Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Los cafés y bares de París cierran dos semanas para frenar al COVID-19

Los restaurantes podrán operar, pero con mayores restricciones, como separar por lo menos un metro las mesas y solo permitir un máximo de seis comensales por grupo.
mar 06 octubre 2020 01:23 PM
Seguimiento de casos
Los restaurantes en París deben anotar nombre y teléfono de los clientes para alertarlos en caso de contagio.

París comenzó este martes el primero de los 15 días en los que las autoridades locales han aumentado las restricciones para frenar el avance de la pandemia, que han obligado a los bares a cerrar y a los restaurantes a aumentar los controles.

La normativa marca el cierre total de cafés y bares y permite abrir a los restaurantes a condición de respetar un protocolo sanitario más estricto, con un máximo de seis personas por mesa, al menos un metro entre los diferentes grupos y la obligatoriedad de anotar nombre y teléfono de los clientes para alertarlos en caso de contagio.

Publicidad

Además, sobre las mesas, junto a la sal y a la pimienta, habrá alcohol en gel.

"Ya veremos si sirve para algo. En todo caso nosotros hacemos lo que se nos pide", explica a EFE Matthieu Solivères, gerente del restaurante Mamie, ubicado en la popular zona de Strasbourg Saint Denis, en la que conviven temporalmente negocios que han debido bajar la persiana con los que se adaptan a las nuevas restricciones.

Su local ya había puesto en marcha las medidas higiénicas recomendadas anteriormente y se alegra de que el veto para su sector no haya sido total: "Podemos seguir trabajando y eso ya para nosotros es lo principal", señala.

Desde el final del confinamiento, el pasado 11 de mayo, según sus cálculos, ha perdido entre el 30 y el 50% de la clientela, una caída que atribuye en parte al trabajo desde casa.

Los niños de entre 6 y 11 años transmiten poco el COVID-19, según estudio

Otras medidas incluyen el cierre de ferias, salones profesionales y circos, así como limitar el acceso en centros comerciales y grandes almacenes a un cliente por cada cuatro metros cuadrados de superficie del local.

En las universidades, los anfiteatros solo podrán acoger 50% de los estudiantes y a las piscinas solo podrán acceder los niños que siguen cursos de natación. Las salas de deporte siguen cerradas.

París fue considerada zona de alerta máxima este lunes al superar los tres baremos fijados por el gobierno francés: una tasa de incidencia del coronavirus superior a los 250 casos en los últimos siete días por cada 100,000 habitantes entre la población en general, a los 100 entre las personas mayores y más del 30% de las unidades de cuidados intensivos ocupadas por enfermos de COVID-19.

Publicidad

Se espera que la ocupación de camas paras cuidados intensivos se dispare hasta 50% en los "próximos 15 días", advirtieron el lunes las autoridades sanitarias, que estiman a la vez necesario un periodo de 15 días para evaluar la eficacia de las nuevas restricciones.

Según los últimos datos oficiales del lunes, más de 1,400 enfermos de COVID-19 se hallan en cuidados intensivos en Francia, que cuenta con 5,000 plazas disponibles.

La tasa de positividad, es decir, el porcentaje de tests positivos respecto al total, continúa aumentando y el lunes se situó en 8.6%.

Esta cifra es muy superior entre las personas que viven en la pobreza en la región parisina: más de la mitad de ellas, en su mayoría migrantes, contrajeron el nuevo coronavirus, según un estudio de la ONG Médicos Sin Fronteras.

Francia ha registrado hasta ahora un total de 624,274 casos de coronavirus, con 32,299 fallecimientos, y un incremento importante de contagios en las últimas semanas.

Con información de AFP y EFE

Publicidad
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad