a permitir esta clase de autocrítica hace quedar bien al diario, añadió Stephens.

Autocrítica, sí, pero hay quienes culpan al diario de no dar más información. El Times eliminó el cargo de editor público residente hace dos años. La oficina del editor público era la responsable de sortear las quejas de los lectores y de que el periódico les diera respuesta.

La disculpa del domingo indica que "un solo editor" eligió el cartón "debido a un proceso deficiente". El Times declinó dar el nombre de dicha persona. La mayoría de las fuentes con las que CNN habló dijeron que no saben quién escogió la imagen. Los demás dijeron que no querían identificar a la persona porque creen que el asunto debería manejarse internamente. "Esto no se trata de una persona, sino de una institución", dijo uno de los empleados.

Y también es asunto de frenos y contrapesos.

"Un editor de rango medio nunca publicaría algo en el reporte de noticias sin supervisión de alguien", observó uno de los reporteros del Times.

Algunas de las personas que trabajan en la edición internacional sienten que están sobrecargados, un sentir común en las redacciones de la actualidad. Sin embargo, el exceso de trabajo no puede excusar esta clase de error, dijo otro de los periodistas de la publicación.

"Necesitamos muchos ojos en todo", dijo uno de los empleados.

Sulzberger reconoció esta problemática en la circular del miércoles. "Estamos cambiando nuestros procesos de producción para garantizar una supervisión adecuada y resolver los problemas en las páginas internacionales de opinión que permitieron que se cometiera este error", señaló.

Añadió que "hemos dejado de publicar los cartones sindicados, que son creación de quienes no tienen lazos directos con el Times y que por ende limitan nuestro control editorial". Además, apuntó que se "canceló" el contrato de servicios de sindicación con CartoonArts.

Los caricaturistas dan su opinión

La junta editorial del Times señaló que el editor que escogió el cartón "no reconoció su antisemitismo". La junta criticó tácitamente a esta persona y agregó que la publicación de la caricatura es "prueba del profundo peligro de que se propague no solo el antisemitismo, sino la insensibilidad".

Además, Sulzberger dijo que el diario está "actualizando la capacitación en prejuicios inconscientes para garantizar que incluya un énfasis directo sobre el antisemitismo".

En respuesta, uno de los empleados dijo que esperaba que hubiera "algunas quejas" sobre el adiestramiento, ya que "se trató de un solo editor de producción".

Mientras tanto, el caricaturista responsable de todo esto dijo que no tenía intenciones antisemitas y que dibujó el cartón como un pronunciamiento político.

En entrevista con CNN, en portugués, Antunes dijo que le sorprendió el escándalo. Dijo que tiene el "máximo respeto" por el pasado del pueblo judío, pero añadió que no significa que pueden estar "por encima de las críticas". Afirmó que las acusaciones de antisemitismo son un malentendido "al que se llegó a través de la maquinaria propagandística judía, es decir, cada vez que hay críticas es porque hay un antisemita del otro lado y en este caso no es así".

Antunes culpó a los personajes de derecha: "La derecha judía no quiere que la critiquen, por lo tanto, cuando la critican, dicen: 'somos un pueblo perseguido, sufrimos mucho… esto es antisemitismo'".

El caricaturista agregó que se sintió herido por las declaraciones del Times. "Deberían ver que lo que hay aquí es un tema político, no religioso", dijo, a lo que agregó que la gente no debería aceptar la idea de que "cualquier crítica a Israel es antisemita".

El Times decidió por cuenta propia que el cartón es antisemita, pero mucho después de que se publicara en la edición internacional.

El miércoles, Sulzberger reiteró la postura que el diario publicó el domingo, es decir, que "estas imágenes siempre son peligrosas y lo son más en un momento en el que el antisemitismo aumenta en todo el mundo".

Además, de acuerdo con el presidente del diario, "también estamos comprometidos a hacer cambios para evitar que una cosa así vuelva a ocurrir".

Duarte Mendonça, de CNN, contribuyó con este reportaje.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad