Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Las consecuencias por las acciones contra Irán crecen para Donald Trump

El presidente afirma que el ataque contra el máximo general iraní, Qasem Soleimani, dio más seguridad a Estados Unidos, sin embargo el país parece más aislado que nunca.
lun 06 enero 2020 11:03 AM
En problemas
La coalición para combatir a ISIS, que Estados Unidos encabeza, cesó operaciones contra el grupo terrorista temporalmente para proteger a las bases iraquíes de las milicias que cuentan con el respaldo de Irán.

Stephen Collinson

La administración Trump está en peligro de perder el control de la rápida reacción en cadena y de la tormenta política que se desató luego de que asesinara al máximo general iraní, Qasem Soleimani .

Los acontecimientos subsiguientes han puesto en duda las afirmaciones del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, respecto a que el ataque con un dron, a principios de enero, dio más seguridad a los estadounidenses porque al parecer Estados Unidos ahora está más vulnerable y aislado.

Publicidad

Ahora, los argumentos con los que la administración justificó el ataque suscitan más sospechas luego de que el secretario de Estado, Mike Pompeo, declarara a CNN que para él no era "relevante" revelar lo inminentes que serían los ataques contra intereses de Estados Unidos que, de acuerdo con Trump, Soleimani estaba tramando.

Entre los signos de la profundización de la crisis, el gobierno iraní anunció, el domingo, 5 de enero, que ignoraría de las restricciones a su programa de enriquecimiento de uranio , establecidas en el tratado nuclear de la era de Obama. El Parlamento iraquí votó a favor de expulsar a las tropas estadounidenses . La salida de Estados Unidos pondría en peligro su campaña contra el extremismo y consolidaría la influencia de Irán en Bagdad. En la administración hubo disenso cuando Trump juró que atacaría sitios culturales —o blancos civiles— si Irán emprendía ataques en represalia. La administración estadounidense afirmó que la eliminación de Soleimani, el orquestador del terror de Irán en Medio Oriente, fue motivo de celebración en Irán, cosa que causó desconcierto porque el gobierno iraní organizó rituales fúnebres para Soleimani con la intención de emprender una campaña de propaganda para zanjar las divisiones nacionales.

Por otro lado, los aliados europeos de Washington se distanciaron del ataque de Trump. La coalición para combatir a ISIS, que Estados Unidos encabeza, cesó operaciones contra el grupo terrorista temporalmente para proteger a las bases iraquíes de las milicias que cuentan con el respaldo de Irán. Además, otro de los indicios de que las brechas entre Irak y Estados Unidos se están profundizando, es que el primer ministro iraquí, Adil Abdul Mahdi, dijo que tenía programada una reunión con Soleimani el día en que lo mataron para hablar de una iniciativa para aligerar las tensiones entre Irán y Arabia Saudita.

Publicidad

En Kenia, tres estadounidenses murieron en un ataque de Al Shabaab, un grupo yihadista, en contra de una base militar. El grupo sigue una línea sunita del islam, mientras que Irán tiene una mayoría chiita y no hay lazos inmediatos con la muerte de Soleimani. Sin embargo, el ataque sirvió tanto de recordatorio de la vulnerabilidad del personal estadounidense a los ataques terroristas como de signo de que otros adversarios de Estados Unidos podrían tratar de aprovechar el tumulto para sus propios fines.

Mientras crece el tumulto internacional, los enfrentamientos empeoran en Estados Unidos. Los legisladores demócratas y los republicanos se distancian cada vez más por el juicio de destitución de Trump, drama que comenzó por la forma en la que Trump manejó otra cuestión de política exterior (Ucrania) y sus esfuerzos por usar su poder para obtener información comprometedora sobre sus oponentes políticos.

Recomendamos: ¿Qué tan vulnerables son los militares de EU a las represalias de Irán?

La estrategia de Trump, bajo escrutinio

Las consecuencias crecientes sobre el asunto de Irán renovaron el escrutinio al estilo de liderazgo de Trump y a la cuestión de qué tan cuidadosamente consideró las consecuencias del ataque.

El ejecutivo estadounidense se resiste a dar un informe público de la información de inteligencia que lo llevó a atacar a Soleimani. Los legisladores demócratas, quienes han dicho que no les consultaron con anticipación y que lo único que hizo la presidencia fue dar una explicación restringida de sus actos, llamó a Trump a levantar la reserva de la notificación formal sobre el ataque que envió al Congreso.

Publicidad

"Es vital que cuestiones de seguridad nacional de tal importancia se comuniquen al pueblo estadounidense de manera oportuna", se lee en la carta que escribieron el líder de la minoría en el Senado, Chuck Schumer, y el senador Bob Menendez, el demócrata de mayor rango en la Comisión de Relaciones Exteriores de la cámara alta. "Una notificación totalmente reservada simplemente no es adecuada en una sociedad democrática y al parecer no hay una justificación legítima para reservar esta notificación".

Lee: Los hombres de Soleimani buscaron a Los Zetas para asesinar a un embajador

Además, no hay signos evidentes de una estrategia a largo plazo para contrarrestar las represalias iraníes, fuera de los tuits cada vez más belicosos de Trump.

