Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La autoridad electoral de Venezuela retira el veto a la coalición opositora

La Mesa de la Unidad Democrática, que arrasó en las elecciones parlamentarias de 2015, recupera su tarjeta de coalición, de cara a las elecciones regionales de noviembre.
mar 29 junio 2021 05:24 PM
La oposición venezolana recuperó este martes, tres años después de haber sido prohibida, una tarjeta de coalición con la que ganó por amplia mayoría las legislativas de 2015, informó la autoridad electoral de cara a las elecciones regionales de noviembre.
El líder de la oposición, Juan Guaidó, tiene previsto pronunciarse este miércoles sobre la habilitación de la tarjeta de la MUD, con la que fue electo diputado en 2015.

CARACAS- La oposición venezolana recuperó este martes, tres años después de haber sido prohibida, una tarjeta de coalición con la que ganó por amplia mayoría las legislativas de 2015, informó la autoridad electoral de cara a las elecciones regionales de noviembre.

La Mesa de la Unidad Democrática (MUD) nació en 2008 como un alianza opositora que aglutinaba una treintena de organizaciones y que en 2012 se inscribió como partido para presentarse a las legislativas de 2015, en las que el chavismo perdió el Congreso por primera vez en 15 años.

Publicidad

La MUD aparece en una lista de "ocho organizaciones nacionales que en el día de hoy hemos aprobado sus denominaciones para participar y darle vigencia para su participación en las próximas elecciones" de alcaldes y gobernadores, el 21 de noviembre, anunció el presidente del Consejo Nacional Electoral (CNE), Pedro Calzadilla.

Jorge Ramos: "México ha guardado un silencio cómplice sobre Venezuela"

La MUD ganó 112 de 167 escaños en la Asamblea Nacional, siendo la tarjeta con más votos en la historia del país.

Previo a las elecciones presidenciales de 2018, el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) —de línea oficialista— ordenó su exclusión, argumentando que no era un partido sino una alianza.

La oposición finalmente boicoteó esas votaciones, a las que calificó de fraudulentas, y desconoció la reelección de Nicolás Maduro.

También se negó a presentar candidatos a las parlamentarias de 2020, denunciando igualmente falta de condiciones.

El desconocimiento a los comicios de 2018 dio pie para que el líder opositor Juan Guaidó reclamara la presidencia encargada de Venezuela en su condición de jefe del Parlamento, con apoyo de Estados Unidos y varios países de la Unión Europea. Maduro mantuvo, sin embargo, el control del poder.

Guaidó tiene previsto pronunciarse este miércoles sobre la habilitación de la tarjeta de la MUD, con la que fue electo diputado en 2015.

 

La decisión del CNE llega cuando Venezuela es presionada para garantizar elecciones "creíbles" a través de una negociación entre Maduro y sus adversarios, en la que está sobre la mesa el levantamiento de las sanciones internacionales que han exacerbado la crisis económica que lleva al país a transitar su octavo año de recesión.

Estados Unidos, la Unión Europea y Canadá felicitaron la semana pasada "los avances sustantivos y creíbles para restaurar procesos e instituciones democráticas", como la designación de una nueva autoridad electoral con presencia de opositores, aunque el chavismo aún es mayoría, y se mostraron "dispuestos a revisar las políticas de sanciones".

Maduro aseguró que respetará las victorias de la oposición en las regionales, prometiendo eliminar la figura del "protector" que él mismo creó en las regiones en las que la oposición había ganado gobernaciones o alcaldías para restarle atribuciones y entregarlas a miembros del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

 
Publicidad
Publicidad