Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Una huelga nacional en Ecuador refuerza la presión a Lenín Moreno

Miles de indígenas y sindicalistas tomaron las calles del centro histórico de Quito, para protestar contra las medidas de austeridad propuestas por el presidente.
mié 09 octubre 2019 05:57 PM
ECUADOR-ECONOMY-IMF-OIL-PROTEST-MARCH
Las manifestaciones estallaron cuando Moreno puso fin a los subsidios al diésel y la gasolina extra, en el marco de un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional.

Movimientos indígenas y sindicatos de Ecuador iniciaron este miércoles una huelga nacional ante la negativa del presidente Lenín Moreno a dar marcha atrás con medidas de austeridad que desencadenaron los peores disturbios en una década.

En el séptimo día de protestas, miles de sindicalistas e indígenas avanzaban por el centro histórico de la capital Quito gritando consignas hacia el Palacio de gobierno, que estaba rodeado de militares y policías.

Publicidad

La masiva marcha indígena llenaba las calles del centro de manera pacífica y trataba de llegar a plazas cercanas al palacio presidencial para pedir que se derogue el decreto que pone fin a los subsidios de combustibles, según testigos de Reuters.

Otro grupo con decenas de manifestantes lanzaba piedras y palos a la policía, que trataba de dispersarlos con gas lacrimógeno para impedir su avance.

Ecuador.
Otro grupo con decenas de manifestantes lanzaba piedras y palos a la policía, que trataba de dispersarlos con gas lacrimógeno para impedir su avance.

En Guayaquil, ciudad a la que Moreno trasladó su gobierno , cientos de manifestantes se enfrentaban con policías y militares en el centro, mientras los puntos de ingreso se mantenían cerrados.

El gobierno confirmó que algunas vías al norte del país aún se encontraban cerradas, provocando desabastecimiento de productos y la suspensión de operaciones en supermercados de la zona. Las actividades comerciales y escolares estaban suspendidas.

Las manifestaciones estallaron la semana pasada cuando Moreno puso fin a los subsidios al diésel y la gasolina extra, que han estado vigentes por décadas, en el marco de un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) por 4,200 millones de dólares, con el que buscan reducir un abultado déficit fiscal.

"El gobierno nos hizo un paquetazo de una crisis fiscal que tiene y eso no vamos a pagar el pueblo", dijo Mesías Tatamuez, líder del frente unitario de trabajadores FUT, que aglutina a varios sindicatos del país. "El Ecuador es pacífico pero tampoco va a ser borrego", agregó vía telefónica a Reuters.

Publicidad

La organización indígena CONAIE dijo que el gobierno de Moreno se comportaba "al puro estilo de una dictadura militar" por declarar un estado de excepción y luego un toque de queda nocturno en algunas áreas.

Las protestas comenzaron afectar la producción petrolera de la pequeña nación. El Ministro de Energía, Carlos Pérez, dijo que hasta el miércoles registraba una pérdida acumulada de 232,000 barriles de crudo, debido a la suspensión de la operación en nueve bloques petroleros por las protestas.

Lee: Lenín Moreno muda el gobierno de Ecuador por la escalada de las protestas

Avance en los diálogos

Moreno, quien asumió el cargo en el 2017 , ratificó a última hora del martes que mantendrá vigente las medidas aunque dijo que está abierto al diálogo para buscar medidas de compensación a sectores afectados y no renunciará a la presidencia.

El vicepresidente Otto Sonnenholzner ratificó la vigencia de las medidas y reconoció que se han tenido acercamientos con el movimiento indígena y los sindicatos bajo el acompañamiento de las Naciones Unidas, la Iglesia Católica y rectores de universidades.

"Estamos conversando y hemos llegado ya a algunos avances en estas negociaciones con los movimientos indígenas", agregó a periodistas desde Guayaquil, al señalar que "pandillas pagadas" se han querido tomar la ciudad.

Las autoridades han arrestado a cerca de 700 personas y docenas de policías han resultado heridos. Organizaciones de Derechos Humanos locales denunciaron el miércoles que 83 personas, incluidos adolescentes y mujeres, se encuentran "irregularmente detenidas" en un cuartel policial.

Moreno ha acusado al expresidente Rafael Correa, en cuyo gobierno fue vicepresidente, de intentar un golpe de Estado con ayuda del mandatario venezolano Nicolás Maduro.

Correa, desde Bélgica, negó la acusación y Maduro hizo lo propio desde Venezuela.

El mandatario cuenta con el apoyo de la élite empresarial, las Fuerzas Armadas y no tiene una oposición fuerte, pero su popularidad ha caído a niveles de menos el 30% en dos años de gobierno.

Publicidad
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad