Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Saltarse la cuarentena en Inglaterra puede costar hasta 10,000 libras

Reino Unido enfrenta su segunda ola de contagios de coronavirus, por lo que ha impuesto un confinamiento para las personas que den positivo al COVID-19 o hayan tenido contacto con un enfermo.
lun 28 septiembre 2020 01:30 PM
Outbreak of the coronavirus disease (COVID-19) in Manchester
Los contagios estén superando los 6,000 diarios en Reino Unido, uno de los países europeos más afectados por el COVID-19.

Inglaterra aplica desde este lunes multas de hasta 10,000 libras para quienes no cumplan con la cuarentena exigida por las autoridades tras dar positivo en COVID-19 o por haber estado en contacto con alguien con coronavirus.

A partir de este martes es ilegal no cumplir con el aislamiento cuando es exigido por las autoridades sanitarias, como medida para controlar la segunda ola de la COVID-19, después de que los contagios estén superando los 6,000 diarios en el país.

Publicidad

Las multas por el incumplimiento de la cuarentena empiezan en 1,000 libras pero pueden aumentar hasta las 10,000 libras para quienes violen varias veces la nueva regulación.

Según indicó el gobierno, la Policía hará controles aleatorios y también dependerá de la "inteligencia local", vecinos que puedan denunciar a gente que no esté haciendo el aislamiento.

Estas multas solo se aplican en Inglaterra, pero el Ejecutivo central confía en que las otras regiones británicas -Escocia, Gales e Irlanda del Norte- puedan tomar medidas similares.

En virtud de estas reglas, una persona que síntomas de coronavirus o que ha dado positivo, debe aislarse durante diez días, pero las autoridades sanitarias han indicado que es muy bajo el porcentaje de personas que han cumplido con esa cuarentena.

Carrera de vacunas, Rusia y Reino Unido buscan obtener el remedio primero

Una medida que llega tarde

El primer ministro británico, Boris Johnson, dispuso la semana pasada el cierre de bares y restaurantes a partir de las diez de la noche y ha endurecido la obligación de llevar mascarillas en el interior de comercios y el transporte, ante el incremento de contagios de COVID-19 en el Reino Unido.

El toque de queda para los pubs y los restaurantes comenzó la noche del sábado. Además del cierre temprano, estos locales están obligados a servir solo en la mesa, si no quieren exponerse a una multa.

"No creo que sirva de ayuda, es demasiado poco, demasiado tarde", declaró a la AFP Joyce, una clienta habitual que piensa seguir asistiendo regularmente. "¡Una hora antes no supone ninguna diferencia!".

Según esta mujer de unos 50 años, las nuevas medidas "simplemente desplazarán el problema: si sales del pub una hora antes, vas a comprar alcohol a una tienda y beber en casa de alguien, especialmente aquí en Dalston", el barrio londinense donde se encuentra el pub.

Joe Watts, al mando del establecimiento, opina lo mismo: "Al menos cuando la gente está aquí, se halla bajo normas, nosotros la controlamos. ¡Creo que el pub es mucho más seguro!".

Con información de AFP y EFE

Publicidad
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad