Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

La Corte Suprema de Colombia ordena la detención del ex presidente Alvaro Uribe

El ahora senador es investigado por un presunto fraude procesal y soborno de testigos, según informó el propio ex mandatario.
mar 04 agosto 2020 02:30 PM
Ex presidente
Álvaro Uribe es el ex presidente más popular y polémico de Colombia.

La Corte Suprema de Justicia de Colombia ordenó este martes la detención domiciliaria del expresidente y senador Álvaro Uribe, dentro de un proceso que se le sigue por presunto fraude procesal y soborno de testigos, informó el propio acusado.

"La privación de mi libertad me causa profunda tristeza por mi señora, por mi familia y por los colombianos que todavía creen que algo bueno he hecho por la patria", escribió Uribe, sobre la decisión de la Corte, que sin embargo no ha hecho aún un anuncio al respecto.

Publicidad

Es la primera vez en la historia reciente de Colombia que el tribunal ordena privar de la libertad a un ex presidente. Uribe es el ex mandatario más popular y polémico del país.

La Corte Suprema de Justicia, que tiene prevista una declaración, no se pronunció de inmediato sobre el caso.

Uribe, jefe del partido en el poder, no precisó si la decisión, que corresponde a la Corte Suprema, implica su traslado a una cárcel o si se trata de una orden de arresto domiciliario.

Mentor político del presidente Iván Duque, el ex gobernante de 68 años dio a conocer la decisión del tribunal en el marco de la audiencia que llevan a cabo este martes los jueces para definir su situación.

El ex mandatario derechista enfrenta una investigación por manipulación de testigos en su calidad de senador, que podría llevarlo a juicio por dos delitos relacionados (soborno y fraude procesal) y castigados hasta con 12 años de prisión.

Uribe había sido interrogado por los jueces el 9 de octubre.

El ex mandatario terminó enredado en un giro insospechado de la justicia.

En 2012 presentó una denuncia contra el senador de izquierda Iván Cepeda por un supuesto complot en su contra apoyado en testimonios falsos.

Uribe sostiene que Cepeda —uno de sus mayores adversarios políticos y testigo en su proceso— contactó a ex paramilitares presos para que lo involucraran en actividades criminales de los grupos de ultraderecha que combatieron a sangre y fuego a las guerrillas izquierdistas.

Publicidad

Pero la corte se abstuvo de enjuiciar a Cepeda y en cambio decidió abrir en 2018 la investigación contra el ex mandatario bajo la misma sospecha: manipular testigos contra su opositor.

La orden de captura podría ahondar la tormenta judicial y política en el país, similar a la que desató el llamado a indagatoria del ex mandatario. También amenaza con incrementar la polarización en un país políticamente dividido.

Antes de que Uribe divulgara la decisión del tribunal, el presidente Duque dijo que el exmandatario debía poder defenderse en libertad con todas las garantías.

Uribe, quien durante su gobierno entre 2002 y 2010 lanzó una ofensiva militar contra las guerrillas izquierdistas, ha cuestionado la independencia de la corte y ha declarado su inocencia.

"En mi designio de vida está combatir la infamia, desde la libertad o desde la cárcel. Que se sepa toda la verdad sobre estos hechos", dijo recientemente Uribe, de 68 años. "Yo soy un hombre de honor y por eso quiero que se conozca toda la verdad".

Con la detención de Uribe, quien es un político muy popular en Colombia, el partido Centro Democrático pierde a su principal líder en el Congreso, donde Duque busca impulsar reformas económicas y sociales para aliviar los estragos de la pandemia del coronavirus.

La ausencia del Congreso y de la actividad política del expresidente podría debilitar la cohesión de su partido Centro Democrático. La agrupación tiene 51 de los 280 curules del parlamento y necesita alianzas para impulsar su agenda.

Uribe y algunos de sus familiares han sido señalados por sus opositores de supuestos lazos con escuadrones paramilitares de ultraderecha, que han sido acusados de violaciones a los derechos humanos, pero la actual investigación de la Corte es la única que ha avanzado en el tema.

Los escuadrones paramilitares fueron grupos armados ilegales que surgieron en la década de 1980 financiados por ganaderos, terratenientes y comerciantes para protegerse de los ataques de la guerrilla izquierdista pero que se desbordaron con sus sangrientos ataques.

Con información de AFP y Reuters

Publicidad
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad