Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

EU ve un vínculo entre la vacuna de Janssen y el síndrome de Guillain-Barré

Esta enfermedad rara en el que el sistema inmune ataca a los nervios se ha detectado en 100 de los 12.8 millones de pacientes que han recibido la inyección de Johnson & Johnson.
lun 12 julio 2021 08:40 PM
Estados Unidos avisó este lunes de un posible vínculo entre la vacuna contra la covid-19 de Janssen, filial de la multinacional estadounidense Johnson & Johnson, y el síndrome de Guillain-Barré, en el que el sistema inmune ataca los nervios.
Casos del Síndrome de Guillain-Barré se observaron tras la administración de ciertas vacunas, incluidas las que previenen la gripe estacional y el herpes zóster.

Estados Unidos avisó este lunes de un posible vínculo entre la vacuna contra la covid-19 de Janssen, filial de la multinacional estadounidense Johnson & Johnson, y el síndrome de Guillain-Barré, en el que el sistema inmune ataca los nervios.

El aviso fue emitido por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, en inglés), la agencia gubernamental que se encarga de aprobar el uso de nuevos fármacos, vacunas y otros productos relacionados con la salud pública.

Publicidad

La decisión llega después de que se detectaran 100 posibles casos del síndrome entre los 12.8 millones de personas que han recibido la vacuna de Janssen en Estados Unidos, es decir, que afectó al 0.0007 % del total.

Según la FDA, el 95% de los casos fueron serios y los pacientes tuvieron que ser hospitalizados. Uno de ellos falleció.

Por su parte, en un comunicado, Johnson & Johnson dijo que ha mantenido conversaciones con la FDA sobre ese efecto adverso y recordó que la posibilidad de desarrollar el síndrome de Guillain-Barré es muy baja, tal y como muestran los datos de las autoridades sanitarias.

"La probabilidad de que ello ocurra es muy baja y la tasa de casos reportados supera por un pequeño margen la tasa base (de incidencia sin ninguna intervención, ndlr) en la población general", indicó el comunicado.

No existen datos que muestren un patrón similar entre quienes recibieron la vacuna contra el COVID-19 de Moderna o Pfizer, que solo en Estados Unidos han administrado ya más de 321 millones de dosis.

Qué es el síndrome de Guillain-Barré

El síndrome de Guillain-Barré es un trastorno poco común del sistema inmunológico que causa inflamación de los nervios y puede provocar dolor, entumecimiento, debilidad muscular y dificultad para caminar.

Afecta a un estimado de 3,000 a 6,000 personas cada año en Estados Unidos y la mayoría se recupera.

Publicidad

La FDA ha actualizado en su página web los materiales informativos de la vacuna Janssen para pacientes y médicos, e incluyó que existe una "relación" entre ese tipo de suero y el riesgo de padecer el síndrome de Guillain-Barré.

La nueva advertencia sobre la vacuna señala que en la mayoría de las personas, los síntomas comenzaron dentro de los 42 días de ser inoculados, en tanto afirma que "la probabilidad de que esto ocurra es muy baja".

Agrega que las personas deben buscar atención médica inmediata en caso de experimentar debilidad u hormigueo, especialmente en las extremidades, que empeoran o se extiendan a otras partes del cuerpo.

También deben consultar en forma urgente si sufren dificultades para caminar, hablar, masticar, tragar, así como para otros movimientos faciales, visión doble o pérdida de función de la vejiga o de los intestinos.

Dinamarca rechaza la vacuna de Johnson & Johnson en su campaña de inmunización

Los beneficios son mayores que los riesgos

Si bien la FDA trabaja con los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) en el monitoreo de la seguridad de las vacunas, "continúa considerando que los beneficios conocidos y potenciales superan claramente los riesgos", dijeron las fuentes.

Casos de GBS se observaron tras la administración de ciertas vacunas, incluidas las que previenen la gripe estacional y el herpes zóster.

Publicidad

La vacuna de J&J sufrió graves problemas de producción y una planta de Baltimore responsable de su fabricación permaneció cerrada durante tres meses debido a problemas de contaminación.

Asimismo, el inmunizante estuvo sujeto a una pausa de seguridad en abril tras identificarse un mayor riesgo de una rara forma de coagulación, principalmente en mujeres jóvenes.

La suspensión se levantó tras determinarse que el peligro era remoto y que los beneficios superaban con creces los riesgos, pero el episodio dejó una caída duradera en la demanda.

Entonces, las autoridades estadounidenses interrumpieron su distribución después de que se detectaran seis casos de trombosis cerebral en mujeres menores de 48 años que habían recibido la vacuna, de las que una falleció.

La información surge en momentos en que la demanda de vacunas anticovid disminuye en Estados Unidos, con solo unas 430,000 inoculaciones al día. El promedio máximo de siete días fue de unas de 3.5 millones de dosis en abril.

Los casos de coronavirus están volviendo a aumentar en los estados del medio-oeste y el sur del país donde la vacunación no avanzó de manera suficiente, con dominio de la variante Delta, mucho más contagiosa.

Con información de AFP y EFE

Publicidad
Publicidad