Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Austria, República Checa y Dinamarca se niegan a recibir refugiados afganos

Los ministros de estas tres naciones coincidieron en que los afganos que están huyendo tras la toma del poder por parte de los talibanes deben permanecer en naciones fronterizas con Afganistán.
jue 02 septiembre 2021 01:54 PM
Los refugiados caminan para abordar un autobús en el aeropuerto internacional de Dulles después de ser evacuados de Kabul tras la toma de Afganistán por los talibanes.
A pesar de la negativa de los talibanes a que más afganos salgan de su país, miles de personas siguen buscando con desesperación dejar Afganistán.

No todos los países del mundo han levantado la mano para recibir a los afganos que están huyendo de su país tras la toma del poder por parte de los talibanes.

Este martes, los ministros del Interior de Austria, la República Checa y Dinamarca coincidieron en que los ciudadanos afganos deben permanecer en naciones fronterizas con Afganistán y no ir a Europa.

Publicidad

Esos titulares de Interior dijeron además que los Veintisiete deben apoyar a los territorios de la región "mejor que en 2015", cuando llegaron a la Unión Europea más de un millón de refugiados, debido especialmente a la guerra en Siria.

Los tres ministros comparecieron juntos a su llegada al Consejo Extraordinario de Interior de este martes en Bruselas, dedicado en exclusiva al ángulo migratorio de la crisis en Afganistán, con vistas a buscar estrategias para que no se repita la inmensa presión migratoria que tuvieron que enfrentar hace seis años, cuando casi la mitad de las personas en busca de protección internacional en la UE fueron sirios.

"La gente no debería venir a Europa, debería quedarse en la región. Nuestro trabajo es estabilizar la región y asegurar que las organizaciones internacionales que trabajan allí están correctamente financiadas", subrayó el ministro del interior danés, Mattias Tesfaye, que instó también a "no criticar a los países que apoyan a las fronteras europeas".

"Lo hicimos en 2015 y no debemos repetirlo ahora", añadió, y se refirió específicamente a Lituania y Polonia -ante su crisis con Bielorrusia- o Hungría, pero también países del sur como España.

También su homólogo checo, Jan Hamacek, incidió en que es importante apoyar a los países fronterizos con Afganistán "mejor que en 2015" e instó a "no mandar ningún mensaje falso que pudiera crear esperanzas que no puedan cumplirse".

Publicidad

El titular austríaco del Interior, Karl Nehammer, coincidió en que "lo importante es mandar el mensaje correcto": "Quedaos allí y apoyaremos a la región para que ayude a la gente allí", resumió.

Las posturas enfrentadas entre varios países europeos -otros, como Luxemburgo, han pedido seguir el ejemplo de países fuera de la UE que ya han comprometido cifras de acogida- han tensando el encuentro de ministros del Interior en Bruselas, según fuentes europeas.

En una declaración emitida tras el encuentro extraordinario celebrado en Bruselas, los ministros subrayaron que la Unión Europea “reforzará su apoyo a terceros países, en particular a los fronterizos y de tránsito, que acogen a un gran número de migrantes y refugiados” para reforzar sus capacidades de “dar protección, condiciones de recepción dignas y seguras y modos de vida sostenibles para los refugiados y sus comunidades de acogida”.

La cooperación con estos países también irá dirigida a “evitar la inmigración ilegal desde la región” y prevenir el tráfico de seres humanos y el contrabando de migrantes.

El objetivo final es "evitar que se repitan movimientos de migración ilegal a gran escala enfrentados en el pasado", en referencia a la llegada masiva de más de un millón de refugiados en el año 2015 que puso a prueba la UE y relanzó la búsqueda de una nueva legislación comunitaria para lidiar con las llegadas de migrantes y refugiados.

Con información de EFE.

Publicidad
Publicidad
Publicidad