"Estas Publicaciones de los Medios servirán de notificación al Congreso de Estados Unidos sobre que si Irán ataca a cualquier persona o blanco estadounidense, Estados Unidos contraatacará rápida y completamente, y tal vez de forma desproporcionada", escribió Trump el domingo.

Sin embargo, las amenazas de Trump de atacar sitios "culturales" en Irán si el régimen de Teherán atacaba a estadounidenses para vengar a Soleimani causaron indignación en la administración. Un ataque contra un sitio cultural, tal como un monumento religioso o histórico, podría poner en peligro a civiles, violaría varios tratados internacionales y lo más probable es que se considere crimen de guerra.

"Nada une tanto a la gente como la destrucción deliberada de sitios culturales entrañables", dijo un funcionario estadounidense a Jim Sciutto, de CNN.

Sin embargo, Trump reiteró sus amenazas ante los reporteros en el avión presidencial en su viaje de regreso a Washington tras sus vacaciones en Florida.

Recomendamos: Las tensiones entre EU e Irán aumentan tras informes de nuevo ataque en Irak

"Ellos pueden matar a nuestra gente, ellos pueden torturar y mutilar a nuestra gente, ellos pueden poner bombas en los caminos y hacer estallar a nuestra gente, ¿pero nosotros no podemos tocar sus sitios culturales? Así no funciona", dijo Trump, según un reportaje conjunto de varias agencias noticiosas.

Trump también amenazó con imponerle sanciones graves a Irak si echaban a las tropas estadounidenses.

En el programa State of the Union de CNN, Pompeo insistió en que la muerte de Soleimani hacía del mundo un lugar más seguro pese a que Estados Unidos recomienda a sus ciudadanos que salgan de Irak.

Lee: La tensión en Irán eleva los precios del petróleo más de 4%

"Medio Oriente estaba inestable. Estamos creando un lugar y una oportunidad para esa estabilidad", dijo Pompeo. "Sé que el riesgo para Estados Unidos a largo plazo se redujo mucho a consecuencia de los actos del presidente Trump y que nuestra administración ha emprendido en los pasados tres años", agregó.

El secretario de Estado también afirmó que la administración de Obama "le dio la patada de salida" a una guerra con Irán con el acuerdo que congelaba las actividades de enriquecimiento de uranio en Irán y frenaba lo que, según Estados Unidos, es una marcha hacia la bomba nuclear.

"Les dio a entender a los iraníes que tenían carta blanca para desarrollar una franja chiita que se extendería de Yemen hasta Irak y Siria y se internaría en Líbano, rodearía a nuestro aliado, Israel, y también amenazaría la vida de estadounidenses", dijo Pompeo. La administración Trump afirma que el tratado nuclear estaba demasiado limitado y no restringía el apoyo de Irán a los grupos extremistas en Medio Oriente ni reducía la amenaza del programa de misiles de la república islámica.

Los críticos advirtieron que aunque Soleimani era una fuerza maligna porque reunía a los intermediarios terroristas de Irán y era responsable del armamento avanzado que mató a cientos de soldados estadounidenses en Irak, el precio de matarlo podría superar por mucho los beneficios.

"No sé cuál es la motivación del presidente aquí, pero creo que fue una decisión imprudente que aumentó el riesgo para todos los estadounidenses en todo el mundo, no lo redujo", dijo a CNN Adam Schiff, presidente de la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes.

Por la noche del domingo, la presidente de la cámara baja, Nancy Pelosi, dijo que el órgano presentaría una "Resolución de Poderes de Guerra para limitar las acciones militares del presidente en lo que respecta a Irán" y agregó que la responsabilidad principal del Congreso es "mantener a salvo al pueblo estadounidense".

Ambas crisis reflejan las tendencias que mueven a la presidencia de Trump, entre ellas los estándares cuestionables de confianza, transparencia y veracidad, el enfoque hiperpolítico respecto a la política exterior y la personalidad impulsiva de un comandante supremo que actúa por instinto y que acepta pocos límites a su poder.

Elizabeth Warren, senadora por Massachusetts y precandidata demócrata a la presidencia, cuestionó el domingo la oportunidad del ataque a Soleimani.

Cuando le preguntaron, en el programa State of the Union, si creía que Trump estaba tratando de crear una distracción de su juicio político en el Congreso, Warren respondió: "Creo que es una pregunta razonable, particularmente cuando la administración, inmediatamente después de haber tomado esta decisión, dio un montón de explicaciones contradictorias sobre lo que está pasando".

Uno de los rivales de Warren por la candidatura demócrata, el ex vicepresidente Joe Biden, advirtió que los tuits y las amenazas de Trump reflejan su falta de aptitud para ser comandante supremo. Además, dijo que él era el candidato más adecuado para reemplazarlo.

"Necesitamos brindar un liderazgo sólido, estable y experimentado. Con todo respeto, creo que soy el mejor preparado de todos los que se están postulando a la presidencia en este momento", dijo Biden en un evento en Des Moines, Iowa.

Sus comentarios dejaron ver que la repentina intensificación de la crisis con Irán, así como las tensiones que probablemente no menguarán pronto, podrían surgir como uno de los temas más importantes en la precampaña demócrata y podrían servir de oportunidad para quien resulte candidato demócrata a la presidencia.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad