Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Vulnerables, pero esenciales: así ha afectado el COVID-19 a los migrantes

Muchos de los inmigrantes en los países desarrollados no han podido dejar de trabajar durante la pandemia, a pesar de vivir, muchas veces, en condiciones precarias, señala la OIM y la OCDE.
jue 03 diciembre 2020 05:04 AM
Trabajadores esenciales
Los trabajadores migrantes son esenciales para sectores como la agricultura.

Los inmigrantes enfrentan un doble riesgo durante la pandemia de COVID-19. Mientras son casi siempre parte de las poblaciones más vulnerables, por vivir en condiciones más precarias que las personas no migrantes, también son una parte muy importante de los trabajadores considerados esenciales en los países de acogida.

Así, sin poder parar durante la pandemia —ya que o son trabajadores de primera línea o sus labores no pueden ser realizadas de manera remota— los migrantes han sido afectados de manera desproporcionada por la enfermedad, que ya ha dejado más de 64 millones de personas.

Publicidad

“La pandemia ha afectado de manera desproporcionada a aquellos grupos que ya estaba en posición de vulnerabilidad antes de la crisis, incluyendo a los migrantes, los refugiados y los desplazados internos”, dijo Laura Thompson, directora general adjunta de la Organización Internacional para las migraciones (OIM) durante el X Foro Internacional de Migración y Desarrollo, organizado como parte de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.

En la informalidad y la precariedad

Aunque la mayoría de los inmigrantes son más jóvenes que el promedio de la población de los países de destino, lo que los hace menos susceptibles a presentar efectos graves de la enfermedad, su vulnerabilidad socio económica los pone en un riesgo más alto en caso de contraer el virus.

"Es un hecho bien establecido que los cupos de población con desventaja socioeconómicas, como los migrantes, tienen más probabilidades de tener malas condiciones de salud y padecer más enfermedades crónicas, lo que hace que aumente su riesgo en el contexto del COVID-19”, explicó Thomas Liebig, de la división de Migración Internacional de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Un 30% de los inmigrantes viven en la relativa pobreza en los países miembros de la OCDE. En contraste, solo 20% de las poblaciones no migrantes viven en la pobreza.

Publicidad

Esta situación de pobreza se ha hecho aún más grave con la pandemia.

Migrantes y activistas protestan en frontera México-EU por el derecho de asilo

Thompson recordó que el cierre de actividades en varios países, ha provocado la pérdida de miles de empleos en el sector informal de la población, donde los inmigrantes en situación irregular están altamente representados.

"Como consecuencia, los migrantes han visto sus fuentes de ingresos totalmente o parcialmente disminuidas, lo que los pone en situación de extrema vulnerabilidad y sin posibilidad de atender sus necesidades más básicas", señala Thompson.

La representante de la OIM recuerda que los gobiernos de muchos países no suelen incluir a los inmigrantes en sus programas de atención social, precisamente porque muchos laboran en el sector informal de la economía.

Además, muchos inmigrantes no se atreven a solicitar atención médica por el temor a ser deportados, o bien, tienen coberturas de salud menos amplias que los trabajadores no inmigrantes.

"Los inmigrantes también tiene una red de apoyo más pequeña en la cual confiar en caso de una infección por COVID-19".

Otro problema, es que muchos de los inmigrantes irregulares viven en viviendas hacinadas, lo que dificulta las medidas de distanciamiento social, claves para prevenir los contagios de COVID-19, indicaron los especialistas.

"Las malas condiciones de vivienda aumentan la probabilidad de infección, especialmente porque es más probable que vivan en familias extensas que cohabitan", dijo el especialista de la OCDE, quien indicó que además, muchos viven en barrios de alta densidad poblacional.

Publicidad

A esto se debe sumar el escaso acceso a agua y saneamiento, de acuerdo con la experta de la OIM.

Los migrantes también son usuarios del transporte público, que es otro foco de los contagios del coronavirus SARS CoV-2.

La transición al teletrabajo y a la educación a distancia también excluyó a muchos migrantes, ya sea por una escasa alfabetización digital, mala conectividad o falta de recursos para comprar los equipos adecuados. Esto profundizó las desigualdades existentes y creó más problemas para la integración de los migrantes.

Estas condiciones provocaron dos problemas adicionales, indica la especialista. En primer lugar, causó una disminución en el flujo de remesas, del cual viven muchas personas en países como El Salvador. En segundo lugar, la crisis económica obligó a miles de personas a volver a sus países de origen, que en muchos casos no cuentan con los recursos para recibirlos de vuelta.

"Desde mediados de marzo, tanto la ACNUR como la OIM han observado un incremento en el número de retornos voluntarios de migrantes venezolanos a Venezuela como consecuencias de las adversas condiciones socioeconómicas en los países de destino", dijo la directora adjunta de la OIM.

Actualmente, 4.6 millones de venezolanos viven en 17 países de la región. Colombia, Perú, Chile, Ecuador y Brasil son los principales receptores de migrantes de Venezuela.

La pandemia trajo también un aumento en la xenofobia, pues algunas poblaciones acusaron a los migrantes de ser portadores del COVID-19. “Se han registrado casos documentados de ataques racistas y xenófobos en casi todas las regiones del mundo y la pandemia ha sido explotada por grupos antiinmigrantes con teorías conspirativas que circulan sobre el origen del virus.

Trabajadores esenciales

Sin embargo, muchos de los inmigrantes forman una parte esencial de la atención a la salud y de otros servicios básicos en sus países de destino, algo que varios gobiernos del mundo han entendido.

"Los migrantes representan hasta un 30% de los doctores y enfermeras en algunos países desarrollados. Como resultado, muchos países tomaron medidas para certificar o autorizar a migrantes trabajadores de la salud para participar en los esfuerzos nacionales en la pandemia de COVID-19", afirmó la representante de la agencia de Naciones Unidas.

Por ejemplo, en Argentina, los trabajadores de la salud venezolanos fueron certificados para trabajar en 16 provincias. Perú hizo un programa para que los médicos extranjeros, incluidos los migrantes y refugiados venezolanos, puedan inscribirse para trabajar.

Italia, algunos estados de Estados Unidos y Canadá permitieron la emisión de licencias temporales para médicos con títulos de otros países.

No es el único sector esencial en el que lo migrantes laboran. En la agricultura y la distribución de alimentos, juegan un papel fundamental. En Estados Unidos, por ejemplo, 70% de los trabajadores migrantes laboran en sectores que han sido considerados como esenciales durante la pandemia.

En el sur de Europa y Canadá, los inmigrantes representan un 50% de los trabajadores en labores domésticas y también son un porcentaje importante en Estados Unidos, señaló Liebig.

"Los trabajadores no solo tienen que ir trabajar, sino muchas veces tienen que hacerlo en condiciones difíciles e inseguras con respecto a la transmisión de COVID-19", señaló el representante de la OCDE.

La pandemia dejó claro que los trabajadores inmigrantes forman un parte fundamental de las sociedades que los reciben, así como de la atención al COVID-19.

“La pandemia evidenció que las personas migrantes son parte de la solución, como se confirmó en el papel crucial que han jugado los migrantes durante la pandemia e muchas comunidades como trabajadores de primera línea”, aseguró Thompson.

La especialista en migración dijo que espera que la que la pandemia, así como el papel de los migrantes en esta, detenga el debate sobre la alta o baja cualificación de los migrantes.

"Ser esencial abarca toda una gama de cualificaciones y habilidades que van desde apilar estantes y recolectar frutas y verduras, hasta trabajar en la atención médica y en la alta investigación”, señaló Thompson.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad