Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La OMS pide a China "más datos" sobre los casos iniciales de COVID-19

El equipo que viajó a Wuhan había solicitado los datos sin procesar de los 174 casos de coronavirus que el país asiático había identificado al inicio del brote, pero solo se les dio un resumen.
sáb 13 febrero 2021 12:23 PM
 Peter Ben Embarek
Peter Ben Embarek, que lideró la misión de la OMS a la ciudad donde oficialmente surgió el nuevo coronavirus, señaló que han solicitado más datos a China.

Los expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) han pedido más datos a China sobre los casos iniciales de COVID-19, informó este sábado el responsable de la reciente misión de investigación que viajó a la ciudad de Wuhan.

"Queremos más datos. Hemos pedido más datos", declaró Peter Ben Embarek, que lideró esa misión a la ciudad donde oficialmente surgió el nuevo coronavirus, a la agencia AFP. "Hay una mezcla de frustración pero también una mezcla de expectativas realistas, en términos de qué se puede hacer teniendo en cuenta las exigencias de tiempo", indicó el experto, que espera que esos datos brutos sean entregados más adelante.

El equipo había solicitado los datos sin procesar de los 174 casos de COVID-19 que China había identificado de la fase inicial del brote en la ciudad china de Wuhan en diciembre de 2019, así como otros casos, pero solo se les proporcionó un resumen, dijo Dominic Dwyer, un experto australiano en enfermedades infecciosas que es miembro del equipo, a la agencia Reuters.

Publicidad
La OMS no descarta la teoría de que el coronavirus escapó de un laboratorio

Los datos primarios de este tipo se conocen como "listas de líneas", dijo, y normalmente serían anónimos, pero contienen detalles como qué preguntas se hicieron a los pacientes, sus respuestas y cómo se analizaron sus respuestas.

"Es la práctica habitual en la investigación de un brote", dijo a Reuters el sábado a través de una videollamada desde Sídney, donde se encuentra actualmente en cuarentena.

Dwyer dijo que obtener acceso a los datos sin procesar era especialmente importante, ya que sólo la mitad de los 174 casos tuvieron una exposición al mercado de Huanan, el centro de venta de marisco al por mayor de Wuhan, ahora cerrado y donde se detectó inicialmente el virus.

La misión de cuatro semanas en Wuhan concluyó sus trabajos el pasado lunes, sin conclusiones claras. Oficialmente la pandemia, que ha matado a cerca de 2.4 millones de personas en el mundo, surgió entre murciélagos, que pudieron pasarla a seres humanos a través de otro mamífero.

Las autoridades informaron que el virus fue detectado en Wuhan en diciembre de 2019, pero hay dudas sobre si no estaba ya circulando previamente. El equipo de expertos determinó que no había focos de COVID-19 importantes en Wuhan ni en ningún otro lugar antes de diciembre de 2019, pero no descartó que quizás hubo casos aislados.

Ben Embarek precisó que el equipo hubiera deseado tener acceso a datos brutos sobre enfermedades como neumonía, gripe y fiebre en la ciudad que quizás pudieran arrojar más luz sobre el inicio de la pandemia.

Antes de la misión, los científicos chinos habían identificado 72,000 casos de ese tipo entre octubre y diciembre.

Pero tras un profundo cribado de los casos, llegaron a la conclusión que solo 92 pacientes pudieron mostrar síntomas de COVID-19. De esos 92, 67 pudieron pasar tests serológicos. Todos dieron negativo al coronavirus.

Ben Embarek explicó a la agencia AFP que el equipo no pudo sin embargo tener acceso a los criterios específicos que fueron usados. "Estamos intentando entender cómo se baja de 72,000 a 92", indicó.

Otro experto del equipo, el epidemiologista británico John Watson, indicó que hubo una "discusión franca y amplia" sobre el acceso a todos esos datos en bruto, pero matizó que centrarse excesivamente en eso podría ser injusto.

Publicidad

Estados Unidos, con "profundas preocupaciones"

Estados Unidos tiene "profundas preocupaciones" sobre la respuesta de China a la crisis de COVID-19 y quiere que Beijing "ponga a disposición sus datos desde los primeros días del brote", dijo el asesor de Seguridad Nacional estadounidense, Jake Sullivan.

Esta declaración llega días después de que un equipo de investigación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) regresara de la ciudad china de Wuhan, el epicentro de la pandemia, sin un hallazgo claro sobre el origen del virus.

Los miembros tuvieron que caminar por la cuerda floja diplomática durante su estancia, con Estados Unidos insistiendo en que se realizara una investigación "sólida" mientras China pedía que no se politizara el asunto.

"Tenemos profundas preocupaciones sobre la forma en que se comunicaron las primeras conclusiones de la investigación de COVID-19 y preguntas sobre el proceso utilizado para llegar a ellas", dijo Sullivan.

"Es imperativo que este informe sea independiente, con conclusiones de expertos libres de intervención o alteración por parte del gobierno chino", continuó. El funcionario llamó a China a "poner a disposición sus datos desde los primeros días del brote".

A pesar de no haber encontrado el origen del virus un año después del inicio de la pandemia, el equipo de expertos extranjeros estuvo de acuerdo en que probablemente saltó de los murciélagos a una especie animal desconocida antes de transmitirse a los humanos.

La teoría de que el virus se esparció a partir de un experimento de laboratorio que salió mal -una teoría que esgrimía el expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su secretario de Estado, Mike Pompeo- parece "extremadamente improbable", dijo el equipo, al tiempo que introdujo nuevas vías de investigación.

Beijing ha planteado repetidamente la teoría de que el virus llegó a China a través de envases de algunos productos como marisco congelado, una teoría que el equipo de la OMS no descartó.

Sullivan expresó su "profundo respeto" por la OMS, a la que Estados Unidos se reincorpora después de que Trump la abandonara para protestar por lo que consideró una respuesta ineficaz de Pekín ante el virus.

Pero el funcionario estadounidense dijo que "volver a comprometerse con la OMS también significa exigirle los más altos estándares. Y en este momento crítico, proteger la credibilidad de la OMS es una prioridad absoluta".

Con información de AFP y Reuters.

Publicidad
Publicidad
Publicidad